.

.

.

.

..

.

lunes, enero 25, 2010

ALCACER , LAS AUTOPSIAS ---- LA ESPAÑA NEGRA

SE RECOMIENSA A PERSONAS IMPRESIONABLES, Y/O ASUSTADIZAS, POR LA IMPRESIONABILIDAD DE ESTE CAPITULO, SE ABSTENGAN DE SU LECTURA

LAS AUTOPSIAS


Los tres cadáveres estuvieron toda la noche del 27 al 28 de enero de 1993 en las frías dependencias del Instituto Anatómico Forense de Valencia. Una noche en la que innumerables teléfonos no dejaron de sonar hasta altas horas de la madrugada por que, de manera inexplicable, había que "organizar" un equipo de médicos para realizar las tres autopsias.

Los doctores Ros y Fenollosa, que eran los dos forenses de los juzgados de Alzira y quiénes tendrían que haber realizado las necropsias, no debieron considerarse lo suficientemente preparados para ello y decidieron solicitar ayuda de varios colegas. Hay que tener en cuenta que estos dos jóvenes médicos llevaban escasos meses como forenses interinos, es decir, oficialmente sin plaza, en los juzgados y habían accedido al puesto gracias a una "bolsa de trabajo". Sin embargo e inexplicablemente, el Dr. Ros se había negado a aceptar la colaboración del prestigioso Catedrático Dr. Frontela, en una conversación telefónica mantenida cuando los cadáveres acababan de ser bajados desde "La Romana" hasta el cuartel de Llombay.

Nadie sabe porqué, pero desde el mismo instante de la aparición de los cuerpos de las tres niñas, como lo demuestra que se pusiera por escrito en el acta que la Secretaria del Juzgado levantó a mano junto a la fosa, alguien había decidido que tenían que ser seis los forenses que realizarían la autopsia, en lugar de dos como suele ser habitual.

Poco antes del amanecer la lista de los médicos participantes iba a quedar constituida de la siguiente manera:

D. Francisco Ros Plaza, Licenciado en Medicina Médico Forense Interino de los Juzgados de Instrucción núm. 2, 4 y 6 de Alzira (Valencia).

D. Manuel Fenollosa González, Licenciado en Medicina, Médico Forense Interino de los Juzgados de Instrucción núm. 1, 3 y 5 de Alzira (Valencia).

D. Alejandro Font de Mora Turón, Doctor en Medicina, Profesor titular de Patología General y Propedeútica Clínica en excedencia. Médico Forense de los Juzgados de Instrucción núm. 7 y 19 de Valencia, Director del Instituto Anatómico Forense de Valencia.

D. Fernando A. Verdú Pascual, Doctor en Medicina. Profesor Titular de Medicina Legal de la Facultad de Medicina de Valencia. Médico Forense en excedencia.

D. Rafael Vicent García, Licenciado en Medicina, Médico Forense de los Juzgados de Instrucción núm. 6 y 8 de Valencia.

D. José Delfín Villalaín Blanco, Doctor en Medicina. Catedrático de Medicina Legal de la Facultad de Medicina de Valencia. Especialista en Medicina Legal y Forense.

Quedaba por decidir quién iba a ser el encargado de dirigir las autopsias. La lógica y la tradición hacían suponer que tendría que ser el Dr. Ros, como titular del juzgado encargado de investigar el caso, quien tendría que hacerlo. Sin embargo, esta idea se desechó sin que se conozca el motivo.

También estaba la posibilidad de que lo hiciera el profesor Villalaín, ya que era el de mayor categoría académica de todos ellos, al ser Catedrático de Medicina Legal. Pero tampoco ocurrió así. Probablemente influyeron en esta decisión los numerosos escándalos que han jalonado la trayectoria profesional del Dr. Villalaín.

Buena muestra de ello es la siguiente información publicada por el diario "EL PAÍS" el 8 de enero de 1988, bajo el título "Contradicciones entre los peritos sobre las causas de la muerte de Agustín Rueda".

"...El tribunal mostró su perplejidad ante la discrepancia entre los peritos sobre cuestiones técnicas médicas, especialmente en la muerte de Rueda. Los dos médicos propuestos por la defensa (José Defín Villalaín y Angel Fernández Gaitán) reconocieron que en ningún momento vieron el cadáver de Rueda ni las lesiones de los otros presos, y que sus afirmaciones se basan únicamente en las fotografías que figuran en el sumario y en los informes redactados por los forenses Gregorio Arroyo, que asistió con el juez al levantamiento del cadáver, y Domingo Sastre, a los que contradicen.

Antes de iniciarse la confrontación entre los peritos, el abogado Jaime Sanz de Bremond, representante de una de las acusaciones, denunció que el perito José Delfín Villalaín no es profesor de la Escuela de Medicina Legal, como pretende, aspecto que ratificó el director del centro, Bonifacio Piga, que es otro de los peritos que interviene en el juicio. Villalaín, quién participó en el "caso Almería" como perito de la defensa de los guardias civiles, mostró un carné de la Escuela de Medicina Legal firmado por el doctor Piga, que éste reputó como falsificado. A raíz del "caso Almería", Villalaín ya fue denunciado por presunta usurpación de funciones.

Las aseveraciones de Fernández Gaitán y de Villalaín respaldan la tesis de la defensa, según la cual, Agustín Rueda habría sido golpeado por otros reclusos cuando ya se encontraba en la enfermería, en lugar de la tesis del fiscal y de a acusación privada, de que Rueda fue objeto de una paliza brutal que le causó la muerte propinada por los funcionarios de prisiones procesados..."

Al final, sin que se sepa muy bien porqué ni con qué criterio, se decidió que el Director sería el profesor Verdú, algo inexplicable ya que este médico se encontraba en excedencia, es decir, que llevaba varios años sin realizar ninguna autopsia por orden de algún juzgado.

A primera hora de la mañana, con los alrededores del edificio abarrotados de periodistas, micrófonos y cámaras que habían hecho guardia toda la noche, los seis médicos entraron en el Instituto Anatómico Forense. Alguien ya había colocado cada uno de los cuerpos en una mesa de autopsias, una especie de camillas metálicas dotadas de agua corriente y de un desagüe.

Oficialmente, "a las 9 horas del día 28 de enero de 1993, en cumplimiento de orden judicial, practicaron la autopsia al CADAVER NÚMERO UNO, según se enumeraron en el momento del levantamiento".

Las primeras anotaciones que hicieron los médicos en su informe, fueron acerca del aspecto general que presentaba el cadáver que había sido extraído de la fosa en primer lugar y que se encontraba sobre la mesa de autopsias boca abajo, parcialmente apoyado sobre el costado derecho.

"La cabeza está separada del cuerpo. Los brazos aparecen colocados a la espalda del cadáver, con ambas muñecas sujetas por una ligadura de doble nudo. El cuerpo aparece totalmente impregnado de tierra, en la que se observan algunas larvas de insectos en escasa cantidad. Llama la atención que el antebrazo izquierdo está desprendido a nivel de la articulación del codo, faltando la masa muscular del antebrazo. La parte superior izquierda de la cavidad torácica ha sufrido fenómenos de transformación, con desprendimiento de las costillas del lado izquierdo, de la clavícula izquierda, de la escápula izquierda y con desintegración de la articulación del hombro. La cavidad torácica a este nivel comunica ampliamente con el exterior".

El panorama era desolador: la cabeza suelta, el brazo izquierdo partido y arrancado por el codo y con un gran "boquete" a la altura del hombro izquierdo que dejaba ver el interior del pecho.

Tras la primera inspección, los forenses detallaron las prendas de vestir que portaba el cadáver,

que le son retiradas respetando su integridad:

- suéter de tejido y color claros.

- camiseta deportiva de color claro sin inscripciones visibles.

- sujetador blanco, que aparece perfectamente abrochado, en su posición habitual.

- pantalón vaquero azul, marca Caroche-Classic Brand, que aparece perfectamente abotonado.

- cinturón de piel marrón, de hebilla ancha, que aparece perfectamente cerrado.

- bragas blancas.

- calcetines de color morado con franjas verdes en la parte superior.

- botas de color marrón, con cordones, del número 38 de la marca Geneve.

-

Además, el cadáver portaba los siguientes objetos personales :

- anillo de oro con una piedra azul turquesa engarzada.

- reloj marca Capricho, plateado, de esfera blanca y gran tamaño con su correspondiente pulsera metálica elástica.

- ocho monedas.

- barra de labios de color rosa marca Gobi

- ligadura de doble nudo fabricada con lo que parece ser una venda elástica de color blanco con un ribete rojo en uno de sus bordes.

-

Resultaba macabro que los forenses consideraran como un objeto personal de la víctima la venda con la que su asesino o asesinos había atado sus muñecas, pero así lo especificaron en su informe.

Una vez que el cadáver estuvo completamente desnudo se comprobó que se trataba de una mujer de una estatura aproximada de un metro sesenta.

La putrefacción, según los médicos, aparecía muy avanzada. En plena fase denominada científicamente colicuativa, es decir, cuando los elementos orgánicos se van transformando en líquidos.

"Esta fase colicuativa es claramente perceptible en el estudio interno del cadáver, pues hay sustitución del paquete visceral por una masa amorfa y homogénea. No obstante, a nivel externo, la integridad cutánea es completa desde una línea imaginaria que partiendo del hombro izquierdo concluye en la zona mamaria derecha, esta línea se extiende hacia abajo, ocupando el resto del cuerpo".

Es decir, el cadáver tenía toda la piel del cuerpo intacta, pero le faltaba un enorme trozo del pecho y el cuello también había desaparecido. Para explicar la desaparición de la piel y los músculos del pecho, los médicos lo achacaron a "una intervención animal", dado que la parte del cadáver que faltaba era la que se encontraba más cercana a la superficie del enterramiento. Sin embargo, jamás aclararon que tipo de animal se había comido parte del cuerpo del cadáver número uno.

En relación a la cabeza afirmaron que

"la pérdida de partes blandas ha dado lugar al desprendimiento de las vértebras cervicales con la consiguiente separación de la cabeza; no existen lesiones macroscópicas a nivel de las vértebras cervicales".

Es decir, a simple vista, no vieron ningún tipo de señal de algún arma en las vértebras del cuello, pero tampoco aclararon si estaban todas, ni se envió ninguna a analizar para comprobar que efectivamente carecían de lesiones. Por otra parte, resultaba extraño que un animal devorara la piel y los músculos del cuello y no dejara señal alguna en las vértebras.

Además, resultaba difícil entender que si la víctima conservaba íntegra toda la piel del cuerpo, la cabeza fuera una auténtica calavera, "en fases muy avanzadas de esqueletización". El cuero cabelludo estaba desprendido, "encontrándose un amasijo de pelos que corresponde a los cadáveres 1 y 2 en la bolsa del primer cadáver". Inconcebiblemente, el Dr. Ros, durante el levantamiento de los cuerpos había cogido las cabelleras de los dos primeros cuerpos -que estaban juntas en la fosa aunque las cabezas estaban a bastante distancia- y las había introducido hechas un revoltijo en una de las bolsas.

El siguiente paso de los forenses fue lavar con agua a presión todo el cuerpo, en el que distinguieron las siguientes lesiones:

- Hematoma redondeado de 4 x 3 centímetros en la cara posterior del tercio distal del brazo izquierdo.

- Surco muy apergaminado, sin infiltración hemorrágica duro, de 1.5 centímetros de anchura, que rodea la muñeca izquierda.

- Hematoma de forma elíptica, con 10 centímetros de diámetro vertical mayor y 6 de diámetro menor, horizontal situado en la parte posterior del hombro derecho.

- Hematoma alargado en sentido vertical de 4 x 2 centímetros, en la cara interna del brazo derecho.

- Surco muy apergaminado, sin infiltración hemorrágica duro, de 1.5 centímetros de anchura, que rodea la muñeca derecha.

- Escoriación redondeada, de 3 centímetros de diámetro, situada en región dorsal, junto a la línea media, a nivel de la décima vértebra dorsal.

- Hematoma redondeado de 1 centímetro de diámetro a cara de parte posterior de pierna izquierda.

- Hematoma cuadrangular, de 4 x 2 centímetros, situado en cara interna de muslo izquierdo.

-Hematoma alargado, de 8 x 2 centímetros, a nivel de cara lateral externa de pierna izquierda.

-

Además, los forenses comprobaron que había innumerables moraduras, diseminadas sobre todo por la espalda, nalgas y extremidades. Por su forma, los médicos consideraron que habían sido producidas

"por la acción violenta de objetos, de superficie roma, morfología y consistencia variable". Sin embargo, "aparecen también hematomas a nivel de extremidades superior e inferior, cuyo mecanismo de producción podría ser el de presión, dada la zona de difícil accesibilidad en la que asientan (parte interna del muslo, parte posterior de brazo y antebrazo)".

Es decir, los forenses consideraban que las lesiones que presentaba la víctima habían sido producidas de dos formas: por golpes brutales propinados con diferentes objetos y por haber sido sujetada con gran fuerza por los muslos y los brazos.

Pero aun comprobaron que había más heridas.

"Existen en ambas muñecas lesiones del tipo de surcos, con hendidura my pronunciada, que habla a favor de una intensa presión, por un lazo no blando, consistente y mantenido. Sin embargo, presentan un aspecto macroscópico (a simple vista) que indica una escasa reacción de vitalidad, como si hubieran sido producidas un corto tiempo antes del fallecimiento".

Los médicos tenían claro que las ataduras que rodeaban las muñecas del cadáver le habían sido colocadas poco antes de morir.

Después examinaron la cabeza, comprobando que en la "unión temporoparietal izquierda" (un poco por encima de la sien) había un orificio, "cuyas características generales se corresponden con las de un orificio de entrada, por disparo por arma de fuego".

Curiosamente, la forma del orificio era elíptica, midiendo por una zona 1,3 centímetros y por otra 0,9 centímetros. Y no encontraron orificio de salida. Sin embargo, algo parecía ya muy claro, la víctima había muerto de un disparo en la cabeza.

También observaron que en el cráneo había un hematoma redondeado de dos centímetros de diámetro, situado dos centímetros por encima de la protuberancia occipital externa y que en la cuenca que ocupó el ojo derecho había materia orgánica de color oscuro, que hacía suponer una fuerte hemorragia.

Igualmente llamaba la atención que en la mandíbula superior faltaran los dos incisivos mediales, y en la inferior el segundo premolar del lado derecho y el segundo molar del lado izquierdo.

Para finalizar el examen externo, los forenses anotaron un detalle mas:

"en los incisivos inferiores se observan incrustaciones minerales en el borde superior, compatibles con una permanencia prolongada del cuerpo en terreno de naturaleza calcárea".

El examen externo del cuerpo había terminado, pero los forenses no habían aclarado, ni lo harían nunca, algunos importantes interrogantes:

¿Qué mecanismo había producido la rotura del brazo izquierdo a nivel del codo y el arrancamiento del antebrazo?

¿Que animales se habían comido la parte que faltaba del cuerpo?

¿Cuántas vértebras cervicales faltaban y porqué?

¿Qué instrumento había podido producir un hematoma cuadrangular en la parte interna del muslo izquierdo?

¿Dónde estaban los dos dientes y las dos muelas que le faltaban al cadáver? ¿Porqué faltaban?

La siguiente fase de la autopsia fue el examen interno del cuerpo. Los forenses comenzaron por la cabeza. Limpiaron el cráneo por fuera y pasaron a realizar una de las más desagradables tareas para cualquier médico forense: serrar el cráneo para comprobar lo que existe en su interior. En este caso pudieron ver que la putrefacción había convertido el cerebro y el cerebelo en "una masa amorfa de color grisáceo-azulado de consistencia blanda pastosa".

Cuando la retiraron y observaron el interior del cráneo, comprobaron que había un proyectil incrustado justo encima de la órbita que ocupó el ojo derecho. Curiosamente, esta bala no se había deformado lo más mínimo, pese a que había atravesado los huesos de la cabeza y había provocado una fisura de 5 centímetros en el cráneo al chocar en su interior.

Los forenses continuaron la autopsia con la zona del pecho y lo primero que estudiaron fue la piel que lo cubría, "apreciándose que los bordes del mismo son irregulares y desflecados, correspondiéndose este aspecto con que la destrucción de la misma se produjera a cargo de los animales de la zona".

Una vez más los especialistas achacaban a unos desconocidos "animales de la zona" el haber hecho desaparecer parte del pecho.

También apreciaron una zona oscura entre las costillas segunda, tercera y cuarta de la parte derecha, que se debía a una gran hemorragia que la víctima sufrió aún con vida, probablemente a causa de un fortísimo golpe, aunque los forenses no aclararon con que instrumento o arma se le produjo.

Sin embargo, el dato más espeluznante que encontraron en la parte superior del cadáver fue que la columna vertebral estaba desarticulada. Las seis primeras vértebras de la columna estaban "desarmadas" y "dispersas por la zona".

Los pulmones y el corazón de la víctima no se podían ni tan siquiera distinguir, ya que se habían convertido en putrílago.

Pero aún había más en la zona pectoral: una herida abierta en forma de corte en el pecho izquierdo.

Para terminar con el examen interno del cadáver, abrieron el abdomen, encontrando que las vísceras estaban muy alteradas por los fenómenos putrefactivos. Sin embargo , "el estómago está conservado; a la apertura se aprecia una substancia de color anaranjado.

De todo el examen interno que los seis forenses realizaron del cadáver se aumentaba la lista de los interrogantes que los forenses dejarían para siempre sin respuesta:

¿Cómo pudo romperse la columna vertebral? ¿Qué explicación había para que las seis vértebras dorsales más cercanas al cuello estuvieran separadas de la columna y desperdigadas por el interior del pecho?

¿Qué tamaño tenía la herida que había en el pecho y con qué arma se había producido?

¿De qué se trataba la sustancia anaranjada que encontraron en el interior del estómago? ¿Porqué no se mandó a analizar?

Los forenses, conscientes de que probablemente la víctima pudiera haber sufrido algún tipo de abuso sexual, dejaron para el final el estudio de la zona anal y genital.

Lo primero que observaron fue la gran dilatación del orificio anal,

"que presenta un diámetro aproximado de 5 centímetros". Según anotaron los médicos en su informe "no es descartable que dicha dilatación pudiera tener un origen forzado, derivada de la introducción de un objeto o parte anatómica a través de dicho orificio en vida o postmorten (después de muerta). En todo caso dicho objeto o parte anatómica carecería de bordes afilados o rugosos, ya que no se ha apreciado la existencia de erosiones o lesiones en la mucosas".

Además comprobaron que el orificio anal presentaba "abundantes restos fecales", es decir, la víctima había hecho sus necesidades poco antes de morir, algo que convertía aún en más inexplicable la extraña sustancia que contenía el estómago del cadáver.

Continuando la inspección externa comprobaron que, a simple vista "no se aprecia lesión alguna en el orificio anal, en la zona cutánea que le rodea o en los primeros tramos de la mucosa rectal".

Igualmente, "en la región genital, no se aprecian lesiones a nivel de labios mayores o menores".

Pero, lo que más sorprendió gratamente a los forenses, después de las barbaridades que habían tenido que observar, fue que :

"no se aprecian soluciones de continuidad traumáticas en el repliegue mucosa que ocluye parcialmente la entrada de la vagina". Es decir, la víctima tenía el himen intacto y había muerto virgen.

Para finalizar la autopsia, realizaron "la apertura de las cavidades vaginal y rectal, sin que en ninguna de ambas se encuentre ningún tipo de alteración traumática". Afortunadamente no tenía herida alguna en sus partes más íntimas.

El siguiente paso fue "la toma de muestras orgánicas procedentes del cadáver, a fin de que se realicen las oportunas investigaciones analíticas en el Instituto Nacional de Toxicología".

Una decisión tremendamente polémica puesto que estos seis forenses ya sabían que al día siguiente otro médico, el profesor Frontela, iba a realizar una segunda autopsia. Sin embargo, debía correrles mucha prisa enviar las muestras a Madrid, antes de que las viera el profesor Frontela.

Esto fue lo que amputaron al cadáver:

- dos fragmentos cutáneos de muñeca derecha.

- mano izquierda.

- mano derecha.

- fragmento cutáneo perineal que incluye orificios anal y vaginal.

- cráneo.

Asimismo, se remiten al Instituto Nacional de Toxicología una bolsa conteniendo las bragas, para que se efectúe búsqueda de fluidos orgánicos y, si procede, identificación.

Antes de terminar su informe, los forenses pusieron por escrito un dato importante:

"Se efectúa reportaje fotográfico durante la práctica de la autopsia, a cargo del servicio fotográfico del Instituto Anatómico Forense de Valencia y de personal del Gabinete de Policía Científica de la Guardia Civil".

¿Para qué querían hacer fotografías de la autopsia los miembros de la Guardia Civil? Alguien puede pensar que para conocer en profundidad las lesiones que presentaba el cadáver, de cara a realizar un mejor trabajo de investigación. Sin embargo, si esto fuera así les hubiera bastado con pedir las realizadas por el servicio fotográfico del Instituto Anatómico Forense. Sin embargo, querían hacerlas ellos mismos. Pero, ¿qué es lo que fotografiaron?

Años después, Jesús Jiménez Jiménez, uno de los guardias civiles que realizaron las fotografías declaró bajo juramento que fotografiaban lo que les iban indicando los médicos:

"Que el número de fotografías que se realiza bajo mi punto de vista, los que dirigen el tema de las fotografías son los forenses, no sigo mi criterio.

Que cada fotografía que hacía era por indicación de los médicos forenses, así era normalmente.

Que cada una de ellas son hechas bajo las instrucciones de cualesquiera de los médicos forenses".

Sin embargo, los forenses siempre han repetido ante los jueces que ellos jamás dieron indicación alguna a estos guardias civiles de las fotos que tenían que realizar. ¿Quién no ha dicho la verdad?

De lo que desde luego no existe ninguna duda es que alguien tiene guardadas en un cajón muchas de las fotografías de la autopsia, ya que los médicos, antes de las conclusiones, pusieron por escrito una curiosa coletilla: "Se adjunta resumen de dicho reportaje fotográfico al presente informe".

¿Porqué sólo un resumen? ¿Dónde están las demás? Lógicamente asalta la duda: ¿Qué se veía en esas otras fotografías?

Por que hay un detalle realmente asombroso e inexplicable, sobre todo teniendo en cuenta que había 4 personas haciendo fotografías. Y es que no hay una sola imagen en todo el sumario, de las autopsias propiamente dichas. No hay ni una sola fotografía del interior de los cuerpos, ni de sus vísceras.

Pero, lo que se les olvidó reseñar a los forenses en su informe es que, además de fotografías, otros dos miembros de la Guardia Civil filmaron en vídeo esta autopsia y las dos siguientes. Y, desde luego, no lo hicieron por recomendación ni orden de los médicos forenses, a tenor de lo declarado bajo juramento por el Dr. Verdú:

"Quisiera hacer la precisión de que el vídeo no es un vídeo que fuera dirigido por nosotros, sino que fue realizado, sino recuerdo mal por la propia Guardia Civil, pero no fue una cosa que dirigiéramos nosotros".

Tampoco la orden de realizar el vídeo provino del juez, puesto que si así hubiera sido constaría por escrito en algún documento del sumario. La pregunta entonces parece obvia: ¿por orden de quién y para qué filmaron los guardias civiles la autopsia?

Después de poco más de dos horas de trabajo, los seis médicos finalizaban el informe de autopsia del denominado cadáver número Uno diciendo:

"De lo anterior se deducen lógicamente las siguientes CONCLUSIONES :

1.- Las características generales del cadáver y las ropas y objetos personales encontrados en el mismo se corresponden con las de ANTONIA GOMEZ RODRIGUEZ.

2.- La muerte ha sido violenta.

3.- La muerte se produjo con absoluta seguridad por destrucción de centros vitales encefálicos.

4.- Dicha destrucción de centros vitales encefálicos se produjo como consecuencia de una herida por arma de fuego.

5.- Dicha herida por arma de fuego tiene las siguientes características :

- Orificio de entrada a nivel temporoparietal izquierdo, con morfología elíptica de 1.3 x 0.9 centímetros.

- Trayectoria en la cavidad craneal de detrás a delante, de izquierda a derecha y ligeramente descendente.

- Alojamiento del proyectil en lámina orbitaria derecha del hueso frontal.

- No es posible precisar absolutamente la distancia desde la que fue efectuado el disparo con los datos obtenidos en el examen macroscópico, si bien cabe descartar el disparo a boca de jarro (el que se realiza con la boca de el arma en contacto con la piel).

6.- En el cadáver aparecen múltiples lesiones de tipo contusivo, fundamentalmente a nivel de plano posterior del mismo y extremidades. La mayoría de estas lesiones presentan claros signos de reacción vital.

7.- En el cadáver aparece una pronunciada dilatación anal compatible con la introducción de un objeto o parte anatómica a través de dicho orificio en vida o postmortem.

8.- El cadáver presenta signos de haber sido atadas las manos mediante un lazo no blando, dicha atadura debió producirse antes del fallecimiento.

9.- Los datos obtenidos del estudio de la evolución de los fenómenos cadavéricos, hacen compatible el establecimiento de una data de la muerte de al menos dos meses.

No es posible precisar con mayor exactitud el momento del fallecimiento, debido a los fenómenos putrefactivos y al deterioro adicional del cuerpo por la acción de fauna y flora cadavérica."

Tras un corto descanso, los seis forenses continuaron su trabajo y

"A las 12 horas del día 28 de enero de 1993, en cumplimiento de orden judicial, practicaron la autopsia al CADÁVER NÚMERO DOS, según se enumeraron en el acto del levantamiento".

El segundo cadáver aparecía sobre la mesa de autopsias tumbado sobre el lado derecho y con las piernas flexionadas.

Tenía igualmente la cabeza está separada del cuerpo, aunque en este caso la mandíbula también estaba separada del cráneo.

Junto al cadáver estaba "el cuero cabelludo desprendido formando un magma en el que resulta imposible diferenciar a simple vista su pertenencia a los distintos cuerpos en estudio.

Los brazos aparecen en la parte delantera del cuerpo, con las muñecas atadas con una ligadura en forma de grilletes.

El cuerpo aparece totalmente impregnado de tierra, en la que se observa escasa cantidad de larvas de insectos. Llama la atención en el primer examen del cuerpo la ausencia de la mano izquierda, que aparece desarticulada, con los huesos del carpo, metacarpianos y falanges diseminados".

Este segundo cadáver vestía las siguientes ropas :

- cazadora de color azul metálico con múltiples bolsillos de cremallera que aparecen cerrados.

- camiseta de color no precisable pero de tonalidad clara. Presenta un corte vertical en la parte delantera que llega - desde el cuello hasta el borde inferior de la prenda.

-

Esta camiseta había sido cortada de arriba a abajo por la parte delantera y las dos mitades estaban unidas con un doble nudo, de forma similar a como se colocan las camisas anudadas algunos bailaores. Los forenses también observaron que en la parte de la espalda de esta camiseta había dos agujeros, de unos dos centímetros y medio de largo, en forma de ojal. Estaban situados a unos 25 y 40 centímetros respectivamente, del cuello de la prenda y junto a ellos había "unas manchas de color rosado claro que pudieran corresponderse con la existencia de restos hemáticos". Parecía evidente que esos dos agujeros habían sido producto de dos cuchilladas que la víctima sufrió por la espalda.

- sujetador de color claro. También había sido cortado limpiamente en el centro de la parte delantera. "En la cazoleta derecha, aparece una mancha redondeada, rojiza, de aspecto costroso, que pudiera corresponderse con una mancha hemática (de sangre). Esta prenda se encuentra colocada en su posición habitual".

- pantalones vaqueros de color azul claro, marca Levis, perfectamente abotonados, que llevan en la parte posterior de ambas perneras, dos parches de tejido similar.

- cinturón de piel oscura, de hebilla ancha, que aparece perfectamente cerrado.

- bragas de color blanco con rayas verdes.

- el cadáver NO lleva calcetines.

- zapatos de color azul, con suela gruesa de goma, de la marca Highlanders-Snipe. En el interior de los zapatos hay unas plantillas de las usadas para la transpiración.

- presenta una ligadura en forma de grilletes fabricada con una cuerda gruesa.

-

El cadáver llevaba además los siguientes objetos personales:

- reloj marca Adec de cuarzo, de color negro, con esfera blanca.

- tres monedas.

-barra de pintalabios de color rosa.

-

Tras serle retiradas las ropas observaron que en este caso también se trataba del cadáver de una mujer, "de una estatura total de unos 165 centímetros".

Igualmente, "la putrefacción aparece muy avanzada, encontrándose en plena fase colicuativa (cuando las partes sólidas se transforman en líquidos)". Sin embargo, hay un detalle que a los forenses les llamó poderosamente la atención:

"A nivel externo, la integridad cutánea es superior a la que cabría esperar en relación con la situación visceral, como consecuencia de la producción de fenómenos espontáneos de conservación cadavérica en función de las características del medio en el que permaneció el cuerpo".

Es decir, externamente el cadáver estaba mucho mejor conservado de lo previsible y la respuesta que para ello encuentran los seis médicos forenses está en la composición y las características del terreno donde estuvo enterrada la víctima. Una afirmación difícil de entender si como los forenses afirmaron los tres cuerpos estuvieron siempre juntos y enterrados en un único sitio. ¿Cómo se puede explicar que el segundo cadáver esté mejor conservado de lo lógico y los otros dos no, si estaban en el mismo lugar?

También en este segundo cuerpo, según los forenses, "la pérdida de partes blandas ha dado lugar al desprendimiento de las vértebras cervicales, con la consiguiente separación de la cabeza".

La explicación que encuentran es muy sencilla: la putrefacción ha hecho desaparecer toda la piel y la carne del cuello y de la cabeza y por eso las vértebras estaban sueltas y el cráneo desprendido. Sin embargo resulta difícil entender que la misma putrefacción no haya afectado a ningún otro centímetro de piel del cuerpo, que solo haya desaparecido la piel y la carne del cuello y de la cabeza, y no de ninguna otra parte del cadáver. Bueno, si, supuestamente también de la mano izquierda. La derecha la tiene integra y perfectamente conservada y la izquierda no existe, tan solo aparecen algunos huesos. La explicación que dan los forenses, es la misma que con el cuello y la cabeza. Según los seis médicos, la putrefacción ha hecho desaparecer absolutamente toda la piel y la carne de la mano izquierda y por eso los huesos se han desarticulado. Sin embargo, esa misma putrefacción no ha afectado para nada al brazo de la muñeca para arriba ni tampoco a la otra mano.

Resultaba sin duda sorprendente el estado en que se encontraban los cuerpos, ya que por algunos detalles parecía que se trataba de cadáveres que llevaban enterrados muy pocos días, mientras que otros detalles hablaban de más de un año de enterramiento.

El eminente profesor Juan Antonio Gisbert Calabuig, Catedrático de Medicina Legal y Toxicología de la Universidad de Valencia y una de las grandes figuras españolas de la medicina forense, en su obra "Medicina Legal y Toxicología" (obra que los forenses que hicieron las autopsias de Miriam, Toñi y Desirée citan en numerosas ocasiones en su informe y en la cual participa como autor el propio Dr. Verdú, director de estas autopsias) explica de la siguiente forma la evolución de la putrefacción:

"La putrefacción evoluciona en el cadáver en cuatro fases o periodos bien caracterizados:

1.- Periodo colorativo o cromático.

Se inicia con el primer síntoma objetivo de la putrefacción, la mancha verde, localizada inicialmente en la fosa ilíaca derecha (en el vientre), pero que después se extiende a todo el cuerpo. Esta primera coloración verdosa se va oscureciendo progresivamente hasta asumir un tono pardo negruzco. Este periodo, que se inicia de ordinario 24 horas después de la muerte, dura varios días.

2.- Periodo enfisematoso o de desarrollo gaseoso.

Se caracteriza por el desarrollo de gran cantidad de gases que abomban y desfiguran todas las partes del cadáver; hincha la cabeza, en donde los ojos presentan un acusado exorbitismo y la lengua aparece proyectada al exterior de la boca; los genitales masculinos llegan a adquirir volúmenes verdaderamente monstruosos y la red venosa superficial se hace muy aparente en todas las regiones corporales. Este periodo tiene una duración de varios días, a veces hasta un par de semanas.

3.- Periodo colicuativo o de licuefacción.

Los gases se irán escapando y el cuerpo irá perdiendo el aspecto macrosómico que tuvo en el periodo anterior. En la cabeza los ojos se hunden, se aplastan las alas de la nariz, se denuda (desnuda) el cráneo y, más tarde, se destruyen las partes blandas de la cara. Todos los órganos están reblandecidos y dejan escapar una serosidad sucia. Sin embargo, una autopsia realizada en este momento aún puede proporcionar numerosas informaciones, por cuanto los órganos permanecen individualizados y su continuidad está intacta. La fase colicuativa dura varios meses, de 8 a 10 generalmente.

4.- Periodo de reducción esquelética.

Paulatinamente, durante un periodo que oscila entre 2 y 3 años, hasta un máximo de 5, todas las partes blandas del cadáver irán desapareciendo a través de su licuefacción y transformación en putrílago. En la cabeza resisten más tiempo las mejillas y orejas, hasta que llega un momento en que sólo quedan unos residuos en la región malar (de las mejillas). La cabeza se desprende del tronco cuando desaparecen los elementos de unión, lo que tiene lugar al final de este periodo. Finalmente todo el putrílago acaba por desaparecer, llegando así el cadáver a su total esqueletización, que estará establecida por completo después de 5 años".

Ateniéndonos a lo publicado por el prestigioso catedrático Gisbert Calabuig, la cabeza se desprende del tronco al final del periodo de reducción esquelética, es decir, entre 2 y 3 años después del fallecimiento de una persona. ¿Cómo podía ser entonces posible que los cadáveres Uno y Dos tuvieran la cabeza esqueletizada y separada del tronco si únicamente podían llevar enterradas un máximo de 75 días? ¿Qué explicación había para que todas las partes blandas de la cara hubieran desaparecido completamente en tan corto espacio de tiempo? ¿Cómo podía ser posible que en menos de tres meses se hubiera esqueletizado una de la manos y algunos de sus huesos aparecieran desperdigados?

Continuando con el examen externo del cadáver número dos, los forenses anotaron dos datos más: La mandíbula se había soltado de la cabeza y el cuero cabelludo también aparecía desprendido.

Pero había un detalle igual de espeluznante que en el cadáver anterior: "la parte superior izquierda aparece fuertemente afectada, con desarticulación del húmero, escápula y clavícula de ese lado y desaparición del espacio anatómico subclavio, estableciéndose comunicación entre el exterior y el interior de la cavidad".

Al igual que el primer cadáver, este segundo presentaba un enorme "boquete" en la misma zona: el hombro izquierdo. Y la explicación que los médicos encontraron fue la misma: "esta destrucción de la parte superior izquierda del tórax es probablemente debida a la intervención animal".

Sin embargo, en el cadáver anterior añadían que era lógico que los animales se hubieran comido esa parte que faltaba ya que era la más cercana a la superficie del enterramiento. Sin embargo, esa explicación ya no servía para este segundo cuerpo que estaba enterrado a más profundidad y con otro cadáver encima. Y como no debieron encontrar respuesta alguna, optaron por no escribir nada en su informe acerca del porqué habían devorado los animales esa parte del cuerpo del cadáver número dos.

Inmediatamente después de ese primer examen superficial y tras un minucioso lavado del cadáver, los forenses apreciaron las siguientes lesiones en el cuerpo, los brazos y las piernas:

- Hematoma redondeado de 0.5 centímetros de diámetro en cara posterior del codo izquierdo.

- dos hematomas redondeados de diámetro aproximado de 1 a 1.5 centímetros, situados en cara posterointerna de la raíz de muslo izquierdo.

- hematoma cuadrangular, de bordes muy bien definidos, con dimensiones de 2 x 2 centímetros, a nivel de cara interna de rodilla derecha.

- hematoma cuandrangular de 1 x 1 centímetros de superficie en cara posterointerna de pierna derecha.

- hematoma de 5 x 3 centímetros de superficie en cara posterior de pierna derecha, a nivel de la línea media.

- hematoma redondeado de 1 centímetro de diámetro, situado en parte superior y posteroexterna del muslo derecho.

Al igual que en el caso anterior, estas lesiones -según los forenses- habían sido producidas por golpes con diferentes objetos duros de superficie roma.

Igualmente comprobaron que "las lesiones existentes a nivel de ambas muñecas presentan un aspecto que indica una discreta reacción de vitalidad". Es decir, que al igual que en el caso anterior, las ligaduras que ataban sus muñecas habían sido colocadas muy poco antes de morir o, incluso, después de muerta.

Pero, desgraciadamente, había mucho más:

"La cubierta cutánea de la parte posterior del cuerpo aparece desprendida, habiendo desaparecido en una amplia región que ocupa todo el espacio dorsal y la parte superior de la región lumbar. Los bordes cutáneos que persisten son irregulares, presentando una morfología festoneada que sugiere la intervención de los animales como mecanismo de producción de la ruptura".

Era inimaginable. Toda la piel de la espalda había sido desprendida y faltaba la mayor parte desde los hombros hasta casi los riñones y para los forenses estaba claro que habían sido los animales quienes se lo habían comido. Inexplicablemente, nunca dijeron que tipo de animales lo habían hecho. Además, había dos interrogantes a los que resultaba imposible encontrar una respuesta mínimamente lógica:

¿Cómo podían unos desconocidos animales haber devorado la espalda del cadáver, que estaba vestido con una cazadora perfectamente abrochada y una camiseta, sin producir rotos en ninguna de estas dos prendas? ¿Cómo podía ser esto posible si el cadáver estaba enterrado debajo de otro cuerpo?

Cuando aún los forenses no se habían repuesto de la impresión provocada por la tremenda barbarie que estaban observando, iban a comprobar una muestra de lo que es capaz de hacer el sadismo humano:

"Finalmente se observa una amputación traumática del pezón derecho y de la areola correspondiente. Los bordes de esta amputación traumática son limpios, bien definidos, y con irregularidades lo que sugiere que éste fue realizado con la participación de algún instrumento de componente cortante y de algún mecanismo en el que pudiera haber participado la prensión, el corte y la tracción".

En esta brutal herida los forenses apreciaron "escasa reacción vital en los bordes, lo cual sugiere una producción muy cercana al momento de la muerte, aunque existen abundantes restos hemorrágicos en parte anterior del tórax y parte derecha del sujetador, lo cual indica una situación de vitalidad en el momento de sufrir la lesión".

Le habían arrancado el pezón derecho y areola que le rodea muy poco antes de asesinarla.

El siguiente paso fue examinar la cabeza, que estaba convertida en una calavera. Y nuevamente comprobaron la existencia de un orifico redondeado, con un diámetro de un centímetro, que estaba situado en la región occipital, en la nuca. Según los médicos tenía las características "de un orificio de entrada producido por arma de fuego".

Al igual que en el cadáver anterior no existía un segundo orificio de salida. Sin embargo, los huesos de la nariz estaban fracturados y existía una brecha de algo más de un centímetro debajo de la órbita ocular izquierda. Estos signos, según los forenses, eran "compatibles con las de un artefacto producido por la salida de un proyectil".

Continuando la inspección de la cabeza, comprobaron que al cadáver le faltaban dos dientes, concretamente los dos incisivos de abajo.

Al finalizar el examen externo del cadáver número DOS, los interrogantes sin respuesta iban aumentando:

¿Porqué había desaparecido la mano izquierda?¿Porqué existía un gran "boquete" en el hombro izquierdo, en la misma zona que lo tenía el primero de los cadáveres?¿Cómo habían podido comerse unos desconocidos animales prácticamente toda la espalda si el cadáver estaba vestido y no existían mordeduras en las ropas?Los dientes que faltaban, ¿habían sido arrancados o se habían caído producto de la putrefacción? Si el motivo era el segundo, ¿porqué no aparecieron en la fosa?

El siguiente paso fue abrir el cráneo donde "aparece una masa homogénea de color verdoso de consistencia blanda pastosa en la que no se puede distinguir a simple vista ninguna de las estructuras cerebrales". Una vez retirada ésta se comprueba que en la cabeza existen dos fisuras, una de 8 y otra de 10 centímetros y dos fracturas. La causa de estas lesiones, según los forenses, habría sido el choque de la bala al romper los huesos de la nariz antes de salir por la órbita del ojo izquierdo.

El informe forense continuaba relatando un hecho que no se produjo durante esta operación de autopsia. Textualmente decía: "En un momento posterior y al proceder al cernido e inspección sistemático y rutinario del material contenido en los sudarios, en el correspondiente al cadáver número 2, se haya un proyectil que es puesto a disposición del Juzgado".

Según esto, alguien posteriormente a las autopsias se había encontrado una bala en la bolsa de plástico en la que fue trasladado el cadáver. ¿Cómo había llegado hasta allí? Si según los médicos la bala había atravesado el cráneo, ¿cómo era posible que se encontrara suelta en el sudario? Desgraciadamente, este detalle iba a ser uno más de los interrogantes sin respuesta de este caso.

Siguiendo el orden de la autopsia, los seis forenses analizaron la cavidad torácica, comenzando por la espalda donde observaron "una masa amorfa y de color rojizo cuyo aspecto se corresponde con el de una colección hemática". Esos supuestos restos de sangre (supuestos porque nunca se analizaron), estarían en una zona coincidente con los dos agujeros encontrados en la parte posterior de la camiseta, concretamente a nivel de la décima vértebra dorsal, pegado a la izquierda de la columna vertebral. Para los forenses esto dejaba claro que la víctima había recibido dos cuchilladas en la espalda cuando aún vivía.

Después "se realiza estudio de piel y tejido subcutáneo en la parte anterior del tórax, no encontrándose signos manifiestos de infiltración hemorrágica en la zona que rodea a la herida de la zona correspondiente a areola y pezón derecho".

Es decir no hay el menor rastro de sangre en los bordes de la brutal amputación del pezón, algo prácticamente imposible si la amputación se realizó en vida de la víctima.

El último paso en el análisis del pecho es la apertura de la cavidad, observándose "que el corazón y los pulmones se han transformado en putrílago, siendo sustituidos por una masa amorfa, a excepción de algunos restos identificables del pulmón derecho".

Posteriormente abrieron el abdomen comprobando que el "estómago está conservado y a la apertura aparece totalmente vacío. Hígado y bazo aparecen fuertemente desfigurados por la putrefacción y sin que se aprecie existencia de lesiones traumáticas; no se puede visualizar la vesícula biliar. No hay hallazgos de interés en ambos riñones".

Como en el caso anterior, los forenses dejaron para el final el examen ginecológico.

Lo primero que aprecian es "una notable dilatación del orificio anal, que presenta unas dimensiones de 4 x 5 centímetros y abundantes restos fecales en las paredes. Mediante un fiador adecuado, se logra la penetración sin resistencia hasta 13 cm".

Además, "en los alrededores del orificio anal, se aprecia existencia de hematoma, y de pequeñas excrecencias blancas, esféricas, de diámetro inferior a 1 x 2 milímetros". Según los forenses estas excrecencias probablemente serían hongos, pero tampoco se sabe con certeza, ya que no se enviaron a analizar.

En el interior de la cavidad rectal observaron pequeñas erosiones en la zona pegada al orificio anal y un pequeño hematoma de 1 x 2 centímetros en parte derecha del interior del recto.

En el estudio de los genitales y en labios mayores de la vagina, observaron "una pequeña equimosis en el labio mayor izquierdo de 2 x 2 centímetros" y en la pared del labio mayor derecho había "un pequeño hematoma de 1 x 0.5 centímetros". No se aprecian soluciones de continuidad traumáticas recientes en los repliegues membranosos vulvo vaginales.

Una vez abierta la cavidad vaginal, "se observa una equimosis redondeada de 0.5 centímetros, en la parte izquierda y en la parte superior se aprecia la existencia de una alteración en la mucosa, en una superficie de 0.5 x 0.5 centímetros, apareciendo esta rugosa y pigmentada".

Además, "en el interior de la cavidad vaginal, situado bastante en profundidad, se encuentra un cuerpo extraño de un volumen aproximado de 1 centímetro cúbico, que no se puede identificar mediante el examen a simple vista".

¿Que hacía un cuerpo extraño, que seis forenses eran incapaces de saber lo que era, en el interior de la vagina?

Una vez finalizada la autopsia, tal y como hicieron con el cadáver anterior, amputaron diversas zonas del cuerpo para enviarlas a analizar ese mismo día al Instituto Nacional de Toxicología de Madrid.

Después de algo menos de dos horas los forenses dedujeron "lógicamente las siguientes CONCLUSIONES ":

1.- Las características generales del cadáver y las ropas y objetos personales encontrados en el mismo se corresponden con las de ...

2.- La muerte ha sido violenta.

3.- La muerte se produjo por destrucción de centros vitales encefálicos.

4.- Dicha destrucción de centros vitales encefálicos se produjo como consecuencia de una herida por arma de fuego.

5.- Dicha herida por arma de fuego tiene las siguientes características :

- orificio de entrada a nivel occipital, en la línea media, 2.5 centímetros sobre protuberancia occipital externa. Tiene morfología redondeada, con dimensiones de 1 x 1 centímetro.

- trayectoria en la cavidad craneal de detrás a adelante, muy ligeramente descendente y desviado hacia la izquierda.

- orificio de salida del disparo está situado a nivel de pared interna de órbita izquierda.

- no es posible precisar la distancia desde la que fue efectuado el disparo, con los datos del examen macroscopico, si bien cabe descartar el disparo a boca de jarro ( el que se realiza con la boca del arma en contacto con la piel).

6.- En el cadáver aparecen múltiples lesiones de tipo contusivo, fundamentalmente a nivel del plano posterior del mismo y extremidades. Las características de la mayoría de estas lesiones sugieren la producción de las mismas en vida.

7.- La colección hemática que aparece en la región dorsal del cadáver, a nivel de la 10 dorsal inmediatamente a la izquierda de la columna vertebral se corresponde topográficamente y esta en relación con los orificios de la parte posterior de la camiseta que portaba la víctima.

8.- En el cadáver aparece signos de amputación traumática del pezón y areola derecha.

Las características de los bordes de la amputación traumática son compatibles con la intervención de arma blanca, si bien no puede descartarse la actuación de mecanismos de tracción.

9.- En el cadáver aparecen signos de violencia de tipo sexual a nivel vaginal.

10.- En el cadáver aparece una muy pronunciada dilatación anal compatible con la penetración de un objeto o parte anatómica a través de dicho orificio en vida o postmorten.

11.- Los datos obtenidos del estudio de la evolución de los fenómenos cadavéricos, hacen compatible el establecimiento de una data de la muerte de al menos dos meses.

No es posible precisar con mayor exactitud el momento del fallecimiento, debido a los fenómenos putrefactivos y al deterioro adicional del cuerpo por la acción de fauna y flora cadavérica.

En el examen de la boca cabe reseñar la existencia en los incisivos inferiores, de incrustaciones minerales en el borde superior, compatibles con una permanencia prolongada del cuerpo en terreno de naturaleza calcárea.

La gravedad y brutalidad de las lesiones sufridas por las víctimas no fue óbice para que los seis médicos forenses solventaran las autopsias en bastante menos tiempo del habitual, como si tuvieran el horario marcado y

" A las 15 horas del día 28 de enero de 1993, en cumplimiento de orden judicial, practicaron la autopsia al CADÁVER NÚMERO TRES, según se enumeraron en el acto del levantamiento".

El cadáver se encontraba sobre la mesa de autopsia tumbado boca arriba, con las piernas flexionadas y caídas hacia el lado derecho.

Como en los dos anteriores "la cabeza está separada del cuerpo", algo que se contradice con los testimonios de todas las personas presentes cuando sacaron el cuerpo de la fosa, incluido el juez, que afirmaron lo contrario.

También en este caso "junto al cadáver aparece cuero cabelludo desprendido formando un magma en el que resulta imposible diferenciar a simple vista su pertenencia a los distintos cuerpos en estudio". Los forenses no le dieron en su informe mayor importancia a este hecho, al fin y al cabo los tres cuerpos tenían el cuero cabelludo desprendido de la cabeza.

Sin embargo, según los médicos podía haber cuatro cabelleras:

Cadáver UNO: "El cuero cabelludo aparece desprendido encontrándose un amasijo de pelos que corresponde a los cadáveres 1 y 2 en la bolsa del primer cadáver".

Cadáver DOS: "Junto al cadáver aparece cuero cabelludo desprendido formando un magma en el que resulta imposible diferenciar su pertenencia a los distintos cuerpos en estudio".

Cadáver TRES: "Junto al cadáver aparece cuello cabelludo desprendido formando un magma en el que resulta imposible diferenciar a simple vista su pertenencia a los distintos cuerpos en estudio".

¿Cómo podía ser esto posible?

Pero, además, los forenses no enviaron a analizar ninguno de los cueros cabelludos ni comprobaron si existía sangre en los cabellos de las víctimas.

También en este caso la mandíbula aparecía separada del resto del cráneo.

Continuando con el examen superficial, los forenses comprobaron que este tercer cadáver, a diferencia de los otros dos no tenía los brazos atados por ningún tipo de ligaduras. Sin embargo, la víctima había sido inmovilizada de otra forma: con la cazadora, ya que la tenía colocada al revés de lo habitual; es decir, la parte delantera estaba abotonada por detrás y la parte de abajo estaba colocada arriba. Lógicamente, esta posición de la cazadora impedía que la víctima pudiera sacar los brazos.

Antes de terminar la primera inspección los médicos anotaron en su informe dos detalles espeluznantes:

"El brazo derecho aparece desarticulado separado del tronco. Llama la atención la ausencia de la mano derecha".

El siguiente paso fue detallar las ropas que vestía el cadáver según se las iban quitando:

- cazadora azul de tela vaquera marca Levis Strauss, colocada al revés de lo habitual ; es decir, la parte delantera (abotonada) por detrás y la parte inferior colocada arriba.

- camiseta de color blanco o gris claro con dibujo de una espuela y la inscripción "Chipi".

- sujetador blanco, que no presenta cortes o degarraduras, en su posición habitual.

- pantalón vaquero azul de marca Chipi.

- una prenda de ropa interior blanca, que pudiera ser una faja fina o unas bragas. Esta prenda presenta en su parte anterior una mancha rojiza redondeada de 1 centímetro de diámetro, que se estima procedente del óxido formado en el botón metálico de los pantalones.

- unas bragas más pequeñas, de modelo tanga, de color morado y colocadas por debajo de las anteriores.

- el cadáver NO lleva calcetines.

- zapatos azules oscuros, tipo mocasín, con flecos en la parte delantera.

El cadáver llevaba además los siguientes objetos personales :

- reloj negro marca Casio Athenea, con esfera dorada, con su correspondiente pulsera metálica elástica.

- cadenita de oro colgada al cuello, en la que hay engarzados un anillo, una medalla y un colgante en forma de corazón.

- llavero con varias llaves que tiene publicidad del Seat Ibiza.

- varias monedas.

- anillo dorado con inscripción que reza "Miriam".

Los últimos tres objetos aparecen guardados en uno de los bolsillos del pantalón.

Tras serle retiradas las ropas, los forenses comprueban que, al igual que en los dos casos anteriores, se trata del cadáver de una mujer con una estatura de un metro sesenta y cinco centímetros, aproximadamente.

También en este caso "la putrefacción aparece muy avanzada, encontrándose en plena fase colicuativa".

Sin embargo, a diferencia de las otras dos, en el tercer cadáver "la integridad cutánea es completa en toda la extensión del cuerpo excepto cráneo y cara", es decir, no le falta ni un solo trozo de piel, a excepción de la cara que ha desaparecido completamente.

Sin embargo, los médicos atribuyen la separación de la cabeza a "la pérdida de partes blandas ha dado lugar a la desarticulación de las vértebras cervicales". Una cabeza, que como en los dos casos anteriores "aparece en fases muy avanzadas de esqueletización", es decir, convertida en una auténtica calavera, en contradicción con el resto del cuerpo que se conservaba casi perfectamente.

Pero lo que más tuvo que llamar la atención a los seis médicos en este primer examen externo fue algo impresionante: el cadáver tenía el brazo derecho separado del cuerpo. Sin embargo, en su informe se limitaron a reseñarlo sin aclarar el porqué. Quizás el posible arrancamiento o corte de este brazo hubiera sido lo que obligó a su asesino o asesinos a inmovilizar su cuerpo con la cazadora puesta al revés y a quitarle las ataduras. Porque las tuvo, tal y como reseñan los forenses:

"Existe en la muñeca izquierda una lesión del tipo de las erosiones, de unos 2 centímetros de anchura, con restos hemorrágicos y morfología circular, cuyas características se corresponden con haber sido producida por algún tipo de ligadura, colocada con gran presión y que ha producido rozamiento".

¿Porqué le quitaron las ataduras y a las otras dos víctimas no?

Además, los médicos observaron que "en el antebrazo derecho, existe pérdida de masa cutáneo-muscular desde su tercio medio hasta al extremidad distal, punto de donde, como ya se ha dicho, se ha desarticulado el esqueleto óseo de la mano, que no aparece".

Inexplicablemente, a este brazo suelto le faltaba toda la piel y la carne de la muñeca y de varios centímetros más hacia arriba, dejando los huesos, limpios, al descubierto. Y no había mano, había desaparecido.

El siguiente paso fue lavar el cadáver y estas fueron las lesiones que encontraron los seis forenses en el cuerpo y las extremidades:

- gran hematoma situado en región dorsal izquierda, que llega desde la zona infraescapular hasta el borde superior de la nalga, con unas dimensiones aproximadas de 35 x 15 centímetros. Presenta una coloración morada no uniforme, con áreas de mayor intensidad y puntos en los que la infiltración hemorrágica es mucho más intensa.

Como se puede comprobar por las medidas era un hematoma impresionantemente grande y, según los especialistas

"las diferencias de intensidad cromática del mismo, y la gran extensión afectada, hacen pensar que se produjo como consecuencia de la repetición de golpes con un objeto contundente (de bordes lisos) sobre la zona".

- hematomas longitudinales, de 12 x 6 centímetros, situados en cara posterior de ambos muslos.

- hematomas rectangulares de 7 x 3 centímetros, situados en cara posterior de ambas rodillas.

- hematoma redondeado de 8 centímetros de diámetro a nivel de cara anterior de rodilla izquierda.

- hematoma redondeado de 10 centímetros de diámetro a nivel de cara anterointerna de muslo izquierdo.

- hematoma redondeado de 4 centímetros de diámetro a nivel de región esternal.

- erosión de morfología circular, de unos 2 centímetros de anchura, que rodea la muñeca izquierda, con apergaminamiento y componente equimótico.

De todas estas brutales lesiones, las más inexplicables eran los hematomas rectangulares que estaban situados en la parte de atrás de ambas rodillas, hematomas que sugerían que la víctima había tenido las piernas colgadas y apoyadas por debajo de las rodillas sobre algún objeto de forma rectangular. Sin embargo, los forenses nunca aclararon qué mecanismo podía haber producido estos hematomas de bordes rectos.

Después examinaron la cabeza-calavera en la que "aparecen dos ORIFICIOS. El primero está situado a nivel de la unión occipito-parietal izquierda. Su forma es redondeada, siendo sus dimensiones de 1 centímetro de diámetro. Las características del orificio se corresponden con las de un orificio de entrada de herida por arma de fuego".

"El segundo orificio está situado a nivel de la unión temporoparietal derecha y sus características se corresponden con las de un orificio de salida."

Los forenses comprobaron que también a este cadáver le faltaban dientes y muchos.

"En la mandíbula superior se registra pérdida de todas las piezas dentarias excepto el segundo molar derecho y los molares primero y segundo del lado derecho" y en la inferior "falta el canino izquierdo".

¿Qué había pasado con todos esos dientes y muelas? Si se desprendieron por efecto de la putrefacción, ¿porqué no habían aparecido en la fosa?

El examen interno lo comenzaron con el cráneo, en el cual, una vez abierto, "aparece una masa homogénea y amorfa, de color grisáceo y consistencia endurecida. El estudio de la superficie ósea de la base del cráneo y de la cara interna de la base craneal no permite detectar ningún tipo de lesión a excepción de los dos orificios ya descritos".

Según los forenses la tercera víctima no había recibido ni un solo golpe en la cabeza, ni tenía lesión alguna en ella, salvo los agujeros de los disparos.

Después procedieron a abrir la cavidad torácica. Lo primero que comprobaron y así lo hicieron constar era que "no se observan lesiones a nivel de las costillas ni del esternón".

El siguiente paso fue intentar estudiar los pulmones pero estaban "convertidos en una masa putrilaginosa en la que no es posible distinguir ninguna de sus estructuras".

Sin embargo, sorprendentemente y sin explicación alguna, "el saco pericárdico (las dos membranas que envuelven al corazón) está íntegro".

Resultaba imposible entender que los pulmones hubieran desaparecido por efecto de la putrefacción y el corazón estuviera perfectamente conservado.

Tanto es así que los médicos pudieron analizarlo sacando estas conclusiones:

"El corazón es de tamaño normal, sin que se aprecien lesiones patológicas o traumáticas en su superficie. Las paredes cardíacas se observan de grosor normal. Ambas cavidades ventriculares aparecen exangües (desangradas)".

Pero ahí no acababan las sorpresas, porque según los forenses "en el fondo de la parte derecha de la cavidad torácica existe un derrame de líquido de aspecto hemático con un volumen aproximado de 25 centímetros cúbicos".

Era imposible que pudiera haber sangre líquida en un cadáver que según los médicos llevaba más de dos meses enterrado, pero la había y en cantidad como para llenar casi un botellín de cerveza. Pero, además, no se sabía porqué estaba allí, ya que los forenses no encontraron ninguna lesión que lo justificase.

Sin embargo, los especialistas no se pararon a analizar este detalle, como muchos otros. Parecía que tenían prisa por terminar.

Continuaron examinando el abdomen, donde también los efectos de la putrefacción habían sido extrañamente desiguales. El hígado, el bazo y los riñones se habían convertido en una masa putrilaginosa y eran irreconocibles. Sin embargo, la vesícula biliar, que según todos los tratados de medicina forense es el primer órgano del cuerpo humano en desaparecer por la putrefacción, "está aceptablemente conservada" y la vejiga urinaria "está integra, apareciendo totalmente vacía".

Lo mismo sucedía con el estómago. Según los médicos "el estómago está ileso, y no contiene ningún tipo de material ;

en su interior aparece un objeto duro, de un volumen aproximado de 1 centímetro cúbico".

Era un nuevo detalle sorprendente. ¿Qué hacía un objeto en el interior del estómago? ¿Le habían obligado a la víctima a tragárselo? Cada vez eran más los interrogantes y menos las respuestas, pese a que los seis médicos forenses siempre defendieran que "todo estaba muy claro".

Esta tercera autopsia, como las dos anteriores, finalizó con el estudio de la zona anal y genital. El resultado fue estremecedor.

"A nivel de vagina, se encuentran lesiones de tipo contusivo a nivel de las inmediaciones del orificio vaginal, que aparece fuertemente dilatado. Por otra parte, en el interior de la cavidad se encuentran cuatro desgarros de forma elíptica, dos a la izquierda y dos a la derecha, con diámetro mayor de 5 centímetros y menor de 3 centímetros, estando el mayor situado en posición vertical. El conjunto de lesiones encontradas, sugiere la introducción forzada de un objeto o parte anatómica".

"Por otra parte, los bordes de los desgarros descritos son nítidos y regulares, lo que hace pensar que es bastante más probable que se tratara de un objeto cuya superficie presentaba ciertas aristas o filos, ya que tratándose la víctima de una mujer prácticamente adulta, no parecen susceptibles de haber sido producidos únicamente con la introducción de una parte anatómica, y en cualquier caso no habrían tenido una morfología tan regular.

Finalmente, cabe destacar el hecho de que los bordes de los desgarros repetidamente citados no presentan ningún tipo de reacción inflamatoria. Tampoco se observan restos hemorrágicos. Todo ello sugiere que dichas lesiones fueron producidas después de la muerte".

Para los forenses estaba claro que a la víctima número tres le habían introducido un objeto por la vagina, ¡después de muerta!

Asimismo, hicieron constar que "no se aprecian soluciones de continuidad recientes en los repliegues membranosos vulvo vaginales".

"En cuanto al orificio anal, se encuentra una enorme dilatación, que presenta unas dimensiones de 6 x 8 centímetros, muy superior a la que cabría esperar como fenómeno de retracción postmortal. Además, aparecen lesiones de carácter contusivo tanto en las zonas adyacentes al orificio anal como en zonas de la mucosa rectal próximas al mismo. Todo ello, hace pensar en la existencia de la introducción de un objeto o parte anatómica a través de dicho orificio".

Además, a los forenses había algo que no les cuadraba y así lo hicieron constar: "Existe una falta de correspondencia entre la espectacularidad de la dilatación del orificio anal y la escasa magnitud de las lesiones contusivas descritas".

No entendían como las heridas eran tan mínimas para la impresionante dilatación existente.

La última lesión que los forenses encontraron fue en la zona que separa los orificios anal y vaginal, donde existía "una erosión de 5 centímetros que se continúa con el hematoma descrito a nivel de cara anterointerna de muslo izquierdo".

Su trabajo lo terminaron tomando una gran cantidad de muestras para enviar al Instituto Nacional de Toxicología, incluyendo la única mano existente, el cráneo y los órganos genitales.

El punto y final lo pusieron con las siguientes CONCLUSIONES :

1.- Las características generales del cadáver y las ropas y objetos personales encontrados en el mismo se corresponden con las de...

2.- La muerte ha sido violenta.

3.- la muerte se produjo por destrucción de centros vitales encefálicos.

4.- Dicha destrucción de centros vitales encefálicos se produjo como consecuencia de una herida por arma de fuego.

5.- Dicha herida por arma de fuego tiene las siguientes características.

- orificio de entrada a nivel de la unión occipitoparietal izquierda, unos 2 centímetros por encima y 5 centímetros por dentro de la apófisis mastoides. La morfología es redondeada, con diámetro de 1 centímetro.

- la dirección es de detrás adelante, de izquierda a derecha y ligeramente ascendente.

- el orificio de salida está situado a nivel temporoparietal derecho, con dimensiones de 1.1 x 1.2 centímetros.

- no es posible precisar la distancia desde la que fue efectuado el disparo, con los datos del examen macroscópico, si bien cabe descartar el disparo a boca de jarro (el que se realiza con la boca del arma en contacto con la piel).

6.- En el cadáver aparecen múltiples lesiones de tipo contusivo. Estas lesiones presentan claros signos de reacción vital.

7.- En el cadáver aparecen signos de agresión sexual a nivel vaginal, con lesiones externas y, sobre todo, internas, que indican la introducción de un objeto provisto de filos o aristas en la cavidad vaginal, muy probablemente después de la muerte.

8.- La muy pronunciada dilatación anal, junto con la presencia de alteraciones perianales y en la mucosa rectal, serían compatibles con la existencia de agresión sexual a este nivel.

9.- Los datos obtenidos del estudio de la evolución de los fenómenos cadavéricos, hacen compatible el establecimiento de una data de la muerte de al menos dos meses.

Siendo cuanto tienen que manifestar.

El director del Instituto Anatómico Forense, Alejandro Font de Mora, minutos después de concluir la reunión que celebraron los forenses tras finalizar las autopsias, manifestó a los medios de comunicación: "como portavoz del equipo de forenses debo decir que los estudios llevados a cabo son inmejorables, por suficientes".

Sin embargo, casi dos meses después, concretamente el 22 de marzo, el Dr. Francisco Ros Plaza se presentó ante el juez y le pidió que le dejara la cinta de vídeo que la Guardia Civil había grabado de las autopsias "a los fines de su estudio e informe".

Parecía que los médicos forenses no lo debían tener tan claro pese a la rapidez con la que se realizaron las autopsias. Lo cierto es que el juez Bort tardó exactamente tres meses en tener sobre su mesa el Informe de Autopsias de los seis forenses valencianos.

Pero, además, aquella tarde también estuvo en las dependencias del Instituto Anatómico Forense otra persona. Una noticia que la prensa recogía al día siguiente:

"El fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, Enrique Beltrán, aseguró que el brutal asesinato de las tres niñas de Alcácer que fueron halladas en la mañana del miércoles en la partida de La Romana es "el caso más asqueroso de los que he presenciado. Esto es intolerable y solo se comprende en desalmados, en personas que, como la propia palabra dice, no tienen alma. Es incomprensible".

Beltrán, que en la tarde de ayer acudió al Instituto Anatómico Forense, para hablar con el juez de Instrucción número 6 de Alzira así como con el equipo de forenses que lleva el caso, añadió que había decidido "llevar personalmente el caso", evidentemente, desde la posición de la fiscalía".

El hecho de que el propio fiscal jefe en persona se hiciera cargo de las investigaciones y de la acusación, parecía una auténtica garantía de rapidez y seriedad para las tres familias. Sin embargo, con el transcurso del tiempo, los padres lamentarían públicamente que el fiscal Beltrán hubiera tomado la decisión de "llevar personalmente el caso".

¿QUIERES SALIR AQUI?, ENLAZAME

.