.

.

.

.

..

.

miércoles, octubre 04, 2006

MUCHA ... ,MUCHA ... POLICIA ...

Policías de Torrevieja acusados de torturas iban a borrar pruebas

Tres de los policías locales de Torrevieja imputados por supuestas torturas a detenidos barajaron la posibilidad de «destruir el disco duro del ordenador que controla las cámaras de seguridad» de su comisaría, según se desprende de los pinchazos telefónicos de la Guardia Civil.
Al parecer, los agentes se plantearon borrar lo grabado por las videocámaras después de que la juez que lleva el caso les pidiera las cintas. El Sindicato Profesional de la Policía Local dijo ayer que las heridas de uno de los detenidos fueron por una caída y no por un maltrato.

Caso sobre presuntas torturas a detenidos en Torrevieja: un policía reconoce que el arrestado estaba "reventado"


Las claves:
En el atestado "no aparece nada de resistencia".
Así se recoge en los pinchazos telefónicos de la investigación, iniciada en agosto, sobre maltratos a reos.
El alcalde Torrevieja niega haber sido informado de estos hechos.
Las escuchas telefónicas de la investigación de supuestos maltratos a detenidos en Torrevieja recogen varias conversaciones de un inspector de la Policía Local, M.A.L.V., en las que éste reconoce que un arrestado "está reventado" y alerta de que en el atestado "no aparece nada de resistencia".
El resumen del contenido de los "pinchazos" telefónicos practicados por la Guardia Civil se incluye en varios folios del tomo III de las diligencias previas 683/06, abiertas por la titular del Juzgado de Instrucción 2 de Torrevieja.
La transcripción íntegra de estas conversaciones está en poder de la juez de Instrucción 1, Iris Valero, quien ha decretado el secreto del sumario después de que la titular del juzgado 2 se inhibiera en su favor por lo que respecta a la investigación de supuestos delitos de torturas y contra la integridad moral, encubrimiento, omisión del deber de perseguir determinados delitos y falsificación.


Los hechos
Los hechos se remontan al pasado 23 de junio de 2006, cuando un ciudadano guatemalteco y su compañera sentimental fueron sorprendidos cuando robaban presuntamente en casa de un oficial de la Policía Local, C.M.I.F., imputado también en la causa.

El hombre no se puede poner derecho y lleva dos costillas rotas.

En conversaciones grabadas en la casete número 6 de las diligencias, el inspector imputado, M.A.L.V., que tenía intervenido su teléfono móvil por orden judicial en una investigación inicial por un asunto de drogas, habla con el concejal de Sanidad, Hipólito Caro (PP), también imputado, para preguntarle quién está "de guardia en el centro de salud La Loma" de la localidad.
Poco después, conversa con otro hombre, "un tal Pedro" -de cuya identidad dudan los investigadores entre el concejal de Seguridad, Pedro Valero, y el alcalde, Pedro Ángel Hernández Mateo-, al que "le comunica el intento de robo en el domicilio de C.M.I.F. por una pareja de guatemaltecos".
M.A.L.V., según la Guardia Civil, "comenta que el servicio se ha realizado 'bien', pero que el hombre no se puede poner derecho, que lleva dos costillas rotas y que no sabe si llevará alguna cosa más".
El interlocutor pregunta si le han "saludado" en alusión a si le han pegado y el inspector contesta que sí
El otro interlocutor le pregunta si le han "saludado", en alusión a si le han pegado, mientras que el inspector imputado contesta afirmativamente y admite que el detenido tiene "lesiones graves" pues lo han tenido "en el calabozo diez horas".
Además, el policía advierte de que en el atestado "no aparece nada de resistencia ni de nada y que si lleva a esa persona con esas lesiones, van a tener problemas, seguro", relatan los investigadores en el resumen de las conversaciones remitido al juzgado.

Rehacer el atestado
Prosiguen que M.A.L.V. explica que ha llamado a Caro "para que el médico que reconozca al detenido le llame lo antes posible antes de hacer nada, por si hay que rehacer el atestado deprisa y corriendo para que por lo menos aparezca algo sobre que el detenido ha ofrecido resistencia en descarga de la actuación de los agentes".
En otra conversación, en este caso con C.M.I.F., apunta que el detenido "está reventado" y que el médico del centro de salud "lo ha enviado para la (hospital comarcal) Vega Baja urgente, que esto a su vez se lo comunica a Hipólito y que están esperando a que traigan el parte de lesiones para rehacer las diligencias antes de entregarlas en la Guardia Civil".

El alcalde ha explicado que ésta no es la primera vez que varios policías son llamados a declarar por este motivo

¿QUIERES SALIR AQUI?, ENLAZAME

.