.

.

.

.

..

.

domingo, enero 24, 2010

ALCACER , LA FOSA ---- LA ESPAÑA NEGRA

LA FOSA


La larga espera del colmenero y los guardias civiles en la soledad de los montes que rodean el barranco de La Romana, terminó alrededor de las cinco de la tarde, cuando ya estaba cayendo el sol. A esa hora hizo su aparición una larga comitiva que había salido desde el cuartel de la Guardia Civil de Llombay, en la que viajaba la Comisión Judicial, compuesta por el juez de Alcira, José Luis Bort; la secretaria del juzgado, Angeles Fons Cualladó; el médico forense, Francisco Ros Plaza; y el agente judicial. Y, oficialmente, esto es lo que sucedió a partir de aquel momento, al menos según el Acta que, a mano y escrita con pluma, levantó la secretaria judicial.

DILIGENCIA DE INSPECCIÓN OCULAR Y LEVANTAMIENTO DE CADÁVER

En Tous a veintisiete de Enero de mil novecientos noventa y tres, siendo las quince horas aproximadamente, la Comisión del juzgado compuesta por el Sr. Juez, asistido de mi, la Secretaria y acompañados del Médico Forense y Agente Judicial de servicio, se constituyó en el lugar de autos a fin de proceder a la práctica de diligencias de inspección ocular y levantamiento de cadáver que vienen acordadas, y como resultado de la misma se hace constar:

Se trata del paraje conocido como "La Romana" en la llamada "casa de los Tomases", sito en el término municipal de Tous de este Partido Judicial, en el que existe arbolado de pinos y al que se accede por un camino forestal de configuración abrupta.

Al final de este camino, se observa un espacio abierto, con buena visibilidad y llano, ubicado entre montañas. Al frente se observa una agrupación de cajas de colmenas, a la izquierda aparece una zona de matorral alto de muy difícil acceso. A la derecha queda una zona plana quedando entre los arbustos, una especie de camino de tierra por el que se puede caminar sin dificultad. Este espacio tiene una forma cuadrada; en el extremo superior derecho, se abre un camino a través del cual se accede a una zona rectangular donde se observa matorrales altos que han sido arrancados y han sido colocados sobre una superficie de tierra blanda, que se aprecia que se ha sido removida y colocada.

Esta superficie tiene a su derecha un árbol alto con matorrales y un barranco a la izquierda. Detrás queda una camino liso con matorrales bajos. En la superficie aparece una mano saliente, deshuesada prácticamente en su totalidad, con dos huesos salientes y un reloj blanco. En dicho reloj se observa que está parado y marca las catorce treinta horas. Algunos dedos tienen resto de carne y en otros están solo algunos fragmentos óseos.

Por los alrededores, diseminados y en la superficie aparecen los siguientes efectos: un calcetín blanco de tamaño mediano, una cazadora de tela vaquera, marca "Liberto", una camiseta de algodón, de color gris con rótulo blanco, de tamaño mediano, unos prismáticos de tamaño pequeño con funda; un guante, tres cinturones: uno de ellos con apliques metálicos y los otros dos, marrones; un bote de laca para el cabello, un bote de espuma moldeadora para el cabello, una cinta de cassette de "Antonio Machín", una caja de medicamentos marca "Zantac", dos sobres de medicamento "Urbal", un par de calcetines de lana de color rojo oscuro, una botella de "Aután", un tubo de tinte para el pelo marca "Imedia" y una lata vacía de aceitunas, así como un videojuego. Aparece, así mismo, fragmentado en pequeños trozos, un papel que contiene al parecer un nombre.

Por orden de S.S. se procede por las fuerzas de Seguridad presentes en el acto, a ir apartando la tierra del lugar.

Una vez iniciada la operación aparece una camiseta blanca, con un letrero rojo ilegible, lo cual envuelve en su interior, dos piedras de un tamaño mediano; las cuales piedras tienen forma circular, sin que se aprecien irregularidades significativas. Aparece, así mismo, una chaqueta de color verde oscuro, rota en sus bordes.

Aparecen dos troncos de madera, uno en forma triangular y el otro de forma rectangular, con una cuerda enrollada en uno de sus extremos.

Retirando la tierra, aparece en primer lugar, un cuerpo, se aprecia que tiene las manos atadas, tiene la cabeza desprendida del cuerpo. Aparece un trozo, al parecer de moqueta o tapiz que no puede ser sacado en este momento.

Aparece, seguidamente, las piernas de otro cuerpo, las cuales están dobladas. En este momento se extrae el primer cuerpo, el cual queda depositado en la superficie en una bolsa de plástico. Posteriormente se saca el segundo cuerpo, con pelo largo diseminado, que se recoge, y que también se encuentra sin cabeza. Se encuentra el cráneo que correspondería al segundo cadáver. Se extrae así mismo la cabeza del primero.

Después, se procede a la extracción del tercer cadáver, el cual presenta una gran deformación en la cabeza.

En este punto, se extrae la totalidad de la moqueta, que envolvía los tres cuerpos.

Se hace constar que los cadáveres se encuentran totalmente vestidos.

Por S.S. se ordena al médico forense proceda a un reconocimiento, lo que efectúa inmediatamente, informando:

Que el primer cadáver encontrado corresponde a una mujer joven, el cuerpo se encuentra fragmentado en la mitad superior del tronco. Que tiene las manos atadas. Que su cadera es ancha. Es el cuerpo más pequeño, medirá aproximadamente 1,60 cm.

El cadáver extraído en segundo lugar, es también de una mujer joven. El cuerpo se encuentra osificado. La talla aproximada es de 1,67 cm. Tiene las manos apelmazadas y pegadas alrededor del cuerpo.

El tercer cadáver extraído, tiene la cabeza muy deteriorada, el tamaño del cuerpo es intermedio entre los otros dos. Los brazos se encuentran completamente pegados al cuerpo. En ninguno de los cuerpos se observa ningún tipo de introducción en los mismos de objetos, no apreciándose restos sanguíneos de hemorragia.

Que en estos momentos no puede precisar la causa de la muerte, que lo hará realizada que sea la autopsia.

Por S.S.: se ordena el levantamiento de los cadáveres y el traslado al Instituto Médico Forense de Valencia, donde deberá ser practicada la autopsia por los dos médicos Forenses del Partido Judicial de Alzira, dos Médicos Forenses del Instituto Anatómico Forense, y dos Médicos de la Cátedra de Medicina Legal de Valencia.

Así mismo, se ordena a las fuerzas de la Guardia Civil presentes, se realicen las averiguaciones necesarias tendentes a la determinar los hechos y personas responsables en los mismos, informando de su resultado.

Se hace constar que los objetos encontrados quedan bajo la custodia de la Policía Judicial.

Y no existiendo otro extremo digno de reseñar, se dio por terminado el acto, extendiéndose la presente que hallada conforme, es firmada por S.S. con el Médico Forense, Agente Judicial y conmigo. la Secretario, que doy fe.

Según el Juez esto fue todo lo que pasó aquella terrible tarde en la Partida de La Romana. Había detalles impresionantes, pero a la vez increíbles, como que apareciera "una mano deshuesada (sin huesos) en su totalidad" y que "algunos dedos tienen restos de carne y en otros solo están fragmentos óseos (de hueso)". Igualmente, impresionaba que dos de los cuerpos hubieran salido de la fosa sin cabeza y que otro de ellos estuviera "fragmentado" por la mitad.

Pero, aún más llamativo resultaba que los guardias civiles hubieran encontrado por lo alrededores 23 objetos y 2 papeles y que el juez solo viera 17 objetos y "un papel que contiene al parecer un nombre". Las cosas comenzaban a no cuadrar.

Además, los miembros de la Guardia Civil que se encontraban también allí, redactaron su propio documento sobre cómo se produjo el levantamiento de los tres cadáveres y las cosas cuadraban todavía menos:

DILIGENCIA DE INSPECCIÓN OCULAR

Una vez terminado el examen de las proximidades de la fosa y con la presencia de la Autoridad Judicial, Médico Forense y Equipo de Policía Judicial que instruye las presentes, por Orden de Su Señoría se procede a la apertura de la fosa, comprobándose los extremos siguientes:

Una vez efectuadas las primeras excavaciones, se puede comprobar la existencia de un cuerpo en la posición decúbito lateral derecha (tumbado sobre el lado derecho) y con las manos atadas a la espalda, comprobándose en el momento de su extracción que debajo del primer cuerpo existían dos cuerpos más, por lo que se continuaron las excavaciones hasta su total desenterramiento.

Extraído el cuerpo número UNO, se observa que el mismo tiene la cabeza separada del tronco, estando el mismo vestido con pantalón vaquero, botines de color marrón con cordones bicolor, fotografías 20 y 21 y un reloj de pulsera señalado con las fotografías números 2 a la 8. Extraído el cuerpo número DOS, sale de la citada fosa con la cabeza separada del tronco, vistiendo cazadora negra con cremallera, pantalón vaquero azul claro, reloj con esfera blanca y correa de plástico negra y calzada con zapatones oscuros de cordones, fotografías 22, 23 y 24.

Extraído el cuerpo número TRES y examinado el mismo éste es sacado íntegro a excepción del cuerpo cabelludo, vistiendo pantalón vaquero azul y cazadora del mismo color, calzando zapatones con flecos, fotografías 25 y 26.

Examinados los cuerpos, se puede comprobar que el denominado número DOS, le falta la mano izquierda y al cadáver número TRES le falta la mano derecha, sin poder obtener más datos, dada la escasa luminosidad y en espera de poderlos obtener en el acto de la Autopsia.

Una vez extraídos los cuerpos es examinada el interior de la fosa, hallando en la misma un trozo de moqueta de tonos verde y marrón de aproximadamente 3,5 metros de longitud por 1,40 metros de anchura, de la cual se acompañan fotografías con los números 18, 19, 29 y 30, un guante de color marrón de los usados en apicultura, con manchas de color gris y al parecer de pintura correspondiente a la mano izquierda y reseñado como muestra número 27, también una madera de 7x7x70 con un trozo de cuerda de plástico de color negro atada en un extremo y otra de 60x20x2 en un extremo, siendo el contrario de 60x10x2, teniendo una rejilla metálica en el centro, además una camiseta enrollada con dos piedras en su interior y con la parte superior delantera un rectángulo en rojo con unas letras y el dibujo de un caballo, acompañando fotografía con el número 31.

Una cazadora de pana oscura desgarrada.

Examinada la fosa ésta tenía las siguientes medidas aproximadamente, 2,30 metros de longitud, 1,20 metros de anchura por 90 centímetros de profundidad, ver fotografías 28, 32 y 33.

Y para que conste se extiende la presente diligencia que firma la fuerza instructora.

Según este documento de la Guardia Civil, "al cadáver número DOS le faltaba la mano izquierda y al cadáver número TRES la mano derecha", un detalle de gran importancia que no parecía lógico que se le hubiera pasado al juez, pero mucho más increíble que no se hubiera dado cuenta de ello el médico forense, el Dr. Ros, pese a que fue el único que examinó, por orden del juez, detenidamente los cuerpos.

Pero quizás la duda más importante que aportaba este documento de la Guardia Civil era dónde habían aparecido los objetos que estaban enterrados en la fosa y cuántos eran.

Según el juez, antes de desenterrar el primer cuerpo se sacó de la fosa una camiseta con dos piedras, una chaqueta verde y "dos troncos de madera, uno en forma triangular y otro en forma rectangular". Según la Guardia Civil "una vez extraídos los cuerpos es examinada el interior de la fosa, hallando en la misma un guante de color marrón de los usados en apicultura, dos maderas, una camiseta enrrollada con dos piedras y una cazadora de pana oscura". ¿Dónde habían aparecido los objetos, encima o debajo de los cadáveres? ¿Cómo podía existir una contradicción tan importante en dos documentos realizados en el mismo lugar y el mismo día? Además, el juez no había visto que en la fosa hubiera ningún guante de colmenero y la Guardia Civil afirmaba que si. ¿Cómo podía ser posible?

Para añadir mayores dudas, estaba la declaración de uno de los propietarios de la funeraria "El Amparo", situada en la cercana localidad de Alberique, José Carboneres Alvarez, que fue llamado por la Guardia Civil para que les acompañara hasta el lugar llevando un féretro, para hacerse cargo de los supuestos restos humanos que habían aparecido.

Que el día 27-1-93 acudió a la Partida La Romana a requerimiento de la Guardia Civil, que llegó aproximadamente a las 15 o 15,30 horas. Que esperaron hasta esa hora, dado que la Guardia Civil le informó que la comisión judicial se encontraba practicando una diligencia de levantamiento de cadáver en otra población. Que cuando se dirigían con su vehículo hacia dicha partida le manifestó la Guardia Civil, que cambiara de vehículo dadas las condiciones del camino por el que iban a transitar.

Que cuando faltaban aproximadamente de 4 a 6 kilómetros para llegar al destino verificó dicho cambio razón por la cual cuando llegó al lugar donde se encontraba la fosa ya habían apartado unos matorrales y algo de tierra. Que solamente se había retirado algo de tierra no apareciendo todavía nada. Que en un principio aparecieron en dicha fosa unas maderas con cuerdas y piedras. Que no vio en ningún caso ni al principio ninguna mano, sino dos huesos salientes al parecer del antebrazo. Quiere hacer constar que al primer cadáver que apareció al ser izado se separó el tronco de la cabeza, no así los otros dos. Que los cadáveres iban totalmente vestidos incluso con cazadoras y envueltos en una moqueta. Que la citada, no estaba podrida por lo que pudieron tirar de ella, razón por la cual el testigo piensa que era de gran calidad.

Que la citada moqueta le pareció azul. Que cree recordar que la moqueta era lisa, y que asimismo la fosa y como ha manifestado, en la misma, apareció un trozo de madera de aproximadamente dos centímetros y medio de grosor por setenta de largo y unos 10 o 12 centímetros de ancho. Que la moqueta si hubiera sido más grande hubiera cubierto por completo los cuerpos dado que los envolvía.

Que la moqueta envolvía los cuerpos, apareciendo por ambos lados su final dado que no llegaba a cubrirlas por la parte superior, teniendo forma de "u". Que recuerda que era azul, pero el tono era mas bien oscuro.

Que no llegó a ver la alfombra en su totalidad ya que primero estaban los cuerpos encima y después había gran cantidad de tierra que tuvo que ser retirada para extraerla de la fosa.

Que a la partida subieron aproximadamente tres coches de la Guardia Civil y el suyo, aunque pudiera ser más. Que las personas que no iban con uniforme, eran el declarante, su hermano, el forestal, los dos apicultores y la comisión judicial.

Que cuando llegaron los agentes para acordonar la zona ya era tarde aunque el testigo no se explica como los medios de comunicación supieron tan pronto lo que había ocurrido. Manifiesta que alrededor de la fosa no vio ningún montículo de tierra.

Que en un principio y antes de proceder al levantamiento se podía apreciar la existencia de dos huesos, no viéndose el reloj hasta que fue retirada un poco de tierra.

Que en un primer momento, no se veía el reloj. Que los primeros que retiraron tierra de la fosa fueron miembros de la Guardia Civil que fueron los que procedieron en todo caso para el levantamiento del cadáver o cadáveres aunque en algunos momentos les ayudaban los apicultores que allí se encontraban.

Que no vio sacar de la fosa con anterioridad a los cadáveres ningún otro objeto.

Que los cuerpos se hallaban superpuestos y en posición contraria atendiendo a la cabeza y los pies de los mismos. Que no apreció que faltara ningún miembro en los cadáveres.

Que del primer cadáver se extrajo el cuerpo y luego posteriormente la cabeza dado que esta se había desprendido del cuerpo.

Que el testigo al retirarse el primer cadáver tocó algo prominente que aparecía debajo y se dio cuenta de que era una pierna. Que el segundo y tercer cadáver aparecieron completos y unidos en sus extremos, aunque desconoce si faltaba alguna extremidad.

Que respecto al tercer cadáver no se dio cuenta si tenía un golpe en la cabeza dadas las circunstancias y condiciones en las que aparecieron los cadáveres.

Se hace constar que el testigo manifiesta que en un principio y junto a la madera aparecida en primer lugar había un plástico transparente.

Que en ningún momento vio papeles diseminados en la fosa o cercanías.

Parecía como si el juez, la Guardia Civil y el funerario hubieran estado cada uno en un levantamiento de cadáveres distinto. Pero, la declaración del funerario aportaba algunos detalles sorprendentes: que la alfombra que envolvía los cadáveres era azul y no marrón como afirmaba la Guardia Civil; que solamente uno de los cuerpos tenía la cabeza desprendida, los otros dos salieron completos, algo que contradice la versión del juez y la Guardia Civil; que "junto a la madera aparecida en primer lugar había un plástico transparente", algo que tampoco habían visto el juez y los investigadores y, sobre todo, un detalle muy importante, que el reloj estaba enterrado, "que en un principio y antes de proceder al levantamiento se podía apreciar la existencia de dos huesos, no viéndose el reloj hasta que fue retirada un poco de tierra". Si el funerario de Alberique decía la verdad, los agentes de la Guardia Civil habrían manipulado el lugar de enterramiento antes de la llegada del juez.

Para aumentar, si cabe, la confusión, estaba también la declaración de Gabriel Aquino, el colmenero:

"Que el juez subió cuando era casi de noche, que entonces serían sobre las 5 y pico o por ahí. Y llegó una señora que iba con él. Que era la única señora que había.

Vino un funerario, eso subieron cuando subió la guardia civil, y la caja que llevaba el de la funeraria, e iba con el coche y dijeron, ese coche no podrá subir ahí arriba, y echaron la caja y todos los trastos que llevaban en el coche de la guardia civil, y se subieron ellos con el guardia civil. Que iban dos funerarios.

Que aparte de la herramienta del funerario ahí no había ninguna herramienta.

Que cuando lo vio el juez dijo "vamos a ver lo que hay por ahí" y empezamos a quitar tierra y a limpiar.

Entonces nada más había una herramienta y luego vino el guardamontes, y el señor de Alcira dijo "donde va ese señor". Déjelo que entre que ese sabe todo esto como está que es el guardamontes. Pues que pase. Dijeron ¿lleva herramientas?, y dijo si.

Que nos pusimos a cavar. Allí cavamos casi 3 o 4 herramientas. Todos. Yo también cavé.

Que estuvimos cavando varias personas. Que yo sé que cavé, los demás no lo sé. Que no cavó ningún guardia civil.

Que nos pusimos a cavar, descubrimos todo y luego para empezar ya para sacarlas.

Que luego cuando estaban descubiertas y esa, se tiro dentro el teniente, para sacarlas.

Que se metió dentro, se giró hacia unos guardias y dijo: "echar una mano porque aquí se hace de noche".

Que a partir de llegar el juez, hasta extraer los cadáveres tardamos media hora o así. Media hora en cavar o más de media hora entre unas cosas y otras.

Que era casi de noche cuando se sacó el primer cadáver.

Que las sacaron, el teniente aquí, la parte de aquí, y los dos guardias en la parte de las piernas, y sacaron primero una, luego otra, hasta que sacaron las tres.

Que no ayudé a sacar los cadáveres, no me retiré a ningún lugar, estuve allí mismo visualizando lo que se estaba sacando.

Que creo que la primera se le soltó la cabeza. La primera se le soltó un poco la cabeza y las demás ya no le sé. Las metieron en sacos.

Que luego tocaron por teléfono.

Que sacaron el primer cuerpo, encima de los cuerpos yo no vi nada.

Que con los cuerpos no vi ninguna alfombra, ni lona..

Que la alfombra estaba abajo, no recuerdo el color de la alfombra, era casi de noche y estaba todo lleno de tierra.

Que según sacábamos los cuerpos, no aparecieron objetos.

Que sacamos los tres cadáveres, posteriormente lo metieron en el saco, y empezaron a ver si podían tocar al helicóptero, a la guardia civil. Luego el guardamontes lleva un buen aparato. "Vamos a probar con mi coche", y tampoco, no había cobertura.

Que subieron un ataúd en principio, y luego cuando nos bajamos con el teniente, y el teniente bajó a subirse dos más.

Que nadie de la guardia civil hizo fotos que yo sepa.

Que nadie copió lo que iba pasando y lo que íbamos haciendo.

Que no vi que una persona dictara a una señorita lo que ahí se estaba observado.

Que la señorita que subió con el juez, yo, si ella escribió o no escribió, yo eso no lo vi.

Que cuando salió el primer cuerpo, aquello era mucho barro y ya era casi de noche. Estaba una ahí apegada y la otra aquí al lado, y la primera encima. No estaban una al lado de la otra.

Que estaban dos en el mismo nivel y luego otra estaba encima, que es la que se le veía el reloj.

Que yo no he visto ninguna tabla.

Que si hubiera visto este tronco en la fosa lo recordaría, pero yo eso no lo vi ahí.

Que arriba no se si subió algún medico forense. Yo allí no vi médico forense más que el juez.

Que cuando se sacó los cadáveres no los examinaron, conforme se sacaron se metían en el saco. El señor de los muertos los pasaba enseguida y au.

Que estando yo allí no examinaron los cuerpos.

Que bajé sobre las 6.30, o las 7 que nos bajamos. El teniente nos dijo, "¿Gabriel te vienes tú y tu consuegro?", y dije "si vámonos". "Si queréis podéis quedaros", y dije, "no, nos bajamos a casa". Y nos bajó el teniente.

Que no vi la camiseta..., ni el guante, ni las tablas, ni las matas de pelo, ni una cazadora que apareció en la fosa, no lo vi.

Que si no lo vi, yo no se si estaban o no estaban, o lo sacaron del hoyo, yo eso no lo sé.

Que estaba cerca de la fosa, a dos metros, un metro. Al mismo lado que lo sacaban.

Que veía la fosa perfectamente.

Que no vi sacar nada más de la fosa.

Que yo cuando había ido ahí, antes no había visto hecha una fosa sin cubrir.

Que si hubiera habido un hoyo de dimensiones como las que vi de dos metros por uno, lo habría visto.

La verdad es que parece imposible que el juez, la secretaria, los policías judiciales de la Guardia Civil, el funerario y el colmenero dieran una versión tan diferente del desenterramiento de los supuestos cadáveres de Miriam, Toñi y Desirée.

Todo hubiera sido muy sencillo si el médico forense hubiera descrito fielmente lo que iba apareciendo y si el fotógrafo de la Guardia Civil hubiera realizado su trabajo correctamente. Sin embargo, de forma inexplicable, el guardia Rivas, el encargado de hacer las fotografías, no hizo ni una sola de los cuerpos en el interior de la fosa. La explicación que el guardia Ribas le dio al juez fue, cuando menos, una excusa que nadie se creyó:

"Que las fotografías que voy haciendo, realizó unas fotografías sin que nadie me indique nada, hasta que llega la comisión judicial, una vez llega la comisión judicial, y realizo la fotografía 17, yo ya me pongo a trabajar dentro de la fosa. Me tengo que poner unos guantes y ponerme a trabajar porque se echaba la noche encima, la gente estaba cansada y me tengo que poner a excavar.

Que dejé de fotografiar y ayudé a extraer por las quejas de la gente que estaba haciendo, estaban cansados de retirar la tierra que había alrededor del cadáver.

Que a partir de la fotografía 17, no es que prefiriera desenterrar, que en ningún momento hubiera preferido desenterrar a hacer fotografías, pero cuando pidieron ayuda en general yo ayude.

Que a partir de la fotografía 17, yo ya no realizo ninguna fotografía de dentro de la tumba hasta que terminamos de sacar los cuerpos.

Que nadie me ordena que ayude a la extracción".

Según el guardia Rivas, un enigmático personaje, no hizo las fotografías porque el resto de los intervinientes (al menos 9 personas) estaban cansados de haber retirado diez centímetros de tierra con las manos, como él mismo reconoció:

"Cree que casi toda la tarea de desenterramiento se realizó con las manos, casi toda. Que hasta la fotografía 17 no excavé, y no sé la resistencia de la tierra, pero por lo que vi no era muy costoso".

Rivas afirma que no era muy costoso quitar la tierra y que lo habían hecho con las manos. Además, la tierra que se quitó hasta que realizó la fotografía número 17 fue muy poca, entre 5 y 10 centímetros de profundidad y se hizo con bastante cuidado. Sin embargo, bajo juramento, mantuvo que este trabajo agotó a 9 hombres y que él tuvo que dejar de hacer fotografías para ponerse a ayudar. Algo increíble. Pero es que, aunque hubiera sido verdad y se hubiera necesitado de su colaboración, Rivas podría haber parado cinco segundos cada vez que aparecía un cuerpo y haberlo fotografiado en el interior de la fosa, algo que se realiza en todos los casos, como también reconoció:

"Que he intervenido en otros servicios de extracción de cadáveres.

Que normalmente en esas extracciones hago la fotografía del cadáver antes de extraerlos de la fosa".

Pero, aún había más. El guardia Rivas tampoco fotografió ninguno de los objetos que se encontraron en el interior de la tumba: la camiseta con dos piedras, las maderas, la chaqueta verde, el guante de colmenero... Y para eso no tenía ninguna excusa, ya que todavía no se habían "cansado" los que excavaban y en el peor de los casos podría haber hecho las fotos de los objetos al final. Pero tampoco lo hizo.

Lo cierto es que el irregular comportamiento del guardia Rivas consiguió que, oficialmente, lo que había en el interior de la fosa de La Romana se convirtiera para siempre en un auténtico misterio. Con lo sencillo que hubiera sido ir fotografiando paso por paso el desenterramiento de los objetos y los cuerpos, ¿por qué no se hizo? ¿Cómo es posible que un guardia civil, diplomado en Policía Judicial y Fotografía, con muchos años de experiencia, no hiciera ni una sola fotografía de los cadáveres en el interior de la fosa? ¿Cómo podía explicarse ese irregular comportamiento sabiendo, como sabía el guardia civil Rivas, que se trataba del hecho delictivo más importante ocurrido en nuestro país en los últimos años? La única respuesta lógica a estas preguntas es otro interrogante: ¿Escondía algo la fosa que no convenía que se supiera?

Para terminar de complicar o aclarar cómo se produjo el desenterramiento de los supuestos cadáveres de Miriam, Toñi y Desirée, el Dr. Ros, el médico forense del Juzgado de Alcira que participó en el levantamiento aquella desgraciada tarde, explicaba casi cinco años después como se realizó esta diligencia:

Abogado: ¿La fosa cómo estaba, cómo la recuerda usted?

Dr. Ros: Bien pues había una porción de tierra removida, había cierta maleza que la habían apartado y se notaba que estaba apartada a los lados de la fosa, y la tierra removida en una forma geométrica rectangular y en el extremo superior había pues dos salientes óseos, que estaba en la parte norte de lo que es el rectángulo.

Abogado: Perdone, perdone doctor Ros, ¿qué significa lo de los dos huesos?, toda esta diligencia se hace mención a una mano, y resulta que yo leo aquí no una vez sino tres veces en la inspección ocular en el levantamiento de cadáver. Y en todos sitios leo, una mano, un muñón, los dedos deshuesados. Y yo le pregunto ¿qué es lo que ha querido decir con eso de los dos huesos?

Dr. Ros: Lo que usted sabe que consta en la diligencia del levantamiento. Se aprecia un resto que corresponde con una mano, un reloj y luego dos huesos que pueden corresponder a cúbito y radio

Abogado: Aquí precisamente la diligencia se habla en todo momento de mano. En la diligencia del levantamiento de cadáver sigo viendo una mano en la primera hoja, pero ahí no se habla para nada de los huesos que usted ha dicho, se habla de una mano, y lo dijo también el que lo encontró. Una mano y un reloj. Una mano, un puño. Se habla de manos, se habla de dedos y se habla incluso que están deshuesados, se está hablando de manos y no de huesos. Entonces mi pregunta cuando usted llegó allí y miró la fosa, ¿usted como la vio?. Y le preguntaba para saber si usted en ese momento pues vio la mano que pone la diligencia o vio usted los huesos con la interpretación que usted ha dado hoy.

Dr. Ros: En principio como se puede comprobar por las fotografías que obran en el expendiente, lo que se aprecia son restos de una mano, el reloj y los dos huesos salientes que yo percibí que por la posición...

Exactamente la mano no la aprecié en ese momento en que su señoría en la diligencia del levantamiento pone aparece una mano saliente. Como se puede apreciar en la fotografía es de extraordinaria dificultad diferenciar ahí los restos de la mano, y lo único que se ve claramente es el reloj y dos porciones óseos que corresponden posiblemente a cúbito y radio, o sea se aprecian la mano debajo pero con una dificultad extrema. Quizá no me expresé exactamente pues, en fin, no quise expresar el concepto de mano.

Abogado: Bien estamos allí y le decía, llegaron ustedes a una hora de una gran visibilidad era mediodía 3.30, y por donde ustedes dicen que entraron, tuvieron que dar una pequeña vuelta para ponerse frente a la fosa, es decir que pasaron por todo el lugar donde estaban diseminados los objetos. ¿Usted los vio?

Dr. Ros: No, no, los objetos como se puede apreciar en el reportaje fotográfico cuando nosotros llegamos estaban ya apartados en las proximidades del árbol.

Abogado: Cuando ustedes llegaron, usted y el juez, ¿ya estaban apartados en las proximidades de un árbol?

Dr. Ros: En las proximidades de un árbol, si.

Abogado: Y esos trozos de papel, ¿también estaban en las proximidades?

Dr. Ros: Eso ya no se lo puedo contestar porque eso fue una diligencia judicial que creo recordar que, bueno, su señoría se apartó a hablar con ellos y no puedo contestar a esto.

Abogado: Ya estamos en la fosa y cuando ustedes llegaron en la fosa se habían levantado o quitado los matorrales, había quitado parte o no de la tierra, yo pregunto lo que usted vio.

Dr. Ros: Lo que yo vi fue que los matorrales cortados se habían apartado ya, y cuando llegamos exactamente nosotros al punto de ver el espacio completo de la fosa, la fosa se encontraba casi toda con la tierra.

Abogado: Y en ese momento es cuando se vieron, tal y como se relata aquí la mano, el reloj y algunos dedos tienen de carne, ¿esto se vio así o es que esto no es cierto?

Dr. Ros: Así es.

Abogado: ¿Cómo se puede ver la mano, y cómo se puede ver el codo, y se puede ver el reloj en los huesos que sale? ¿Cómo es posible esto?

Dr. Ros: Seguramente la posición no era genupectural.

Abogado: Si el codo está por arriba y la mano está por abajo, entonces se vería el codo pero no la mano.

Dr. Ros: Pero es que fácilmente pudo haber desplazamiento, no le puedo contestar, el mecanismo exacto de la respuesta, pero la posición del cadáver era posición genupectoral y el brazo estaba en semiflexión.

Abogado: Entonces yo si encima se dice que esas manos están unidas y atadas ya no entiendo nada, y eso es lo que le pregunto, como estando atadas las manos, esa manos que se ve y la otra que no se ve, y encima sale el codo y la mano, no lo entiendo.

Dr. Ros: Bien, pues, esto es así.

Abogado: Es así, pues nada más, no le insisto. Evidentemente yo no pretendo que usted diga que no sabe o lo que no tiene explicación, y es bastante su respuesta, para mí es bastante.

La aparición de los restos que sobresalían de la tierra, los dos huesos y la mano eran un auténtico misterio, al que ni siquiera el propio médico forense encontraba explicación. Y es que resultaba imposible que hubieran aflorado de la tierra los huesos del codo... salvo que una persona los hubiera colocado a propósito de esa manera.

El forense continuó detallando cómo se inició el desenterramiento:

Dr. Ros: Entonces nosotros en un primer momento empezarnos a ir quitando capas, pequeñas capas, y en el momento inicial nos van apareciendo tres cosas, nos aparece una camiseta que tiene dos piedras, sacamos la camiseta y la dejamos fuera de la fosa, era una camiseta blanca, y en su interior había dos piedras redondas, una media entre diez, doce cm, y la otra entre ocho y diez. Me llamó la atención que eran piedras regulares, lisas, o sea que eran unas piedras que no formaban parte del entorno.

Abogado: ¿Podrían ser de las llamadas piedras de río?

Dr. Ros: No, porque el tamaño era realmente grande. A continuación aparece una madera, un poquitín próximo a esto, una madera triangular, que podría corresponder, porque en la zona habían suficientes colmenas, con madera que fuera de las colmenas, lo que constituye una caja de colmenas. Y luego una tercera madera que tenía unas zonas correspondientes a la entrada de otra madera como una tabla. Como cuando se pone como si fuera una estantería, un travesero, y después una chaqueta. Esa fue digamos, el primer nivel. Eso lo dejamos fuera, su señoría tomó notas, y enseguida nos pusimos

Abogado: Le voy a hacer una pregunta por si la recuerda, ¿las piedras se quedaron dentro de la camiseta?

Dr. Ros: Bueno, esto yo se lo entregué a su señoría, y su señoría fue la que siguió, tomando notas, y no le puedo decir.

Desgraciada e inexplicablemente, la Guardia Civil perdió estas dos piedras y nunca se ha podido saber realmente cómo eran y de dónde provenían, ya que el Dr. Ros tenía claro que no eran piedras del entorno, es decir, que no había ninguna similar en aquellos parajes y, por tanto, la persona que las enterró las había llevado hasta allí desde algún lejano lugar. Algo sin duda sorprendente, ya que nadie lleva dos piedras de "tamaño realmente grande" consigo cuando va a enterrar tres cadáveres.

Abogado: Ciertamente había una de las maderas, creo, que parecía que correspondía a una parte de colmena. ¿Usted recuerda las maderas?

Dr. Ros: Yo mismo testimonio que una tiene forma triangular, aproximadamente tendría una longitud de 25 o 30 cms., un triángulo equilátero, y la otra lo que pasa es que estaban los bordes un poco corroídos, y la otra era como una arista como de una estantería. Era una de forma alargada y otra de forma triangular. La triangular era un poquito mas grande. Y habían por allí por las proximidades de las colmenas maderas parecidas, parecidas a estas maderas por lo que pensamos o yo pensé en el momento de extraer que podía corresponder a, eran maderas que habían en la zona.

Abogado: A partir de ese momento es cuando empiezan a ser sacados los cadáveres, entonces retirada la tierra aparece en primer lugar un cuerpo, se aprecia que tiene las manos atadas. Ahí es donde yo le preguntaba, aparece un cuerpo retirada la tierra, luego hasta que no se retiró la tierra y todos esos objetos debo entender que no apareció el cuerpo, tal y como está redactado.

Dr. Ros: Si

Abogado: Luego debía haber una profundidad, que calcula usted que había entre chaqueta, todo eso que está, y que se no se veía antes que quitar tierra, ¿todo eso que profundidad arrojaría?

Dr. Ros: Máximo 10 centímetros, era muy superficial. De hecho la fotografía se aprecia perfectamente la parte más externa. O sea la profundidad no llegaría a 5 o 10 centímetros.

Abogado: Nos iba a comentar como aparecían los tres cadáveres.

Dr. Ros: En el momento que estamos acabando de extraer el primer cadáver nos golpeamos con unos pies que corresponden a otro cadáver, que sería el segundo cadáver. Es decir, el primero estaba mas superficial, el primero estaba doblado, y cuando llegamos a punto de llegar a los pies nos golpeamos con el segundo cadáver, con los pies del segundo cadáver.

Abogado: ¿Con los pies?

Dr. Ros: Con los pies. Lo que pasa es que tenemos una gran dificultad por el peso, entonces tenemos que meter una madera, como digo en mi informe, para hacer palanca para poder extraer porque era realmente dificultoso, aunque habíamos cuatro o cinco personas trabajando, el poder estar...

Abogado: ¿Porque estaba muy agarrado al suelo?

Dr. Ros: Estaba muy cogido y teníamos, con mucho cuidado para no provocar, apoyándonos en la parte mas distal, pudimos hacer palanca para extraer el cadáver.

Abogado: ¿Estaban pegados los dos cadáveres o pegados a lo que es el suelo?

Dr. Ros: El primero está claramente separado del segundo y del tercero, lo que pasa es que los pies del primero están en contacto con los pies del segundo, o sea a nosotros cuando llegamos a los pies del primero, ya tocamos los pies del segundo. Entonces una vez extraído el primero con mucho cuidado lo llevamos a la bolsa. E iniciamos el segundo, separación de tierra, y cuando estábamos trabajando con el segundo me encontré la cabeza desprendida del segundo y en las proximidades una cabeza que por la zona que estaba yo pensé que podía corresponder con el primer cadáver. Entonces una vez conseguimos el segundo cuerpo los pusimos juntos en una bolsa con las dos cabezas, para que luego en el trabajo de autopsias se pudiera diferenciar.

Y ahí fue cuando iniciamos la extracción del tercero que estaba en, el segundo y el tercero estaban en una posición mas anterior, o sea mas distanciado, aproximadamente como un metro, y en realidad el tercero estaba en posición mucho más inferior que el segundo. O sea estaba el segundo y debajo de él estaba el tercero

Abogado: Todas con la cabeza mirando hacia el mismo sitio.

Dr. Ros: Es que en realidad cuando se coge el segundo cadáver la cabeza está desprendida y no se puede, o sea, dar esa información, porque en el segundo cadáver está la cabeza del primero y del segundo, y el tercero esta el cuerpo totalmente doblado con la cabeza hacia dentro, y no está desprendido.

Abogado: Cuando ustedes van a la fosa y sacan el primer cadáver dice que la cabeza está desprendida y la sacan, eso lo dicen en la diligencia de inspección ocular

Dr. Ros: Si, si, bueno, en realidad cuando vamos a sacar el primer cadáver vemos que la cabeza está desprendida, pero yo la cabeza del primer cadáver no la saco hasta que saco el segundo cadáver.

Abogado: Pero ve que está desprendida en la propia fosa.

Dr. Ros: Si, si. Lo que pasa es que si la fosa es rectangular está ligeramente separada del cuerpo.

Abogado: Usted observa que la cabeza de algún cadáver estuviera en un sitio geográficamente situado, por decirlo de alguna manera, que se hubiera movido ¿o no?, o era su estado natural, es decir, ¿estaba justo detrás del cuello?

Dr. Ros: Bueno, no exactamente detrás del cuello, hay un relativo desplazamiento.

Abogado: En la diligencia de inspección ocular usted habla en un caso de cráneo y otro de cabeza, ¿por qué esa diferenciación?

Dr. Ros: En realidad por el mismo estado que se encuentra el material que se está recogiendo, en un caso se aprecia un cráneo porque hay una perdida de tejidos y prácticamente era un cráneo, y en otro caso la cabeza es un magma que parece que todavía se aprecian restos de carnes y de formaciones a una cara normal.

Abogado: El pelo del primer cadáver, ¿dónde se encuentra?

Dr. Ros: En realidad hay un magma que yo todo lo introduzco en una bolsa y lo introduzco, es que no, no hay una diferenciación, no se puede diferenciar el pelo del primero y el pelo.

Abogado: Yo lo que quiero es que por lo menos nos diga, ¿el pelo del primer cadáver estaba cerca del primer cadáver o estaba más cerca del segundo y tercer cadáver?

Dr. Ros: Estaba en la distancia que habría entre el primero y el segundo, próximo hacia el segundo, o sea una distancia intermedia.

Abogado: ¿Usted supo que era el pelo del cadáver número uno?

Dr. Ros: No, yo en el momento del levantamiento del cadáver, yo cuando saco el primer cuerpo veo que no tiene cabeza, y cuando estoy sacando el segundo es cuando yo noto que hay dos cabezas. Y por la proximidad delimito la que correspondería a la segunda y la que por proximidad a la primera pienso que correspondería a la primera.

Abogado: De hecho en la fosa las cabezas ya estaban separadas del cuerpo.

Dr. Ros: En el cadáver primero y segundo si.

Abogado: Los pelos de esas cabezas estaban próximos, me ha dicho que del primero no se acuerda, ¿y el del segundo?

Dr. Ros: No es que no me acuerdo, es que en realidad si usted ha apreciado las fotografías no se puede valorar, lo que usted me está preguntando.

Abogado: Le voy a hacer la pregunta de otra manera, ¿usted presupone lo que es pelo de uno, y presupone lo que es pelo de otro cadáver?

Dr. Ros: Pues en realidad no es tan fácil. No me resulta fácil diferenciar, porque realmente yo, si usted ha apreciado las fotografías no se aprecia realmente que haya ninguna estructura ni tan siquiera, o sea se aprecia que es un cráneo por la forma, pero yo en aquel momento no diferencio, de hecho lo recojo para estudio porque no, realmente yo en aquel momento no lo pude diferenciar.

Abogado: ¿Y el cadáver número tres?

Dr. Ros: El cadáver numero tres quizá era el que mejor conservado estaba, estaba en la porción inferior y todavía tenía la cabeza, la articulación cervical conservada, la cabeza no estaba desprendida, y una vez sacamos el segundo, el tercero fue el que menos problemas nos dio para sacar, por la facilidad, porque en realidad el tejido estaba, todo el terreno de alrededor estaba muy reblandecido.

Realmente, resultaba difícil entender porqué dos de las cabezas estaban separadas del cuerpo, porqué no estaban en el lugar que les correspondía, es decir, junto al cuello, y porqué las matas de cabello de las niñas se encontraban en lugares tan dispares como para no saber cual era el pelo de cada una. Pero éstos no iban a ser más que algunos de los innumerables misterios que comenzaban a rodear el triple crimen.

Abogado: Su señoría el juez de instrucción le dice que reconozca los cadáveres y eso es lo que el manual de medicina legal dice que ha de hacer ahí porque ese reconocimiento es vital, y ese reconocimiento es ahí donde empieza el gran problema que viene desde mi punto de vista, que viene no intencionadamente, que viene por las omisiones que se consideran irrelevantes, y ahí es donde empieza el principal problema. Yo ahora le pregunto a usted doctor Ros, es porque dice usted y que significa que el cuerpo se encuentra fragmentado por la mitad superior del tronco, la mitad superior del tronco fragmentado, ¿esto quiere decir la cintura, el cuello? ¿Esto qué quiere decir?

Dr. Ros: Está fragmentado en la parte inferior del tronco.

Abogado: Lo tendré mal anotado. ¿Qué significa para usted fragmentado?

Dr. Ros: Bueno quiere decir que el cuerpo está quebrado. Bueno en realidad ahí no se describió la posición que lo encontramos, era una posición genupectoral, entonces lo que se aprecia es la porción dorsal, entonces al estar el cuerpo doblado para no deformar lo que es el momento cuando yo hice la primera extracción, lo que entendí por la situación del cadáver, por la rigidez cadavérica, que ese cadáver podía estar fragmentado, quiere decir que la porción dorsal estaba totalmente, la columna dorsal podría estar rota porque estaba el cuerpo doblado, la posición era genupectoral y lo que se apreciaba en la parte mas externa era la región dorsal.

Abogado: Sigue diciendo que tiene las manos atadas. ¿Cómo y cuándo lo vio?

Dr. Ros: Bueno en realidad aquí como luego pudimos comprobar en el momento de las autopsias, aquí falta una mano pero lo que ocurre que en el momento que yo hago la visión microscópica veo un apelmazamiento que no puedo diferenciar si está las dos manos o si falta una, a mí me da la impresión de que esas manos están atadas pero hay un magma de tierra de tejidos y restos de carne...

Al cadáver número uno, en contra de lo afirmado por el Dr. Ros, no le faltaba ninguna mano. Sin embargo, ésta no iba a ser más que una de las múltiples contradicciones en que incurriría el médico forense.

Abogado: En cuanto al segundo cadáver se refiere usted y hace las siguientes especificaciones. Es también una mujer joven, el cuerpo se encuentra osificado. ¿Quiere usted decir esto?, ¿qué significa y cómo llegó a esta conclusión?

Dr. Ros: Se refiere al concepto de fase de esqueletización, o sea que había una porción ósea diferenciada. O sea que muchas porciones del cuerpo, faltaban las partes carnosas y prácticamente eran muchas de ellas partes óseas solo, al exterior, eso se conoce de esqueletización.

Abogado: ¿La fase de esqueletización no es la última fase de la putrefacción?

Dr. Ros: En principio si.

Abogado: ¿Puede usted explicar entonces esto?

Dr. Ros: Pues realmente posiblemente sería por la posición del cadáver, no se puede precisar porque era en esto en este cadáver, pero esto era así, es un hecho que apareció así.

Defensa: Luego este cadáver, ¿tenía un nivel o una fase de putrefacción distinto a los demás?

Dr. Ros: No, simplemente que por la posición que tenía, simplemente había algunas zonas que estaban en fase más avanzada de putrefacción que los demás.

Ciertamente, el forense Dr. Ros no tenía nada claro porqué el segundo cadáver estaba, según él, más descompuesto que los otros dos, cómo tampoco conocía la explicación a que el cuerpo hubiera aparecido con las piernas flexionadas. Y cómo no había fotografías, él era la única persona que podía aclarar qué había salido realmente de aquella fosa. Sin embargo, desgraciadamente, no fue así.

Abogado: En el apartado referido al cadáver número dos, dice que es hallado en el lugar que es también una mujer joven, que tiene el cuerpo osificado. ¿Nos puede comentar que significa el cuerpo osificado?

Dr. Ros: Vamos el concepto, la idea que yo quería transmitir es que por la unidad de putrefacción cadavérica, los fenómenos óseos, o sea el estado del sistema óseo era realmente en fase de osificación, o sea en fase de descomposición de todo el sistema óseo.

Abogado: De descomposición del sistema óseo.

Dr. Ros: Descomposición quiere decir, por la misma putrefacción cadavérica estaba fragmentado y estaba en un estado.

Abogado: No, vamos a ver, el cuerpo que estaba fragmentado era el cuerpo numero uno. El cuerpo número dos dice usted que está osificado, y la pregunta es, ¿que significa para usted osificado?

Dr. Ros: Osificado quiere decir que en el momento que yo hago la extracción mucha parte de la parte carnosa del cadáver no se encuentra prácticamente, casi todo es hueso en la zona que yo hago la extracción del segundo cadáver.

Abogado: O sea que usted lo encuentra como hueso.

Dr. Ros: Casi todo. O parte, la primera parte que yo hago la extracción se palpan los huesos.

Resultaba sorprendente que el Dr. Ros hubiera afirmado que el cadáver número dos estaba osificado, es decir, convertido en un esqueleto, cuando la realidad era bien distinta.

Abogado: La siguiente especificación del cadáver es manos apelmazadas. ¿Qué significaba y cómo lo apreció?

Dr. Ros: Bueno lo que yo aprecio quiere decir simplemente como si, fue quizá una expresión que lo que me refería es que estaban pegadas, juntas, y que realmente estaban unidas y estaban unidas en un magma que era tierra, manos, con el resto, con la parte anterior del cuerpo, como si estuvieran cogidas a la parte anterior. Yo lo único que describo es como las encuentro. Las encuentro apelmazadas y pegadas.

Abogado: ¿Nos puede indicar cómo estaban pegadas al cuerpo?

Dr. Ros: Como se puede apreciar por las fotografías eran cogidas hacia la porción anterior, en realidad los tres cuerpos mantienen la misma posición, siempre es genopectural, y era hacia la parte anterior.

Abogado: Pegadas las dos manos al cuerpo.

Dr. Ros: Hacia la parte anterior, pero en realidad era un magma que era difícil diferenciarlo.

Abogado: Le voy a volver a hacer la pregunta, ¿pegadas al cuerpo las dos manos?

Dr. Ros: Tendría que, en principio sí.

La verdad es que resultaba increíble que el informe del Dr. Ros afirmara que el cadáver número dos "tiene las manos apelmazadas y pegadas alrededor del cuerpo", cuando en realidad a este cadáver le faltaba la mano derecha. Inconcebiblemente, el Dr. Ros cuando se le pregunta "cómo estaban las manos pegadas al cuerpo" contesta que "como se puede apreciar por las fotografías eran cogidas hacia la porción anterior". La verdad es que en las fotografías lo único que se puede apreciar claramente es que le falta una mano. Pero aún iba a ir más lejos el forense valenciano al afirmar que "los tres cuerpos mantienen la misma posición", algo que sin ninguna duda era absolutamente incierto.

Abogado: En relación con el tercer cadáver, se habla de la cabeza muy deformada. Recuerda usted, en el tercer cadáver dice, el tercer cadáver extraído tiene la cabeza muy deteriorada, o deformada. ¿Que es lo que quiso usted, o indicó usted con esa expresión?

Dr. Ros: Pues por el aspecto externo del cráneo era con mucho deterioro, era una expresión, era una indicación de que tenía un deterioro importante. Que por los mismos fenómenos de la putrefacción cadavérica estaba muy descompuesta toda la parte carnosa y se aprecia perfectamente la parte ósea.

Abogado: O sea según usted era que se apreciaba la parte ósea.

Dr. Ros: Se apreciaba la parte ósea por la misma descomposición del cadáver.

Abogado: Si pero qué deformidad es la que describe usted, porque dice que está muy deteriorada.

Dr. Ros: Es que yo en aquel momento no hago un estudio de lo que es la cabeza del cadáver. O sea, lo que me limito es a sacar el cadáver de la fosa, y yo aprecio que la cabeza esta muy deteriorada para pasarlo a la bolsa, para no deformar ninguna alteración que luego pudiera, a la hora de hacer el estudio en la sala de autopsia pudiera deformarse. O sea, yo en aquel momento la consigna que tenía muy clara era que cada cadáver que yo extraía se pasara en las mejores condiciones posibles a la bolsa, para que luego en la fase de estudio, en la sala de autopsias se pudiera hacer el trabajo lo mas correctamente posible.

Abogado: Perfecto, no es mi intención ponerlo en duda. ¿Para usted el deterioro consiste en que le falta masa muscular?

Dr. Ros: Le falta masa muscular y está apelmazado todo el magma del pelo que en algunos casos de los tres cadáveres estaba desprendido, y había una descomposición porque el material sobre el que estaba puesto era un material barroso blando, que facilitaba mucho.

Resultaba cuando menos llamativo que el propio juez pusiera por escrito "se procede a la extracción del tercer cadáver, el cual presenta una gran deformación en la cabeza" y que el Dr. Ros afirmara, también por escrito "el tercer cadáver extraído tiene la cabeza muy deteriorada", y que al final eso significara únicamente que le faltaba la carne; sobre todo si tenemos en cuenta que la cabeza del segundo cadáver era, según el juez y el propio Dr. Ros, "un cráneo", y no por ello se había descrito como "deformada" y "deteriorada". Pero, mucho más sorprendente era que la afirmación de que "yo en aquel momento la consigna que tenía muy clara..." ¿Qué quería decir con eso el Dr. Ros? ¿Quién le había dado consignas de cómo realizar su trabajo?

Abogado: Se termina en relación con el tercer cadáver. Dice usted en ninguno de los cuerpos se observa ningún tipo de introducción en las manos de objetos. Esta frase es absolutamente incomprensible para mi, ¿puede usted aclarar lo que sus notas dirán sobre eso si lo recuerda?

Dr. Ros: Pues si, en realidad fue una pregunta que me hizo su Señoría, si observaba que entre sus manos había algún tipo de objeto, y yo le contesté a su señoría diciendo que no se encontraba ningún tipo de introducción de manos, o sea no se apreciaban en los cuerpos ningún tipo de agente extraño o diferente a los propios cadáveres y a la tierra, por eso me refiero que no se encuentra ningún tipo de introducción en las manos de objetos.

Abogado: Entonces evidentemente en este estado, al llegar a este punto ya había visto usted las manos de todos los cadáveres, no como antes que no las había visto todavía.

Dr. Ros: No, se refería, yo entendí que la pregunta que me hizo su señoría era como objetos, como algún tipo de objetos extraños y externos a las niñas.

Abogado: Si a cualquiera de los cadáveres le faltara cualquier tipo de hueso o cualquier tipo de músculo, ¿usted se hubiera apercibido?

Dr. Ros: Realmente es imposible en el estado que se encontraban los cadáveres.

Abogado: Y sin embargo si fuera un signo externo que máxima relevancia, es decir, ¿si le faltara un brazo usted lo hubiera notado?

Dr. Ros: Pues realmente no. No, por el magma que era el tejido pegado a la ropa, pegado al cuerpo.

Abogado: ¿Usted es un profesional de la medicina?

Dr. Ros: Si

Abogado: ¿Si le hubiera faltado una mano usted lo hubiera observado?

Dr. Ros: No necesariamente, porque como se puede apreciar en el estudio fotográfico hay un magma de tierra increíble, y entonces yo no quiero en aquel momento alterar para nada el cadáver y yo como lo recojo lo traslado a la bolsa. O sea yo no me fijé en aquel momento si estaban las dos manos, si estaban los dos pies, yo me limito a coger el cuerpo y a llevarlo a la bolsa. En aquel momento era imposible, imposible diferenciar y tampoco me parecía que tuviera ninguna trascendencia valorar si faltaba o no faltaba una mano.

Abogado: Si usted no puede ver una mano, no la puede ver alguien lego en la materia, es decir si usted no le ve la mano o no la puede apreciar, no puedo llegar yo y no vérsela. Es que me llama la atención porque la guardia civil precisamente en el cadáver numero dos dice que el falta una mano, y usted dice que las tenía apelmazadas y pegadas al cuerpo.

Dr. Ros: Es que yo le he explicado que en realidad hay un magma, en realidad sí usted ha presenciado alguna vez un levantamiento de cadáver en estas condiciones, hay un magma que está completamente impregnado, yo ahí no me parecía correcto diferenciar ni tocar nada para no manipular para nada el trabajo posterior. Si la guardia civil lo vio, me parece muy bien y yo en aquel momento era imposible en el estado que estaba poder diferenciar.

Curiosamente, los guardias civiles que estuvieron presentes durante el levantamiento de los cadáveres se dieron perfecta cuenta, y así lo hicieron constar en su informe, que "al cadáver número dos le falta la mano derecha y al cadáver número tres la mano izquierda". Sin embargo, el Dr. Ros, médico forense, que fue la única persona que por orden del juez examinó los tres cadáveres, incomprensiblemente no se percató de la falta de las manos.

Abogado: Bien y la última pregunta de esta diligencia, la primera parte de la autopsia que le corresponde a usted, es según esta descripción, no hay una sola indicación de la posición de los cuerpos en la fosa, individualizados, la posición de cada cuerpo y la posición de cada cuerpo en relación con los demás, en esta diligencia, y le pregunto Señor Ros, ¿esto que es tan importante es que para usted no lo es y por eso no lo ha puesto?

Dr. Ros: Pues no señor, realmente es una cosa importante y que reconozco que posiblemente en el momento de la diligencia lo tenía que haber indicado, y reconozco que en el momento de la diligencia pues no lo describí.

Defensa: Bien, muchas gracias. Terminada esta diligencia usted la firmó, y quiere concretar cuándo, y con quién, y de que modo se volvió de la, porque ahí se acaba su actuación formal y firma, mi pregunta es ¿cuándo se va usted y cómo?

Dr. Ros: Pues mire, vamos a ver, aproximadamente sobre las 9, 8.30, 9 menos cuarto de la noche nos encontramos arriba en la zona rectangular, entonces ya una vez que los 3 cuerpos son depositados en 3 jeeps de la guardia civil, yo tengo un cambio de impresiones con su señoría, en ese momento informado del estado de los cadáveres y de la situación que podía representar este tipo de actuación, pues su señoría acuerda como se expresa en la diligencia la formación del grupo, por parte de su señoría me comenta como me parece que esto como podríamos enfocarlo, se le comenta y su señoría da las órdenes oportunas como se expone en la diligencia, de ahí bajamos al cuartel de Llombay. Bajamos.

Defensa: Bajamos, yo le he preguntado cómo bajó, esto, la diligencia quedó cerrada arriba, usted la firma y el bajamos a que se refiere usted. ¿Usted con el Juez?

Dr. Ros: Primero bajan los 3 jeeps con los cadáveres y en otro coche bajan su señoría con la secretaria y conmigo, juntos, junto a la guardia civil bajamos al cuartel de Llombay, donde en principio por las especiales características de esta situación su señoría ordenó a que esperaríamos a que subieran tres coches funerarios para no bajar las cajas en las condiciones que estaban en el jeep, porque realmente estaban, medio, no estaban, no cabrían dentro del jeep, entonces su señoría decide que hay que esperar que suban 3 coches, esto es aproximadamente a las nueve y cinco o las nueve y diez. ¿Es esto lo que me está preguntando? ¿Me está preguntando los pasos que se siguieron? Es que yo le puedo contar, pues sencillamente yo llegué a las doce de la noche a Valencia y estuve trabajando hasta las siete de la mañana. Esa noche estuve toda la noche trabajando.

Defensa: Pues nada más en relación con esto. Después de estas aclaraciones, de estas consultas, el doctor Ros, señor Perito, ¿tiene que hacer alguna salvedad o alguna rectificación o se afirma y se ratifica en esa diligencia?

Dr. Ros: Pues con todos los errores que pudiera haber en ellos, porque no somos perfectos, posiblemente las cosas se pueden hacer muchas veces mejor, pero desde luego se trabajó con las mejores intenciones y sin escatimar en absoluto horas ni medios.

Pero, aquella tarde, en la soledad de los montes que rodean la Partida de "La Romana", iban a ocurrir más cosas. Alrededor de las siete y media de la tarde hicieron su aparición en el lugar el capitán Francisco Bueno, el cabo Ramón Carmena y el guardia José Miguel Hidalgo Domínguez, tres de los cuatro componentes de la UCO (el grupo de especialistas venido desde Madrid para hacerse cargo de la búsqueda de las tres niñas). Inconcebiblemente, nadie les avisó de la aparición de los cadáveres, hasta que éstos ya habían sido desenterrados y se encontraban introducidos en los sudarios de plástico. Los especialistas enviados directamente por el ministro del Interior para buscar a Miriam, Toñi y Desirée habían sido los últimos en enterarse del hallazgo de los cuerpos. ¿Se les ocultó de forma intencionada?

Hasta los periodistas se enteraron antes que ellos, ya que alrededor de las cinco y media de la tarde, dos reporteros del diario "Las Provincias" habían accedido hasta el inhóspito lugar y estuvieron haciendo fotografías hasta que fueron sorprendidos por uno de los guardias civiles. Y pudieron hacerlo, porque ninguno de los agentes de la Benemérita se tomó la molestia de acordonar la zona para impedir el acceso a cualquier curioso que pudiera incluso haber dejado pistas falsas en el lugar.

Finalmente, alrededor de las ocho y media, cuando la oscuridad se había adueñado de la soledad de los montes de "La Romana", los cadáveres de las niñas fueron introducidos en tres ataúdes, el que había llevado el funerario Carboneres y otros dos que habían subido más tarde miembros de la Guardia Civil. Después, con la ayuda de cuerdas, ya que los féretros no cabían en los vehículos todoterreno de la Benemérita y no se podían cerrar las puertas traseras, se sujetaron las cajas en los Land Rover y emprendieron viaje hasta el Cuartel de Llombay. Allí, inexplicablemente, los supuestos cadáveres de Miriam, Toñi y Desirée permanecieron alrededor de tres horas, en contra de la orden dada por el juez, esperando la llegada de tres furgones funerarios. Era evidente que no se podían trasladar los féretros hasta la capital valenciana en las condiciones en las que se habían bajado de "La Romana", con media caja fuera de los vehículos y atadas con cuerdas. Sin embargo, resultaba difícil entender que fueran necesarias casi tres horas para cambiar los ataúdes de coche. ¿Era únicamente un detalle más de la descoordinación policial y judicial? Lo cierto es que diez minutos antes de las doce de la noche, tres coches fúnebres salieron del Cuartel de Llombay y escoltados por vehículos de la Guardia Civil, se dirigieron al Instituto Anatómico Forense de Valencia, el lugar donde al día siguiente iban a practicarse las autopsias y donde quedarían depositados los ataúdes que contenían los cuerpos de las tres niñas.

Arriba, en la fosa, únicamente se quedó un retén de guardias civiles que acordonaron la zona y pasaron toda la noche de vigilancia para que nadie accediera hasta la que había sido la tumba de Miriam, Toñi y Desirée.

¿QUIERES SALIR AQUI?, ENLAZAME

.