.

.

.

.

..

.

martes, enero 26, 2010

ALCACER , LA "VERDAD" OFICIAL ---- LA ESPAÑA NEGRA

LA "VERDAD" OFICIAL



La escandalosa e increíble fuga de Antonio Anglés, que llegó a provocar la comparecencia del ministro del Interior en el Parlamento, para dar explicaciones y asumir la responsabilidad de la misma, estaba sembrando las primeras dudas en la opinión pública acerca de lo ocurrido realmente con las niñas de Alcácer.

Los españoles no podían creerse que un delincuente de poca monta, como Antonio Anglés, hubiera sido capaz él solo el mayor cerco policial de la historia de nuestro país.

Además, estaba la "confesión" de Ricart. Una "confesión" plagada de incoherencias, falsedades, incongruencias... en fin, que no cuadraba nada. Sobre todo, en cuanto empezaron a conocerse los análisis del Instituto Nacional de Toxicología. Por ello, la Guardia Civil quería volver a interrogar a Ricart.

Sin embargo, había un problema. Los hombres del capitán Ibáñez, ya habían tenido en su poder a Miguel Ricart durante el tiempo máximo que les permitía la ley: las 72 horas que permaneció en el cuartel de Patraix. A partir de entonces, cualquier interrogatorio que se realizara al presunto asesino, tendría que ser en presencia del juez y del fiscal.

No obstante, quedaba un resquicio: pedir permiso al juez Bort para visitar a Ricart en la cárcel, para preguntarle supuestamente por el paradero de Anglés. Y eso hicieron.

SOLICITANDO AUTORIZACIÓN ENTREVISTA UN PRESO

Por ser de interés para el esclarecimiento y detención de Antonio Anglés Martins, en relación con el triple asesinato de las tres niñas de Alcácer, solicito de V.I., autorización para entrevista en la prisión de Castellón con el preso Miguel Ricart Tárrega, en los siguientes términos:

- Mostrar fotografías.

- Sobre amigos Antonio.

- Identificación personas.

- Lugares posible ocultación.

El documento, fechado el 9 de febrero y firmado por el capitán Ibáñez, surtió su efecto y el juez Bort autorizó la entrevista.

Días después de ser visitado por dos guardias civiles en la prisión de Castellón, Miguel Ricart solicitó declarar nuevamente ante el juez Bort.

JUZGADO DE INSTRUCCIÓN NÚMERO SEIS DE ALZIRA

DECLARACIÓN

Nombre y apellidos: MIGUEL RICART TÁRREGA

DNI/Pasaporte: 52638150

Naturaleza: Catarroja, Valencia

Fecha de nacimiento: 12-9-69

Hijo de Miguel y de Encarnación

Domicilio: Calle Alicante 11-5 Catarroja

En Alzira a dos de marzo de mil novecientos noventa y tres

Ante el Juez de Instrucción y de mí...

Están presentes el Ilmo. Sr. Fiscal Jefe Don Enrique Beltrán y el Médico Forense de Instrucción 6 de Alzira Don Francisco Ros Plaza.

Leída la declaración prestada anteriormente ante este mismo Juez Instructor realiza el declarante las siguientes aclaraciones y rectificaciones:

-Que no es cierto que durante el trayecto hacia la discoteca "Coolor" Antonio Anglés llevase ningún arma de fuego sino que llevaba un cuchillo lanzador que siempre llevaba enfundado en el pantalón, si bien durante el trayecto en el viaje que hicieron en el vehículo no lo sacó en ningún momento sino que cuando las jóvenes se dieron cuenta que pasaban de largo de la discoteca y que no las paraban y empezaron a protestar el declarante dijo a Antonio de dar la vuelta y dejarlas pero éste último pegándole dos capones le dijo que en el coche mandaba él, y a continuación, para acallar las protestas de las niñas Antonio empezó a pegarles puñetazos a las mismas, siendo pues cierto todo lo relatado en la anterior declaración sobre lo que ocurrió en el interior del vehículo en este primer trayecto, salvo lo ya dicho de que no llevaban Antonio ni sacó ningún arma de fuego así como también el que no es cierto que en ese momento ataran a ninguna de las jóvenes, asimismo hace notar el declarante que una vez que bajaron del vehículo, aunque no puede concretar si las jóvenes llevaban o no algunos dientes rotos, supone que si, pues Antonio pegaba con mucha fuerza, y en cualquier caso lo que si que vio es que las tres estaban completamente digo tenían completamente ensangrentadas las caras con los labios y narices ensangrentadas.

-Que no es cierto que pararan en ninguna fábrica ni en ningún campo de algarrobos sino lo cierto es que fueron a la caseta directamente a la caseta de Llombay que queda cerca del lugar de enterramiento y ello a indicación de Antonio. Y que aunque Antonio no le dijo concretamente que es lo que pretendía hacer, el declarante ya se imaginó que podía ocurrir lo que después pasó ya que anteriormente, un mes antes aproximadamente Antonio lo había comentado que tenía ganas de coger algunas niñas violarlas y matarlas después.

-Que pararon el coche en una explanada donde hay unas colmenas y donde acaba el camino para poder llegar a la caseta de Llombay, que queda a unos cuatrocientos metros de allí, y a la que se llega a través de una senda. Una vez pararon el coche bajaron los cinco y en fila india se dirigieron hacia la caseta yendo el declarante delante con una linterna encendida y Antonio el último con otra, y mientras andaban las niñas les preguntaban donde las llevaban y les pedían que las dejasen marchar, a lo que Antonio siempre les contestaba que se callaran y siguieran.

-Una vez llegaron a la caseta subieron directamente al piso alto y dejaron allí encendida una gran linterna pero dando luz roja para evitar que alguien les pudiera ver desde el exterior. Una vez allí el declarante le dijo a Antonio que estaba bien haber hecho lo que habían hecho pero que no se le ocurriera llevar a la práctica la idea que tenía en la cabeza, a lo que Antonio le contestó que allí se hacía lo que él decía y que él se iba a quedar a gusto ese día, lo que significaba con ello que quería violar y matar a las jóvenes. Al mismo tiempo las tres jóvenes protestaban y querían marcharse ante lo que Antonio, nuevamente iracundo comenzó a golpear con una tranca a Miriam y Desirée que se encontraban atadas a un poste, y les dio varios golpes fuertes a ellas quedando una de las dos, Desirée inconsciente un momento mientras que Miriam le pedía a Antonio que no le pegase. Se aclara a este respecto que una vez que llegaron a la caseta y subieron al piso alto, lo primero que hizo Antonio fue atar a Miriam y a Desirée a un poste que hay en el centro del habitáculo con las manos a la espalda y atadas al referido poste con gasas que llevaban Antonio o con cuerda de ganado que había en la misma caseta sin que pueda recordar exactamente con cual de esos dos elementos se hicieron las ataduras, y encontrándose las dos jóvenes en posición de espalda con espalda y sentadas en el suelo, quedando el poste en medio de las mismas; y mientras tanto el declarante sujetaba a Antonia que permanecía de pie.

-A continuación Antonio cogió a Antonia la tiró a un colchón que allí había y la desnudó totalmente mientras ésta se oponía y se defendía, siendo en todo momento reducida por Antonio, una vez desnuda y estando tumbada cara arriba Antonio se bajó los pantalones y los calzoncillos y le introdujo el pene por vía vaginal, continuando entre tanto la resistencia de Antonia al mismo tiempo que daba muestras de que le dolía la penetración. Sin embargo unos diez minutos más tarde, sin que pueda precisar el declarante si hubo o no eyaculación Antonio dio la vuelta a Antonia dejándola boca abajo, e introdujo su miembro por vía anal, mostrando también Antonia el dolor que aquello le representaba, hasta que aproximadamente unos cinco minutos después Antonia profirió unos gritos y alaridos desgarradores de dolor, apercibiéndose el declarante que Antonio encontrándose ya junto a Antonia estaba introduciendo en el ano de ésta un palo, cuyas características no puede precisar, suponiendo que debió durar unos cinco minutos la penetración del referido palo.

-Una vez hecho lo anterior Antonio le dijo a Antonia que se vistiera, ayudándole a hacerlo ya que la misma se encontraba en unas condiciones muy malas, y una vez vestida la ató al poste después de haber desatado previamente a Desirée, siendo en esta operación ayudado por el declarante.

-Desatada Desirée Antonio la desnudó rompiéndole las ropas superiores y la tiró en el colchón donde le bajó los pantalones y las bragas diciéndole al declarante que "ahora le tocaba a él" protestando el declarante que en esas condiciones a él no le apetecía hacerlo respondiéndole Antonio que estaba con él o lo enviaría a tomar por culo, dando a entender que lo mataría, al mismo tiempo con un tronco de bastante grosor le golpeó dos o tres veces al declarante en la parte inferior de la espalda.

Entonces el declarante se bajó los pantalones y calzoncillos y tumbándose en el colchón encima de Desirée la penetró por delante, estando aproximadamente cinco minutos hasta que cansándose y sin llegar a eyacular retiró el miembro y se volvió a vestir, mientras tanto Antonio estuvo arrodillado en el colchón viendo como lo hacía el declarante y cuando éste terminó le dijo que si ya estaba con ello, dando a entender que le había parecido muy corto. Hace constar a este respecto el declarante que al tener acceso carnal con Desirée ésta se opuso y le pidió que no lo hiciera si bien previamente no utilizó fuerza contra él ya que previamente Antonio le dijo que la mataría si no lo hacía con el declarante.

-Al terminar el declarante de penetrar a Desirée, como ya se ha dicho, concretamente Antonio le dijo que si ya has terminado, pues vaya mierda de hombre que eres, y a continuación Antonio se bajó los pantalones se montó encima de Desirée y la penetró por delante protestando y resistiendo ésta ante lo que Antonio le dio varias tortas, debiendo durar la relación sexual de Antonio unos diez minutos, pasados los cuales Antonio se subió los pantalones ayudó a vestir a Desirée y la volvió a atar en el poste junto a sus amigas, mientras tanto el declarante permaneció sentado asustado.

-Estando atadas las tres el declarante y Antonio cogieron la linterna y se volvieron hacia el coche y subiendo al mismo se dirigieron a Catadau, a un bar cuyo nombre no recuerda donde encargaron y compraron dos bocadillos una ensalada, una cerveza y una botella de agua y se volvieron con todo ello a la caseta, donde cenaron los dos y ofrecieron agua a las jóvenes, de las cuales sólo una no quiso beber.

-Una vez hubieron cenado Antonio desató a Miriam le quitó la ropa y una vez desnuda la tiró en el colchón procediendo a hacer con ella lo mismo que había hecho con Antonia, esto es, la penetró primero por delante, después por detrás y por último le introdujo un palo por el ano, si bien con Miriam debió durar un poco más la penetración con el miembro viril, así como mientras la penetraba la golpeaba para evitar su resistencia.

-Después de terminar con Miriam y vestirse ésta ayudada de Antonio, éste ató a aquella sobre una especie de travesero que había en lo alto estando Miriam de pie de espaldas a la pared y con los brazos un poco levantados y las manos atadas a la referida madera. A continuación decidieron el declarante y Antonio acostarse en el colchón para dormir tirándose por encima un trozo de moqueta que allí había y diciendo Antonio que mañana más. Sin embargo como las niñas no dejaban de llorar y pedir que las dejasen libres, Antonio, unos cinco minutos después se levantó nervioso y cogiendo un palo empezó a atizar fuertemente contra las tres, golpeándolas cuatro o cinco veces a cada una por todas partes del cuerpo. Una vez terminó de golpearlas Antonio desató a Miriam de donde estaba y la volvió a atar en el poste junto a sus dos amigas, para a continuación diciendo que ahora vais a ver que esto va en serio, se bajó con la otra linterna para volver nuevamente unos diez minutos después, enseñando a las niñas el arma que traían y tirando de carro para que vieran que era una pistola de verdad. La referida arma es de Antonio y él la solía tener escondida en la caseta de Llombay y la utilizaba cuando cometía algún atraco.

-Hecho lo anterior volvió Antonio a acostarse en el colchón quedando dormido el declarante hasta la mañana siguiente, aproximadamente hasta el amanecer viendo entonces que Antonio estaba ya despierto, aunque continuaba tumbado en el colchón; entonces Antonio se levantó y se marchó sin decirle a donde al declarante ni con que fin, tardando unas tres o cuatro horas en volver, tiempo este que el declarante permaneció en la caseta vigilando a las niñas, y en el que éstas le pidieron que las dejase libres y el declarante se negó ya que le iba a ir la vida con ello. Posteriormente el declarante supo que durante esas tres o cuatro horas Antonio había cavado la fosa, sirviéndose para ello de una azada que llevaba en el coche y de un pico que anteriormente lo tenía en la caseta de Alborache, aunque ignora el declarante si Antonio fue ese mismo día a Alborache a cogerlo o sí ya lo había llevado a la caseta de Llombay antes de ello.

-Cuando Antonio volvió llamó al declarante para que bajase a la planta baja y allí le dijo que había que matar a las niñas y enterrarlas para que no se chivasen a su defecto ya había cavado él un hoyo; ante esto el declarante le propuso a Antonio dejarlas libres a las niñas pues las mismas le habían asegurado que dirían que habían sido dos encapuchados, diciendo Antonio que parecía ser tonto diciendo eso ya que si continuaban vivas, los descubrirían a ellos. Entonces subieron al piso alto y permanecieron allí aproximadamente dos horas sentados y estando hablando Antonio hasta que se hicieron aproximadamente las tres de la tarde, en que Antonio se levantó y diciendo que nos vamos dirigiéndose a las jóvenes las desató y se fueron todos hasta donde estaba el coche, debiendo Miriam ser ayudada por Antonio ya que no podía andar perfectamente, rectifica el declarante en el sentido de que Antonia y Desirée andaban con dificultad siendo ayudadas por el declarante si bien la que peor andaba era Miriam que era ayudada por Antonio. Una vez que llegaron cerca de donde se encontraba el coche cerca de unas colmenas y un campo de olivos, allí Antonio le dijo que volviera al declarante que subiera a la caseta y que trajera un trozo de moqueta que durante la noche habían utilizado para taparse. Rectifica el declarante que el declarante que fueron directos de la caseta a la fosa sin llegar a las colmenas y es allí donde Antonio le dijo al declarante que fuera a por el trozo de moqueta.

-Una vez volvió el declarante con la moqueta a donde estaba la fosa y los demás, las niñas dándose cuenta de que dicho hoyo estaba destinado a su enterramiento suplicaron a Antonio que las dejase ir a lo que éste les respondió que lo sentía mucho pero que debía quitarles de enmedio para que no se chivasen, ante lo cual las tres jóvenes se pusieron a gritar histéricamente, y entonces Antonio utilizando una especie de onda una piedra que llevaban enrolladas en una camiseta comenzó a golpear a las niñas a las que se encontraban arrodilladas porque no podían estar de pie, si bien como en una de las veces el propio Antonio resultó golpeado, dejó dicho instrumento y cogió el palo que después enterraría en la fosa junto a los cuerpos continuando golpeando con el durante bastante tiempo y con fuerza a las jóvenes, perdiendo Antonia el conocimiento a consecuencia de ello, mientras que una de las dos continuó chillando histéricamente, por lo que Antonio sacando el cuchillo pinchó con él a ésta por la espalda.

Aclara que mientras fue a por la moqueta supone que Antonio ató nuevamente las manos a las jóvenes ya que así se encontraban éstas cuando él volvió.

-Después de lo del cuchillo Antonio sacó la pistola la montó y disparó el gatillo pero no salió el disparo, por lo que volvió a montarla saliendo disparado el cartucho no disparado, y procediendo, digo el cartucho salió expulsado y cayendo al suelo, disparando nuevamente hasta tres tiros dirigidos a cada una de las tres jóvenes encontrándose en ese momento Antonia tumbada en el suelo y desvanecida y de costado, la que fue pinchada también tumbada pero boca abajo y gritando, y la última arrodillada con el cuerpo y la cabeza acurrucado casi en el suelo y con las manos tapándose la cara, y todas ellas estando al borde de la fosa, un poco apartadas si bien Antonio estaba en el borde de la fosa de espalda a ella y quedando pues al medio de las niñas y la fosa.

-Después de muertas Antonio colocó en el fondo de hoyo la moqueta, tiró un cuerpo tras otro en el interior y de modo que quedaban apilados para taparlos con el resto de la moqueta y a continuación tirar la tierra encima, para lo cual Antonio requirió al declarante a que le ayudara, lo que así hizo éste con la azada mientras Antonio enterraba con la parte más ancha del pico. Una vez cubrieron de tierra la fosa arrancaron matorrales y arbustos y los tiraron por encima y los plantaron para disimular la existencia de tierra movida, así como Antonio se puso a buscar los casquillos hasta que los encontró.

-Hecho lo anterior se volvieron los dos a la caseta y Antonio subió a la planta alta a recoger lo que se le hubiera podido caer y todo lo suyo, cogieron las linternas y se volvieron hacia el coche, recogiendo de camino el pico y la azada que se llevaron también al coche. Una vez subidos al coche y puestos en marcha se dirigen como indica Antonio a la caseta de Alborache a dejar el pico y la azada y quedarse allí si bien como en un trecho pararon al borde del camino y Antonio escondió la pistola bajo de unas hierbas.

Una vez llegaron a Alborache se quedaron allí sin que sea cierto lo manifestado en la declaración anterior de que hubieran destruido las ropas en un vertedero de Buñol, ya que el declarante no se manchó sus ropas para nada aunque cree que Antonio si debió mancharse el pantalón vaquero que llevaba ya que después no se lo ha vuelto a ver. Y desde entonces el declarante no ha vuelto a subir más a la caseta de Llombay ni a la fosa sino que únicamente él y Mauricio el hermano de Antonio fueron a recoger la pistola porque al día siguiente iban a hacer un atraco en Buñol el declarante, Antonio y Roberto el hermano de Antonio a la Caja Rural, si bien no llegaron a entrar en la entidad bancaria ya que estando esperando en el coche a la puerta la Guardia Civil les dio el alto y salieron huyendo. Hace constar el declarante que el día cinco de noviembre anterior, él junto con el Mauri hicieron otro robo en la misma entidad bancaria llevando y usando el declarante la pistola de Antonio cargada con cinco cartuchos, mientras que éste último les esperaba fuera en el coche para huir, obteniendo un botín que no llegaba al millón de pesetas. Hechos estos que los cuenta entre risas y comentarios irónicos de que como para los bancos Antonio es un "cagado". En relación en el atraco del día cinco de noviembre aclara que Antonio quedó a una cierta distancia con el vehículo yendo desde éste hasta la entidad bancaria el declarante y el Mauri con una moto Derby Variant negra que anteriormente Antonio había sustraído en Pedralva.

-Por otra parte también rectifica el declarante que el Opel Corsa que utilizaron en los hechos si bien aparece con el nombre del declarante realmente su propietario es Antonio Anglés ya que su precio lo obtuvo en otro atraco que lo consiguió en compañía de su hermano Mauricio en el Banco Popular de Villar del Arzobispo provistos de una moto Onda que también había sustraído Antonio.

-A preguntas del Sr. Fiscal, que nunca habían visto ni conocido a las chicas ni el declarante y cree que tampoco Antonio ya que al subirlas en el coche ni en el trayecto nada reveló que éste pudiera conocerlas.

Cuando Antonio dijo al declarante que tenía ganas de coger a unas chicas y abusar de ellas creía el declarante que era exageración.

Ratifica lo que dijo en su anterior declaración respecto que las tres niñas al vestirse tenían en la parte interna de los muslos tenían mucha sangre.

No se explica después de haber reconocido el colchón de muelles que consta en las fotografías donde se llevaron a cabo los hechos no tiene ninguna mancha de sangre.

La postura del colchón de muelles que está en la fotografía del atestado no es la que tenía el día de los hechos ya que ese día estaba en sentido transversal al que la fotografía tiene.

-Nuevamente a preguntas del Sr. Juez manifiesta: que rectifica en el sentido de que es posible que a Miriam no la atasen en una percha o travesero como ha indicado anteriormente sino en el mismo poste donde estaban atadas las otras pero de pie tal como aparece desprenderse de las fotografías del atestado, así como que Antonio pegaba a las niñas no sólo para hacerlas callar sino porque le gustaba verlas sufrir.

-Rectifica también en el sentido de que cuando Antonio mantuvo relación sexual con Miriam el declarante estuvo todo el tiempo manteniendo a ésta por los tobillos ya que la misma con las piernas había estado rechazando a Antonio y que no recuerda si con Miriam se le puso el mismo palo que con las otras analmente. También rectifica en el sentido que a Desirée Antonio le hizo lo mismo que las otras dos de penetrar por vía anal tanto con su miembro viril como con un palo similar, y que también a Desirée la sujetó por los tobillos el declarante mientras Antonio la agredía sexualmente.

-En cuanto al corte de pezón que se le hizo a una de las niñas lo único que sabe es por lo que se le ha dicho al tomársele declaración pero el no lo presenció ni se apercibió de ello, suponiendo que ocurriría cuando Antonio, estando acostados se levantó del colchón porque las niñas lloraban, pero el declarante no lo vio ya que permaneció todo el tiempo acostado y tapado con la moqueta.

-No recuerda o no se apercibió que después de muertas Antonio clavara algo en la vagina de Miriam así como que en general se hiciese algo con los cadáveres.

-También manifiesta que cuando se hizo el primer disparo que falló y se inclinó hacia Antonia digo dirigido el requerido disparo a Antonia, Antonio se inclinó para poderle disparar a la cabeza desde una distancia de unos tres o cuatro palmos.

-Cuando ayudó a Antonio a enterrar los cuerpos no vio la posición de estos ya que estaban cubiertos por la moqueta.

-Que ignora la razón y el modo de porqué las pegatinas de la moto Honda sustraída por Antonio aparecieron despegadas y enterradas en la fosa.

Terminada la presente leída y hallada conforme la firman todos los presentes detrás de Su Señoría, de lo que doy fe.

La verdad es que era difícil entender el porqué de los cambios de actitud de Miguel Ricart.

Cuando fue detenido por la Guardia Civil y se le leyeron sus derechos, manifestó por escrito que no deseaba declarar. Sin embargo, pocas horas después, lo hace y además para "confesarse" culpable. Y, cuando vuelve a ver a la Guardia Civil en la prisión de Castellón, otra vez cambia de parecer y decide declarar nuevamente ante el juez.

Oficialmente, la visita de los miembros de la Benemérita a la cárcel dónde estaba ingresado "El Rubio", era para conocer el paradero de Anglés.

Según el capitán Ibáñez:

"Que en relación con la visita a Castellón, se ordena por la propia Comandancia a la vista de las informaciones que tenemos, para ver si Miguel Ricart nos puede decir los lugares frecuentados por Antonio Anglés.

Se hace ese viaje que obedece a la localización de Antonio Anglés, porque ya sabíamos entonces que él y Miguel Ricart eran amigos de correrías cuanto menos, y podía saber donde se escondía Antonio Anglés.

Que no sé si di la orden. Yo sé que se dio. Supongo que firmaría la orden judicial, se tuvo que firmar porque sin ella no se puede visitar. Que la orden pudo darla el comandante o el propio Instructor.

Que me consta que Pablo Pizarro estuvo. Otras personas no sé si estuvieron".

Sin embargo, el sargento Pablo Pizarro, cuando declaró ante el juez, no recordaba ningún dato facilitado por Ricart al respecto del paradero de Antonio Anglés:

"No se ha realizado ninguna diligencia sobre esta gestión y entrevista, porque la gestión no da resultados.

No hay constancia de las fotos exhibidas, porque serían muchas fotos, mil dos mil, tres mil, y eso nunca.

Que no recuerda porqué amigos se le pregunta.

Que no recuerda qué lugares de ocultación le dijo Ricart.

Que no recuerda qué personas se trataba de identificar".

Lo que sí recordaba era que:

"Miguel Ricart me contó las atrocidades de "La Romana" y fue de modo espontáneo.

Que sujeta los tobillos, abre las piernas, introducen objetos, quítate de encima, no te corras, que las dejan atadas mientras están durmiendo, y Antonio se levanta y porque gemían les pega una gran "tunda" y a la mañana siguiente les pega un tiro en la fosa.

Entonces le informo que lo que me cuenta a mí no tiene valor y que debería ponerse en contacto con los de la cárcel para declarar ante el juez.

EL gran interrogante era: ¿Por qué Ricart había decidido "de modo espontáneo" confesar la "verdad"?

Según Pablo Pizarro, el Instructor:

"Creo que era porque todavía era persona y no un cartel de circo".

Sin embargo, Miguel Ricart contó ante el juez otros motivos muy distintos para cambiar su declaración:

"Cuando estaba en la prisión de Castellón me visitaron dos guardias civiles, dos de tantos que me sometieron a torturas, y me dijeron exactamente lo que tenía que decir.

Es más, me dijeron los siguientes datos: que había una bala en la fosa, eso no me lo creo yo; que las niñas fueron violadas en la caseta de "La Romana", tampoco me lo creo; que las niñas fueron asesinadas ahí, tampoco me lo creo.

También dijeron que las niñas tenían marcas en los tobillos, y que dijese que no les habían metido palos por el culo, que se las habían follado por el culo. Que me dijeron que los accesos carnales solamente habían sido anatómicos, que no les habían introducido objetos en sus partes, que dijese que no les habín metido nada, que había sido penetración masculina.

Me dijeron que dijese que eso había sucedido ahí en la casa esa, porque ellos lo sabían. Me dijeron que una de las víctimas murió de rodillas y con las manos tapándose la cara. Parece ser que la Guardia Civil sabe mucho.

Y una cosa tengo muy clara: esto dos tíos, no lo han hecho. Dos hombres, dos personas solas, eso se lo digo yo, no lo han hecho.

Que dije que estando las tres niñas al borde de la fosa, Antonio hizo un disparo a una de ellas, pero se le encasquilló el arma y al volver a montarla el cartucho salió cayendo dentro de la fosa. Que recuerdo haber dicho esto, porque me dijo la Guardia Civil que había una bala en la fosa y que seguramente les falló el disparo.

Que la que fue pinchada, estaba boca abajo gimiendo y gritando, y la última arrodillada, con las manos tapándose la cara y las tres al borde de la fosa. Así lo dije porque así es como me lo dijo la Guardia Civil.

Que digo que lo dije pero me lo dijeron ellos a mí.

Que ahí se tiene que dar cuenta que todo lo declarado es falso, exceptuando que hay tres chicas muertas.

Que en cuanto al corte del pezón que se le hizo a una de las niñas lo único que sé es lo que se me dijo al tomarme declaración. El médico forense dijo ahí que a una de las niñas le faltaba un pezón, arrancado seguramente, ellos sabrán lo que han hecho con las autopsias, yo en eso no quiero entrar.

Que los dos que me visitaron en la prisión de Castellón, para forzarme a hacer una declaración, fueron un tal Pedro y el que me interrogó la primera vez, un sargento gordo de más de 40 años y con algún pelo cano.

Que esta visita tenía por objeto darme todo lo que habían encontrado, no supuestamente nuevo, y cambiar el lugar de los hechos.

Que si me amenazan de muerte qué quiere que haga, yo no voy de mártir.

Que lo que pretendo es que metan en la cárcel a los que hayan hecho esto y que no se justifique nadie conmigo, pero no digo la justicia, sino unos mandos de la guardia civil ante la justicia, y lo puedo demostrar.

Que lo único que falta es que me maten, más que me han acosado, ya no me pueden acosar".

Pero, había un detalle en la declaración de Ricart, que llamaba poderosamente la atención. Era el hecho de que Antonio y él, después de haber abusado de dos de las niñas, hubieran cogido el coche para trasladarse hasta un bar de Catadau, donde compraron algo de comer, para regresar nuevamente a la caseta de "La Romana".

Resultaba extraño que hubieran dejado solas a las tres niñas durante, al menos, dos horas, que es el tiempo que se tarda en recorrer el infernal camino que separa "La Romana de Catadau, en un viaje de ida y vuelta.

Sin embargo, según la siguiente diligencia de la Guardia Civil, Ricart había dicho la verdad.

DILIGENCIA HACIENDO CONSTAR LA PERMANENCIA EN UN BAR DE CATADAU LA NOCHE DEL 13-11-92 DE MIGUEL RICART Y ANTONIO ANGLÉS MARTINS

En Valencia, dependencias de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la 311ª Comandancia de la Guardia Civil, a las diez menos veinte de la mañana del día 9 de marzo de 1.993, el Instructor extiende esta diligencia y hace constar:

Que en la declaración prestada por Miguel Ricart Tárrega se expone que la noche del 13-11-92, tras violar a las niñas y dejarlas atadas, se fueron a un bar de Catadau donde compraron bocadillos y una ensalada para llevárselo a cenar a la caseta donde habían dejado atadas a las niñas.

Que comprobando esta manifestación se ha averiguado que: La citada noche, sobre las 24 horas, en el bar denominado "PARADOR" de la localidad de Catadau (Valencia), llegaron los llamados Miguel Ricart Tárrega y Antonio Anglés Martins; que estos individuos pidieron tres bocadillos, una ensalada y bebida que se llevaron sin consumirlos en el establecimiento.

Que estos datos han sido obtenidos del propietario del bar PARADOR, llamado Arturo Ortega Grau, vecino de Catadau (Valencia), con domicilio en..., persona no muy colaboradora y con muchos reparos a firmar su manifestación y de su esposa, mujer que también estuvo esa noche en el bar y que recuerda perfectamente que entraron Miguel y Antonio y pidieron los bocadillos y la ensalada.

Y para que conste se extiende por diligencia que firma el Instructor en unión de mí, el Secretario, que certifico.

Parecía la prueba definitiva de la culpabilidad de Miguel Ricart, ya que ese detalle de bajar al bar a por comida no podía habérselo dictado la Guardia Civil.

Sin embargo, cuando los propietarios del bar "Parador" declararon ante el juez, se demostró, una vez más, que la diligencia firmada por el Instructor, por el sargento Pablo Pizarro, no se correspondía con la verdad, ni mucho menos.

Esto es, lo que bajo juramento, afirmaron los dueños del bar:

ARTURO ORTEGA GRAU

Que a la Guardia Civil, el 13 de noviembre Antonio Anglés y Miguel Ricart nunca les he dicho que bajaron a comprar unos bocadillos.

Que recuerdo que vinieron un viernes por la noche. El día no lo recuerdo. Era un viernes, era por la noche, de 11 a 12 de la noche.

Que recogieron tres o cuatro bocadillos, una ensalada en recipiente de poner pollos asados, y una botella de agua de litro y medio.

Que quien entró fue Ricart.

Que quien se quedó fuera en el coche no se quién era

Sin embargo, la mujer del propietario, sí había reconocido al que aquella noche, no necesariamente el día 13 de noviembre, había acompañado a Miguel Ricart:

ANA FLORES CABRERA HIGUERA

Que nunca he declarado a la Guardia Civil que el 13 de noviembre Miguel Ricart viniera a mi establecimiento.

Que no firmamos porque no coincidía lo que se manifestaba con lo que era.

Que la persona que estaba fuera estaba junto a una palmera.

Que no reconocí a esa persona como Antonio Anglés. No era Antonio Anglés, porque Antonio era o es muy alto, y ese chico era un poquito más bajito.

Que características que pueda decir de esta persona, sería muy parecida a Mauricio, y más o menos su misma complexión física.

Durante casi 5 años, el juez, el fiscal y los abogados habían estado convencidos, que los dueños del bar "Parador" habían afirmado que Ricart y Anglés estuvieron en su bar la noche del 13 de noviembre.

¿Porqué las diligencias de la Guardia Civil faltaban a la verdad?

¿QUIERES SALIR AQUI?, ENLAZAME

.