.

.

.

.

..

.

martes, enero 26, 2010

ALCACER , LOS AMIGOS ---- LA ESPAÑA NEGRA

LOS AMIGOS


A los cuatro días del hallazgo de los cadáveres, para los investigadores de la Guardia Civil, los hombres del capitán Ibáñez y el sargento Pizarro, las cosas estaban absolutamente claras: "solo falta la detención de Antonio Anglés para que el caso pueda darse por cerrado en lo que a investigación policial se refiere". Incluso llegaron a aconsejar al juez de Alcira que decretara el levantamiento del secreto sumarial, "ya que la investigación ha sido dada por finalizada".

Sin embargo, y pese a que Miguel Ricart había "confesado" culpable y únicamente acusaba a Antonio Anglés, parecía imposible que nadie pudiera creerse que no había más personas implicadas en las violaciones y los asesinatos.

De hecho, la búsqueda de un tercer asesino llenó los titulares de todos los periódicos españoles y hasta el propio ministro del Interior confirmó en rueda de prensa que las investigaciones iban encaminadas, no solo a la detención de Antonio Anglés sino a la de otros posibles autores.

Desgraciadamente, nunca se han sabido si esas investigaciones se realizaron y quiénes fueron las personas sobre las que éstas iban encaminadas, puesto que no existe documento alguno al respecto en el Sumario. Oficialmente, lo único que hicieron los hombres del Cuartel de Patraix fue tomar declaración a cuatro personas.

Al cumplirse cinco días del desenterramiento de los cuerpos de las niñas, el primero de febrero, un hombre de unos 50 años se presentó en el Cuartel de Patraix, pidiendo hablar con alguno de los guardias que llevara la investigación del triple crimen. Era alto y muy delgado, con unas facciones endurecidas y unos ojos tan escondidos en las cuencas, que cuando te miraba parecía que lo hacía desde lo lejos. Quizás porque su aspecto no era demasiado pulcro o porque su forma de expresarse daba a entender que era una de esas personas que nada de lo que te cuenten tendrá importancia, lo cierto es que antes de ser recibido por el sargento Pizarro, este hombre tuvo que esperar más de dos horas, y eso que había dicho al guardia que había en la puerta que venía a hablar de Anglés y Ricart.

La conversación que mantuvieron en el despacho del sargento larga y Pablo Pizarro consideró que dado que algunos detalles que aportaba podían reforzar la culpabilidad de los dos supuestos autores, decidió que lo mejor sería dejar consancia por escrito de todos los datos

MANIFESTACIÓN DE MIGUEL NICOLÁS CORTONA.

En Valencia, dependencias de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la 311ª Comandancia de la Guardia Civil, a las cinco de la tarde del día 1º de Febrero de 1.993, ante el Instructor del presente atestado comparece el que acredita llamarse MIGUEL NICOLÁS CORTONA, nacido en Valencia el 4 de abril de 1.942, casado-separado, con domicilio en LIRIA (Valencia), en una caseta ubicada entre LIRIA y PEDRALBA, urbanización LA CABRASA, parcela D-26 y que a las preguntas que el instructor le hace en relación con sus contactos y conocimiento con ANGLÉS MARTINS y Miguel RICART TÁRREGA, manifiesta de forma libre y voluntaria.

Que estaba ingresado en prisión, concretamente en la cárcel modelo de Valencia, por un delito contra la salud pública (tráfico de drogas) y que coincidió en la celda con Miguel RICART TÁRREGA.

Que el tiempo que estuvo en la misma celda que Miguel RICART TÁRREGA, conocido también como "El Rubio", puede ascender a unos quince días y durante él comentaron muchas cosas, entre ellas que RICART tenía una pistola oculta enterrada en una caseta cerca de la vía de VILLAMARCHANTE, que también tenía 700.000 ptas. escondidas pero que las había tenido que tirar porque cuando las fue a desenterrar del sitio de donde los tenía, se habían mojado y estropeado y las tuvo que tirar y otros comentarios que no le gustaron como algunos referentes al trato con niñas y violaciones, estos últimos se tuvieron cuando en la celda en la que estaban ingresó un tercer recluso por delito de violación.

Continua manifestando que sobre la pistola le comentó que la había adquirido por unos 20 ó 25 billetes, es decir de 20 a 25 mil pesetas, que era pequeña y de calibre 9 milímetros corto y que la guardaba por la vía del tren cerca de Villamarchante, cerca de la caseta donde paraban.

Que de las 700.000 ptas. que tenía guardadas sabe que RICART le había comentado que las consiguió del atraco a una gasolinera.

Sigue manifestando, que cuando salió de la cárcel, el 14 de Diciembre de 1.992, el dicente se dirigió a vivir al domicilio antes citado y estuvo unos días solo y que a las dos semanas, cuando le dieron la libertad a Miguel RICART, éste apareció en la caseta y le dijo que iba de visita, que quería estar unos días con él porque no tenía de momento donde vivir; en un principio aceptó la visita pero no le hacía mucha gracia que Miguel RICART se quedara mucho tiempo con él.

PREGUNTADO PARA QUE especifique y aclare los comentarios que no le hicieron gracia cuando en la celda hablaba con el violador, manifiesta:

Que a los tres días de estar RICART en la caseta, a las cinco de la mañana, una persona encapuchada a la que no conoció, le despertó le puso una pistola en la cabeza, que la pistola era un 9 corto, y que esta persona le pidió todo el dinero, como no le decía donde tenía el dinero recibió todo tipo de golpes con una barra de hierro mientras le apuntaba con la pistola y que mientras todo esto sucedía, Miguel RICART estaba en otra habitación de la caseta sin que saliera para nada. Que este individuo de la barra de hierro y la pistola le sacó fuera de la caseta y que ya en el campo le siguió golpeando hasta que consiguió que el manifestante, con verdadero temor para su vida, le entregó el poco dinero que tenía guardado en el pantalón y que ascendía a 35.000 ptas. Que la persona que le golpeaba le volvió a meter dentro de la caseta, de la que ya había salido Miguel RICART, y que le introdujo dentro de un armario diciéndole: "Si vienes detrás de mí, con éste (refiriéndose a su pistola), hasta cuarenta metros te perforo", amenazándole además que si a la semana siguiente seguía en el lugar le mataría. Que este encapuchado se marchó y a los cinco minutos apareció MIGUEL RICART diciéndole que había ido a pedir ayuda pero que no había encontrado a nadie.

Que como había pasado mucho miedo al día siguiente se fue a Valencia con intención de no volver a la caseta pero que cuando ya eran las 7 de la tarde y no tenía donde quedarse, decidió de nuevo volver a su casa llegando a ella sobre las 8 de la tarde y dos horas después, es decir, sobre las 10 de la noche, se presentaron en un coche Seat Ronda color azul ANTONIO ANGLÉS, Miguel RICART y MAURI, hermano de Antonio. Que RICART se los presentó diciendo que "había ido en busca de unos amigos que al contarle lo que le había pasado por la noche se habían ofrecido para darle protección", que cree que esto no era verdad porque estas personas iban provistas de colchones para quedarse en su caseta por lo que supone que lo que querían era quedarse en la casa y que él ya no volvería después de la paliza recibida.

Que cuando ya llevaban cuatro o cinco días en la casa, ANTONIO, que siempre actuaba muy violentamente se puso una cazadora que tenía un distintivo como de media luna y que este distintivo era el mismo que tenía la persona encapuchada que le pegó la paliza y que le quitó el dinero.

Que estando en la misma casa ANTONIO ANGLÉS, Miguel RICART, "MAURI" y el manifestante salió la conversación de lo que le hacían en la cárcel los compañeros presos a los violadores, todo ello con motivo de empezar a hablar sobre el tercer recluso que le pusieron en la celda; que cuando comentaron esto tanto Miguel como Antonio dijeron que "ELLOS, DESPUÉS DE VIOLARLAS, LAS MATABAN Y LAS ENTERRABAN, QUE ASI NO LOS RECONOCÍAN Y QUE DE ESTA FORMA NO PASABAN EL MAL RATO QUE EN LA CÁRCEL PASAN LOS VIOLADORES".

Preguntado para que diga que vehículos utilizaban mientras ANTONIO ANGLÉS, Miguel RICART, "MAURI" y el dicente estaban en la casa, manifiesta que usaban un Seat-Ronda color azul y que anteriormente, el llamado Miguel había aparecido en un OPEL CORSA color blanco, que de ambos no recuerda la matrícula, pero que al mostrarle los coches intervenidos, Seat-Ronda V-7670-BS y V-7757-BJ, un OPEL CORSA, los reconoce como los coches utilizados por ANTONIO y MIGUEL; que el Opel Corsa, una vez que Miguel se fue a una discoteca cuando volvió al día siguiente vino ya sin coche porque manifestó que se había quedado sin gasolina.

Que quiere dejar claro que todo lo que está contando sucedió entre el 14 de Diciembre de 1.992, día en que salió de la cárcel, y el 20 de Enero, día en que se fue a vivir a una pensión de la calle Peris y Valero nº 127 de Valencia.

Que también ha estado viviendo siete días en CATARROJA, en el piso de los ANGLÉS, y que esto fue debido a que Antonio ANGLÉS le propuso comprarle la caseta y para ello se presentó un día la madre de los ANGLÉS, llamada NEUSA, quién fue a pedir un préstamo al banco y que mientras esperaban a que le concedieran el préstamo, durante una semana estuvo viviendo con ellos en el piso de Camí Real nº 101, 4º de Catarroja.

PREGUNTADO para que diga si además de verle una pistola a Antonio ANGLÉS le vio algún arma blanca, dice que si, que ANTONIO tenía un cuchillo de dos hojas, de esos de lanzar llamados "lanzadora".

Preguntado para que diga si puede aportar algún otro dato más sobre ANTONIO ANGLÉS y Miguel RICART, dice: Que munición para la pistola no tenía mucha, que ANTONIO era muy violento y que fue la persona que le robó y le pegó la paliza y que lo que más le impresionó fue lo que dijo ANTONIO, que si violaba, mataba y enterraba a las mujeres y así no pasaba el mal rato que pasan en la cárcel los violadores.

PREGUNTADO para que diga si escuchó algún otro comentario sobre si "cogían a mujeres en las discotecas y se las llevaban para abusar de ellas o violarlas", dice que NO.

Que quiere dejar claro que el pasado sábado, cuando escuchó por la televisión y la radio los comentarios de los crímenes de las chicas de ALCÁCER, enseguida pensó que eran ANTONIO ANGLÉS y Miguel RICART porque ya había escuchado comentar a ambos la forma de actuar.

Que la primera intención era venir a contarlo todo a la Guardia Civil pero que como le tiene mucho miedo a ANTONIO, que siempre va con pistola y es muy violento, lo ha ido dejando hasta el día de hoy en que voluntariamente se ha presentado en la Comandancia de la Guardia Civil.

Que no tiene nada más que decir, que lo expuesto es la verdad en lo que se afirma y ratifica, firmando esta su manifestación en unión del Instructor y de mí, el Secretario, cuando son las seis y veinte de la tarde del día 1 de Febrero de 1.993.

Miguel Ricart reconoció ante el juez que efectivamente había conocido a su tocayo en prisión y también recordaba el incidente del encapuchado:

"A Miguel le conocí en la cárcel modelo de Valencia, en la tercera galería, y él se marchó antes que yo y me dijo por donde vivía, me dijo que era pasando Liria, y la verdad es que me costó encontrarlo, al final le dije, que le prometí que iría a verle a su casa, y decidí estar unos días en su casa. Y dejé el domicilio de los Anglés en Catarroja.

Una noche entró un individuo encapuchado y llevaba una pistola y yo estaba tumbado en el sofá, y me quedé inmóvil, me quedé totalmente inmóvil, y cuando salió Miguel que se lo llevó hacia fuera, me fui al chalet de al lado que era de un expolicía que probablemente, según me dijo Miguel por el alcohol le expulsaron del cuerpo, y otro que vive en frente de al lado de Miguel, enfrente del expolicía, ese sí que es policía nacional y ejerce como policía. Llamé al policía nacional, el agente quiso ir pero la mujer no le dejó".

Sin embargo, para Ricart la relación de Antonio Anglés con Miguel Nicolás fue puramente "comercial":

"La familia Anglés con Miguel Nicolás tenía contacto, yo se lo presenté al Antonio. Finalmente el Antonio quería comprar el chalet de Miguel y logró convencer a la madre, que se la presentamos también. Neusa vio la casa, el chalet y le gustó y le pedía creo que dos millones de pesetas, que lo sacó la madre del banco, claro hizo un préstamo

Que me consta que Neusa sacó del banco esos dos millones, es que precisamente fui yo testigo, incluso le digo más, el novio de Kelly, a menos por esas fechas también y mire, fuimos al banco con el coche del novio de Kelly, con un Renault 5 pero viejo, a pedir el préstamo y se lo dieron.

Primero se lo dieron en un cheque y ella lo cobró, no se si lo cobró en ese mismo momento.

Que del banco salieron con dos millones de pesetas en metálico. Yo fui en las dos ocasiones con la madre, en la primera para pedir el préstamo y luego para sacar el dinero.

El resto de la familia también tenía relación con Nicolás Cortona, ya que el Mauricio y el Antonio estuvieron pasando unos días en el chalet de Miguel y luego, porque Miguel quería vender el chalet a raíz de lo que sucedió, este hombre cogió miedo, y el Antonio le invitó a que fuera a su casa a Catarroja y ahí lo conoció toda la familia".

Finalmente, la famosa venta del chalet no se llevó a efecto porque Miguel Nicolás había construido la caseta sin licencia municipal y el ayuntamiento de Liria le iba a obligar a tirarla.

Pero, además, "El Rubio" le iba a contar al juez un dato sobre el chalet de Liria que no constaba en ninguno de los documentos aportados por la Guardia Civil. Según Ricart, la noche siguiente a su detención, varios agentes de la Benemérita le sacaron de los calabozos y le trasladaron en un vehículo camuflado hasta la urbanización donde vivía Miguel Nicolás:

"De noche salí una vez, fue para lo del chalet. Me sacaron de noche al final de la detención.

Fuimos al chalet de Miguel de Liria e hice un plano de como era la casa por dentro, la casa de Miguel Nicolás Cortona. Hice el plano para saber los puntos por donde asaltar la casa y si había algún sitio o agujero o puerta trasera que se pudiera escapar. Les dije como era el chalet, que eso se hizo para poderlo coger y llegamos incluso, me bajaron del coche y nos acercamos hasta cierto punto y me dijeron, Miguel ¿cual es de todos?, y le señalé.

Que estuvimos ahí y después pasamos por la casa cuartel de Liria, y en la casa cuartel de Liria fue donde les hice el croquis, el dibujo del chalet de Liria, porque los otros dibujos se hicieron en Valencia, en el cuartel de Patraix, fue después de volver de ese traslado".

Supuestamente, el traslado de Ricart fue realizado para que les enseñara a los guardias los posibles lugares donde podía haberse refugiado Antonio Anglés. Sin embargo, resulta difícil entender que la Guardia Civil no hubiera tomado declaración a Miguel Nicolás antes y que hubiera sido necesario que éste se presentara voluntariamente en el Cuartel de Patraix varios días después. Y es que la iniciativa en las "investigaciones" la llevaban las circunstancias y las "casualidades". Por eso no era de extrañar que los hombres del capitán Ibáñez no dieran importancia alguna a otro detalle que Ricart le contó al juez sobre su compañero de celda:

"Miguel Nicolás Cortona padece de úlcera de estómago, en la prisión se estaba tomando medicación para la úlcera creo, se tomaba sobre todo bicarbonato, sé que tenía úlcera, nos dijo que no podía tomar café, lo que pasa que el vicio le gustaba más, le gustaba café, y por las noches nos daba la noche".

Parecía un dato banal, pero no lo era. Hay que tener en cuenta que junto a la fosa donde estaban enterradas las tres niñas se encontraron, según consta en la diligencia de levantamiento de cadáveres firmada por el juez, "una caja de medicamentos marca "Zantac" y dos sobres de medicamento "Urbal". Si los guardias civiles que llevaban el caso se hubiesen tomado la molestia de ir a una farmacia a preguntar, se habrían enterado que esos medicamentos son para la úlcera de estómago. Y ni Antonio Anglés, ni ninguno de sus hermanos, ni Miguel Ricart padecen úlcera.

Dos días más tarde de la presentación voluntaria de Miguel Nicolás en el Cuartel de Patraix iba a producirse un extraño incidente, del cual no existe dato alguno en el Sumario, pero que un periódico de Valencia tituló: LA GUARDIA CIVIL DETUVO A MIGUEL GARCÍA CUANDO PEDÍA REFUGIO "DE PARTE DE ANTONIO"

La información publicada decía:

"La Guardia Civil de Villamarchante detuvo el pasado 3 de febrero a Miguel García, amigo y compañero de Antonio Anglés, en la antigua estación de esta localidad, ahora habitada por una familia gitana. "Este señor, de unos cincuenta años, vino hace cuatro días andando por la vía muerta. Se acercó a nosotros, que estábamos fuera de la casa, y nos dijo que venía de parte de Antonio Anglés", manifestó Josefa, la madre de la familia que había estado conviviendo con varios hermanos Anglés durante unos dos meses.

La mujer, asustada ante esta recomendación, indicó a García "que se fuera de esta zona porque lo estaba buscando la policía y no quería tener problemas", explicó. Pero el amigo de Antonio Anglés insistió en quedarse "porque tenía frío, y nos preguntó si se podía calentar un poco", agregó Josefa.

Según el testimonio de esta familia, Miguel García venía mojado y manchado de barro. Había llegado a la vieja estación a través de los campos. En vista de su insistencia, Juan, uno de los nueve hijos, de 17 años, le acompañó a la cocina, donde permanentemente tienen encendido el fuego en una chimenea.

"Yo estaba un poco asustada, porque tenía miedo que nos hiciera algo a mí y a mis hijas", indicó ayer a Levante esta mujer. Este fue el motivo por el que "mi hijo Juan no quiso ir al pueblo" a denunciar a la Guardia Civil la presencia del amigo del presunto autor del triple asesinato de las niñas de Alcácer. Mientras el muchacho permanecía en el interior de la antigua estación del ferrocarril de Villamarchante con Miguel García, Josefa y sus hijas esperaban fuera de la casa para ver "si había suerte" y algún coche de la policía o la Guardia Civil pasaba por allí, como hace cada día cuatro o cinco veces.

Desde que García entró con el chico a la cocina para protegerse del frío pasaron, según esta familia, unos veinte minutos, tiempo en el que "mi hijo estuvo dándole cuerda y conversando con él para tenerlo ahí dentro retenido". Al parecer, la conversación no tuvo ninguna consistencia ni se comentó nada en torno al triple crimen.

Paco, el cabeza de familia, señaló a este diario que la intención de Miguel García no era, precisamente, la de quedarse toda la noche "con nosotros, porque le insistió muchas veces al chico para que se fuera al pueblo a traerle un taxi con el que poder irse cuanto antes".

El muchacho, que intentaba disuadir a García de la idea de que se fuera de la casa, sólo lo pudo mantener poco más de un cuarto de hora. "Al final, tras tanta insistencia, este señor sacó seis mil pesetas de su bolsillo y le dijo a mi hijo que fuera rápidamente a Villamarchante a por un taxi", explicó Paco.

En ese momento, mientras Miguel García le daba el dinero para el medio de transporte, "el sargento de la Guardia Civil pasaba por allí y le dijimos que dentro había un amigo de Antonio. Este entró, y sin resistirse a la autoridad, salieron y lo metieron en el coche patrulla", apuntó el padre de familia.

Al menos durante casi media hora estuvieron "esperando a los policías de Valencia para que vinieran a recogerlo. Estuvieron metidos en el coche de la Guardia Civil enfrente de la casa. De allí lo subieron a otro coche y se lo llevaron. Es lo último que sabemos de este hombre y de Antonio, al que conocíamos durante el tiempo que estaba viviendo con nosotros como Robert y Rubén".

Miguel García, fue interrogado y puesto en libertad por la Guardia Civil, que confirmó ayer el testimonio de esta familia".

¿Se trataba de Miguel Nicolás Cortona o había otro Miguel de 50 años amigo de Antonio Anglés? ¿Porqué no existe dato alguno de este incidente en el Sumario? ¿Qué ocurrió realmente?

El primer día de febrero, la Guardia Civil no solo iba a tener constancia de la existencia de Miguel Nicolás Cortona, sino también de otro amigo de los Anglés, un joven llamado Luis Ribera Gallardo. La información la iban a conseguir los miembros de la Benemérita de Córdoba, quiénes enviaron al Cuartel de Patraix el siguiente documento:

INFORME OPERATIVO

Hoy se ha tenido conocimiento esta Unidad que el Juzgado de Instrucción número UNO de Peñarroya ha detectado a través de unas actuaciones Judiciales, una posible conexión de un individuo de Peñarroya con el autor o autores muerte tres niñas ALCÁCER (Valencia).

Personados miembros de esta Unidad en dicho Juzgado, se tiene conocimiento de lo siguiente:

Como consecuencia juicio de faltas número 77/92, seguido contra LUIS RIBERA GALLARDO, se detecta por una funcionaria de dicho Juzgado la comparecencia con fecha 20 de enero de 1.993 de Doña NEUSA MARTINS DIAS, en el correspondiente Juzgado de Catarroja (Valencia) en la que se hace constar que LUIS RIBERA GALLARDO, es amigo de sus hijos y ha vivido con ellos en su domicilio hasta hace poco tiempo, ignorando donde pueda encontrarse.

La señora NEUSA MARTINS, es madre de ANTONIO ANGLÉS MARTINS, presunto autor asesinato tres jóvenes de ALCÁCER.

Practicadas gestiones en Peñarroya (Córdoba), donde viven los padres de LUIS RIBERA, se comprueba que el mismo no se encuentra en dicha localidad faltando de la misma desde hace varios meses.

Por medio de llamada telefónica a Prisión de Valencia, se confirma que el citado Ribera Gallardo se encuentra ingresado en dicho Centro Penitenciario desde 22 de enero de 1.993.

Otras gestiones sobre la situación de LUIS RIBERA GALLARDO, durante meses anteriores, aportan siguientes datos:

El 18 de junio de 1.992, fue conducido por Fuerza Cuerpo desde Centro Penitenciario Sevilla-2 a Juzgado de Instrucción número UNO Peñarroya para comparecencia Juicio.

El 21de julio de 1.992, queda en libertad, ingresado en Centro Rehabilitación Toxicómanos REMAR en Sevilla, teniendo el citado Juzgado conocimiento de que en 7 de septiembre se encontraba en dicho Centro.

El 21 de octubre de 1.992 se marcha del Centro REMAR hacia Valencia pasando a residir en Catarroja C/ Alicante número 11-10, hasta ser posteriormente detenido por Fuerza Cuerpo e ingresado en prisión el 22 de enero de 1.993.

Córdoba, 1º de Febrero de 1.993.

Al tener conocimiento de estos datos, los investigadores decidieron solicitar permiso al Juez para ir a la cárcel a tomar declaración a Luis Ribera.

Sin embargo, a la mañana siguiente, un nuevo desconocido iba a presentarse voluntariamente en dependencias de la Guardia Civil, esta vez en el Cuartel del pueblo valenciano de Silla, y lo iba a hacer en compañía de un abogado. Se trataba de un joven de 26 años, cuyo aspecto denotaba el brutal deterioro que la heroína provoca en sus adeptos.

MANIFESTACIÓN DE RUBÉN DARÍO ROMERO PARDO

A la una y media de la tarde del día 2 de Febrero de 1.993 y en las dependencias del Cuartel de la Guardia Civil de Silla (Valencia), comparece voluntariamente el anotado, nacido en Castril (Granada), el día 21 de Febrero de 1.966, hijo de Joaquín y Piedad, con domicilio en Silla (Valencia)..., encontrándose presente su abogado D. José Domingo Monforte, Colegiado 3.200 del Ilustre Colegio de Abogados de Valencia.

Y a preguntas del Instructor, manifiesta:

Que conoció a Antonio Anglés desde el año 1.989 y 1.990 y que sus contactos con él fueron exclusivamente por drogas, y que igualmente conocía a NURIA, chica con la que convivía Antonio Anglés, en un piso de Benetúser, calle Literato Azorín, número once, puerta seis, que a primeros de Enero de 1.990 y en el vehículo de su propiedad marca Citroen modelo 2 CV V-9367-X, al igual que en ocasiones anteriores le solía llevar por la localidad de Catarroja (Valencia), y que por esa época no pudiendo precisar le desapareció su Documento Nacional de Identidad y de Conducir, añadiendo que bien pudiera haber sido en Noviembre de 1.989, ya que obtuvo otro D.N.I. nuevo con fecha 5 de Diciembre de 1.989 expedido por Comisaría de Policía de Torrente (Valencia), por lo que al tener noticia por la radio y prensa escrita de que Antonio Anglés utilizaba el nombre de RUBEN, es por lo que se ha presentado en este Acuartelamiento.

Añade que desde el juicio celebrado en Valencia con fecha 15 de Mayo de 1.991, en que se encontraba implicado junto con Antonio Anglés y del que salió absuelto, no a vuelto a ver al citado Antonio Anglés, ni a NURIA, no teniendo idea de dónde pudiera encontrarse en la actualidad.

Que no tiene nada más que decir que lo dicho es la verdad en lo que se afirma y ratifica y tras leerla por si y hallarla conforme la firma junto al Instructor, y Letrado.

Añade que dicho vehículo le fue sustraído y no ha sido encontrado dándole de baja el manifestante hará unos dos meses.

CONSTE Y CERTIFICO.

Rubén Darío quería dejar claro Antonio Anglés, en caso de que utilizara sus carnet de identidad y conducir, lo hacía porque se los había robado. Pero, además, facilitaba un dato que podría tener cierta importancia, y es que no solo le habían desaparecido los carnets sino también una furgoneta "dos caballos" que nunca llegó a aparecer. Este tipo de furgoneta tiene la suspensión muy alta y podría ser un vehículo muy apropiado para acceder hasta parajes tan inaccesibles como "La Romana". Sin embargo, este dato nunca se investigó, al menos oficialmente.

Esa misma tarde dos agentes de la UCO, la Unidad Central Operativa, el grupo de especialistas llegado desde Madrid, y el sargento Pizarro se trasladaron a la Cárcel de Valencia para tomar declaración a dos reclusos que, previsiblemente, podía aportar algún dato. Se trataba de Roberto Anglés, uno de los hermanos menores de Antonio y a cuyo nombre estaba la multa de tráfico que apareció troceada en la planta baja de la caseta de "La Romana", y de Luis Ribera, el joven del que habían recibido información a través de la Guardia Civil de Córdoba.

El primero en declarar fue Roberto, quién tuvo que contestar a las preguntas de los dos miembros de la UCO.

MANIFESTACIÓN DE ROBERTO ANGLÉS MARTINS

En el Centro Penitenciario de Detención de Hombres -Valencia I-, siendo las siete de la tarde del día dos de Febrero de 1.993, por el Sargento JOAQUÍN GARCÍA SÁNCHEZ y Cabo JOSÉ MIGUEL HIDALGO DOMÍNGUEZ, pertenecientes ambos a la Unidad Central Operativa de Policía Judicial, se procede a tomar manifestación voluntaria a ROBERTO ANGLÉS MARTINS, nacido el día 11 de septiembre de 1.972 en Valencia, hijo de Enrique y de Neusa, con domicilio en C/ Camí Real nº 101, puerta 4.

PREGUNTADO: Si desea voluntariamente declarar.

MANIFIESTA: Que si.

PREGUNTADO: Que hizo el día 13 de Noviembre de 1.992.

MANIFIESTA: Que estaba en el Barrio Chino con un amigo suyo llamado BOLA, y que permaneció allí todo el día.

PREGUNTADO: Donde comió el día 13 de Noviembre de 1.992, y con que personas.

MANIFIESTA: Que comió en su casa con su familia, su hermana Kelly, Luis Ribera Gallardo, su madre Neusa y sus hermanos Carlos y Mauricio. Que no recuerda si había alguna persona más.

PREGUNTADO: Si comieron con ellos Miguel Ricart Tárrega y su hermano Antonio.

MANIFIESTA: Que no recuerda.

PREGUNTADO: Cuando fue la última vez que ha visto a su hermano Antonio y en que lugar.

MANIFIESTA: Que lo vio unos días antes de el día 13 de Enero de 1.993, el día que ingresó en prisión, y que lo vio en su casa.

PREGUNTADO: Si vivía habitualmente su hermano Antonio en casa después de fugarse de prisión.

MANIFIESTA: Que no, que iba muy pocas veces y cuando lo hacía ocupaba el cuarto del dicente pues tiene acceso a unos tejados por los cuales podía escapar en caso de que fuera allí la Guardia Civil.

PREGUNTADO: Que vehículos suele utilizar su hermano Antonio.

MANIFIESTA: Que utilizaban el vehículo Opel Corsa blanco de Miguel y una moto Honda de 600, sustraída, de color rojo y negro. Que la moto la tiene desde después de evadirse de la prisión y que tenía las placas de matrícula cambiadas.

PREGUNTADO: Si sabe los lugares donde suele dormir su hermano Antonio cuando no lo hace en casa.

MANIFIESTA: Que no lo sabe.

PREGUNTADO: Si en alguna ocasión ha estado viviendo con su hermano Antonio en una caseta por la zona de Llombay.

MANIFIESTA: Que estuvo viviendo hace unos cinco o seis meses estuvo viviendo con su hermano Antonio en una caseta de dos plantas ubicada en las inmediaciones de un pueblo que tiene peleterías. Que en la Caseta estaban él, su hermano Ricardo y Antonio. Que él se estaba desenganchando de la heroína. Que en otra ocasión, hace unos tres meses, estuvo en una caseta de Ribarroja, que es una estación de ferrocarril vieja.

PREGUNTADO: Si en alguna ocasión fueron mujeres a las mencionadas casetas.

MANIFIESTA: Que nunca.

PREGUNTADO: Si sabe si en alguna ocasión su hermano Antonio ha maltratado a alguna mujer.

MANIFIESTA: Que si, que en una ocasión y que por ese motivo ingresó en prisión.

PREGUNTADO: Si el dicente o algún miembro de la familia ha recibido malos tratos por parte de su hermano Antonio.

MANIFIESTA: Que en muchas ocasiones, y a todos los miembros de su familia, incluidos los padres.

PREGUNTADO: En que consisten los malos tratos.

MANIFIESTA: En pegar a sus hermanos, y que a él le ha atado tres o cuatro veces. Que le ha atado dos veces en su casa, una vez en Ribarroja y otra vez en el pueblo que tiene peleterías, lugar este último en el que le tuvo atado durante dos días, con las manos atrás.

PREGUNTADO: Si su hermano Antonio utiliza nombres falsos.

MANIFIESTA: Que utiliza el nombre de JOSÉ PARTERA ZAFRA, y que tiene el D.N.I. de éste. Que a Partera Zafra le quitó el carnet Miguel. Que también utiliza el carnet de su hermano Enrique y que el carnet del dicente también puede estar utilizándolo pues lo ha perdido y cree que lo tiene él.

PREGUNTADO: Si en alguna ocasión ha escrito su firma en la pared de alguna casa.

MANIFIESTA: Que si, que en todas las casetas en las que está firma en las paredes, y que suele poner siempre Roberto o Roberto Catarroja.

PREGUNTADO: Si ha perdido en alguna ocasión un bloc pequeño de notas con muelle de alambre.

MANIFIESTA: Que por su casa tiene que tener un bloc pequeñito de color azul, que cree que lo tiene en su casa, aunque no sabe donde para. Que en dicho bloc tiene firmas con su nombre. Manifiesta que no escribe muy bien y que tampoco lee muy bien.

PREGUNTADO: Si en su casa había un juego de marcianitos pequeño o de mano.

MANIFIESTA: Que en su casa había tres o cuatro, uno de color azul, otro rojo y otro amarillo.

PREGUNTADO: Si en alguna ocasión ha sido denunciado por conducir un vehículo Renault 5.

MANIFIESTA: Que nunca le han denunciado, y que su hermano tenía un R-5 de color blanco, Mauricio.

PREGUNTADO: Si sabe o ha visto a su hermano Antonio un arma de fuego.

MANIFIESTA: Que no le ha visto con ninguna, pero que le ha amenazado en alguna ocasión a él y a sus familiares con pegarles un tiro.

PREGUNTADO: Si voluntariamente quiere darnos algunos pelos de la cabeza y pubis.

MANIFIESTA: Que si, realizando la operación el mismo.

En este acto se le hace escuchar una cinta cassette grabada por la Cadena Ser, en un espacio de llamadas de los oyentes, en la que una persona que se identifica como ANTONIO ANGLÉS mantiene una conversación con el locutor de dicha emisora, y en la que manifiesta diversos extremos sobre las muertes de las niñas de Alcácer (Valencia), la cual una vez escuchada repetidas veces por el declarante, se le PREGUNTA: Si la voz que ha escuchado es la de su hermano Antonio.

MANIFIESTA: Que no se parece en nada a la voz de su hermano, pues su hermano no tiene ningún acento, y que no es la forma de expresarse de él.

PREGUNTADO: Si conoce el paradero actual de su hermano Antonio.

MANIFIESTA: Que lo desconoce.

PREGUNTADO: Si quiere decir algo más.

MANIFIESTA: Que no.

Conste y Firma.

Roberto Anglés negó que la multa fuera suya y afirmó que el coche era de Mauricio. Sin embargo, la Guardia Civil no llegó a comprobar ninguno de estos dos extremos. Además, "informó" a la Guardia Civil que su hermano Antonio utilizaba el nombre falso de José Partera Zafra y que tenía un carnet de identidad con este nombre, un carnet que Miguel Ricart le había sustraído a su propietario.

Después le tocó el turno a Luis Ribera, aunque curiosamente a éste le tomaron declaración uno de los miembros de la UCO y el sargento Pizarro.

MANIFESTACIÓN DE LUIS RIVERA GALLARDO

En el Centro Penitenciario de detención de Hombres -Valencia I-, a las ocho de la tarde del día dos de Febrero de 1.993, ante el Sargento 1º D. PABLO PIZARRO PLAZO y el Cabo D. JOSÉ MIGUEL HIDALGO DOMÍNGUEZ, perteneciente a la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la 311ª Comandancia de la Guardia Civil y de la Unidad Central Operativa de Policía Judicial respectivamente, se procede a tomar manifestación voluntaria a D. LUIS RIVERA GALLARDO, nacido en Valencia el 16 de Noviembre de 1.972, hijo de Roberto y Carmen, con domicilio en calle Roma número 5 de Peñarroya (Córdoba).

PREGUNTADO: Si conoce a la familia Anglés Martins.

MANIFIESTA: Que los conoce desde hace unos ocho o diez años, y que de todos los hermanos con el que mejor se lleva es con Roberto.

PREGUNTADO: Para que diga donde se encontraba en el mes de Noviembre de 1.992.

MANIFIESTA: Que se encontraba en Catarroja, en el domicilio de Anglés Martins, viviendo con ellos.

PREGUNTADO: Donde se encontraba el 13 de Noviembre de 1.992 y si recuerda lo que hizo.

MANIFIESTA: Que concretamente el día 13 de Noviembre no sabe exactamente donde estaba pero que todos los fines de semana salía con el Baldoma, un muchacho joven de su edad, también enganchado a la droga y que es el propietario del bar Baldoma sito en las proximidades de la plaza de la Legión Española de Catarroja (Valencia).

PREGUNTADO: Si el 13 de Noviembre estaban Antonio Anglés y Miguel Ricart en el mismo domicilio de Catarroja.

MANIFIESTA: Que si, que todos los fines de semana estaban en el piso y que el resto de la semana estaban ellos por el monte.

PREGUNTADO: Si conocía el hecho de que Antonio se encontraba fugado de la cárcel.

MANIFIESTA: Que si.

PREGUNTADO: Si sabía si Antonio y Miguel salían siempre juntos y si tenían algún arma.

MANIFIESTA: Que los fines de semana cuando estaban en el piso salían siempre juntos y que por tanto el Viernes 13 de Noviembre salieron también juntos después de comer y que sabe que tenían un arma de fuego, aunque nunca llegó a verla.

PREGUNTADO: Que vehículo utilizaban Antonio y Miguel.

MANIFIESTA: Que un vehículo Opel Corsa de color banco propiedad de la antigua novia de Miguel, y un Seat Ronda de color azul que no sabe de quién es.

PREGUNTADO: Cuando ha visto a Antonio por última vez.

MANIFIESTA: Que hace unas dos o tres semanas.

PREGUNTADO: Si sabe si Antonio utiliza alguna documentación falsa.

MANIFIESTA: Que le ha visto un D.N.I. a nombre de su hermano Enrique y que desconoce si utiliza aparte de este otros documentos falsos.

PREGUNTADO: Si conoce los lugares del monte donde vivía Antonio durante el resto de la semana.

MANIFIESTA: Que vivían por el monte en unas casas pequeñas que se encuentran por la montaña, por Tous, pero que no puede precisar el lugar exacto.

PREGUNTADO: Si sabe si en alguna ocasión han subido Antonio y Miguel mujeres a las casetas.

MANIFIESTA: Que no lo sabe.

PREGUNTADO: Si en alguna ocasión Antonio le ha agredido físicamente.

MANIFIESTA: Que en una ocasión que le mandó a comprar una revista pornográfica y como no se la llevó le pegó dos guantazos.

PREGUNTADO: Si ha visto a Antonio agredir físicamente a sus hermanos o padres.

MANIFIESTA: Que no, aunque se lo han contado.

PREGUNTADO: Si sabe los lugares que frecuenta Antonio Anglés además de las casetas del campo.

MANIFIESTA: Que va mucho por el Barrio Chino de Valencia, desconociendo las personas con las que se junta en aquel lugar.

PREGUNTADO: Si voluntariamente quiere darnos algunos pelos de la cabeza y pubis.

MANIFIESTA: Que si, realizando la operación por si mismo.

En este acto se le hace escuchar una cinta cassette grabada por la Cadena SER en un espacio de llamadas de los oyentes, en la que una persona que se identifica como ANTONIO ANGLÉS mantiene una conversación con el locutor de dicha emisora y en la que manifiesta diversos extremos sobre las muertes de las niñas de Alcácer (Valencia), la cual una vez escuchada en repetidas veces por el declarante, se le PREGUNTA: Si la voz que ha escuchado es la de Antonio Anglés.

MANIFIESTA: Que no reconoce la voz y que no es de Antonio Anglés.

PREGUNTADO: Si quiere decir algo más.

MANIFIESTA: Que no y que siguiendo los pasos de su hermano Mauricio se puede dar con el paradero de Antonio Anglés.

Luis Ribera no tuvo ningún inconveniente en reconocer que el día que desaparecieron las niñas él se encontraba viviendo en el domicilio de los Anglés. Pero lo que no dijo, por que tampoco se lo preguntaron, es el motivo de residir allí. ¿Qué hacía un drogadicto de 20 años, cuyos padres viven en un pueblo de Córdoba, residiendo en Catarroja, en Valencia, en casa de los Anglés?

Oficialmente, la Guardia Civil no realizó investigación alguna sobre Miguel Ribera, ni sobre Roberto Anglés, aunque aparentemente los consideraba sospechosos, puesto que les habían pedido que entregaran pelos de la cabeza y el pubis para analizarlos.

Tuvieron que pasar más de dos semanas hasta que se tomó declaración a una nueva persona. Se trataba de Francisco Partera Zafra, un joven del que los investigadores ya tenían referencias, dado que Roberto Anglés, durante la declaración prestada en la cárcel, les había hablado de él diciendo que Ricart le había robado la documentación y la usaba su hermano Antonio. Sin embargo, como en otros casos, no fueron los investigadores quienes acudieron a buscarle, sino que fue él quien se presentó voluntariamente en el Cuartel de Patraix para prestar declaración.

MANIFESTACIÓN DE FRANCISCO PARTERA ZAFRA

En Valencia, dependencias de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la 311ª Comandancia de la Guardia Civil, a las doce menos cuarto de la mañana del día 18 de Febrero de 1.993, ante el Instructor del presente atestado comparece el que dice llamarse Francisco Partera Zafra, nacido en Montemayor (Córdoba), el día 14 de Octubre de 1.963, soltero, albañil, vecino de Catarroja (Valencia), quién a preguntas que le son hechas, referentes a la utilización de su Documento Nacional de Identidad por otra persona, de forma libre y voluntaria y una vez puesto en su conocimiento que, caso alguna pregunta que se le hiciera pudiera ser que de la misma se dedujeran responsabilidades penales, en cuyo caso no tiene obligación de contestar, de forma libre y voluntaria MANIFIESTA:

Que por el mes de Julio o Agosto de 1.992, no recuerda con exactitud cuando, perdió su Documento Nacional de Identidad en unión de la cartera, que llevaba en el bolsillo de la parte trasera de un pantalón corto tipo bermudas, y de dos mil pesetas que había en la misma.

Que cuando se dio cuenta de la falta del Documento Nacional de Identidad fue al Cuartel de la Guardia Civil de Catarroja y comunicó el hecho y que seguidamente, con un documento que la Guardia Civil le dio como que había perdido el Documento Nacional de Identidad, se presentó en una Comisaría de Policía de Valencia para obtener un nuevo Documento de Identidad.

Que desde la fecha de la pérdida del Documento de Identidad ha recibido en su domicilio una notificación del Hospital Peset Alexandre en la que se le participa que en lo referente al accidente de trabajo que tuvo el 1 de Diciembre de 1.992, debe facilitar copia del accidente a la Mutua para que el Hospital pueda cobrar del seguro que tenga los gastos de la hospitalización. Que él NUNCA HA TENIDO UN ACCIDENTE DE TRABAJO y que el 1º de Diciembre NO ESTUVO EN EL HOSPITAL PESET ALEXANDRE DE VALENCIA.

Que también ha recibido en su domicilio una factura del HOSPITAL GENERAL UNIVERSITARIO DE VALENCIA, de fecha 29 de Octubre de 1.992 en la que le reclaman 10.000 pesetas por una asistencia de urgencias de fecha 5 de Junio de 1.992, sin embargo él nunca ha sido asistido en este hospital y en el mes de Junio de 1.992 no tuvo ningún accidente ni ninguna enfermedad.

Que también ha recibido una denuncia de tráfico fechada el día 29 de Septiembre de 1.992, por conducir en la carretera V-6116, dirección a Manises, un Opel Corsa matrícula V-7757-BJ careciendo de permiso de conducir. Que en este caso tampoco estuvo él en esa fecha en la mencionada carretera que tampoco le han denunciado por este motivo.

Que también ha recibido otras denuncias que tampoco son suyas y una factura por la instalación de un radio cassette en un coche marca SEAT RITMO, matrícula V-7670-BS. Que él nunca ha tenido este coche y por supuesto tampoco ha instalado ningún radio-cassette.

PREGUNTADO para que diga si conoce a Anonio Anglés Martins y a Miguel Ricart Tárrega, dice que tiene algo de amistad con Miguel Ricart y que a Antonio Anglés Martins le conoce de vista, pues es vecino de Catarroja.

PREGUNTADO para que diga si no es cierto que Antonio Anglés y Miguel Ricart le han facilitado alguna droga para que la esnife, dice que NO, que es cierto que en alguna ocasión ha esnifado cocaína, pero que la cocaína la compraba a individuos por la calle Colón de Catarroja, sobre todo a uno que se llama "El Chino", que vive en el barrio de "La Torre" y que está casado con una mujer que se llama Ana.

PREGUNTADO para que diga si no es más cierto que dejó el carnet de identidad a Antonio Anglés a cambio de una "raya" de cocaína y que después éste no se lo devolvió, dice que NO, que su Documento Nacional de Identidad lo perdió no sabiendo el lugar exacto donde ocurrió el hecho.

PREGUNTADO para que diga si conoce a Saturnino Amador Iluminado, tomador del seguro de automóviles en el que consta que el propietario es Francisco Partera Zafra, dice que no conoce de nada a este hombre y que no sabe los motivos de que su nombre aparezca en ese contrato de seguro de automóviles.

PREGUNTADO para que diga si conoce el documento del colegio oficial de gestores que le es presentado, consistente en un justificante de tener solicitado el cambio de nombre del vehículo V-7670-BS, dice que NO, que nunca ha estado en esa gestoría.

PREGUNTADO para que diga si Miguel Ricart le tiene animadversión, dice que no cree porque nunca le ha hecho nada y que si dice que le dejó su Documento de Identidad a cambio de una "raya" de cocaína, es una invención suya.

PREGUNTADO para que diga si conoce la firma que le es mostrada, que consta en un Documento Nacional de Identidad con sus datos, pero con la fotografía de Antonio Anglés Martins, dice que SI, que la firma que figura en la fotocopia del D.N.I. que se le enseña es la suya, que todos los datos son los suyos, pero que la fotografía no es la suya, que éste debe ser el carnet de identidad que perdió y al que le han cambiado la fotografía.

PREGUNTADO para que diga si tiene algo más que manifestar que lo expuesto es la verdad en lo que se afirma y ratifica...

Inexplicablemente, la Guardia Civil le enseñó a Francisco Partera una fotocopia de su carnet de identidad en la que la fotografía correspondía a Antonio Anglés, pero en los documentos oficiales de la investigación, no consta en ningún lugar que los investigadores hubieran encontrado esa fotocopia del supuesto carnet falsificado que usaba Antonio Anglés. .¿De dónde había sacado el sargento Pizarro esa fotocopia?

Ese detalle demostraba que la Guardia Civil conocía que Antonio Anglés utilizaba los datos de otra persona y los utilizaba a menudo, sobre todo para acudir a los hospitales.

Según la declaración de Francisco Partera, joven drogadicto y con innumerables antecedentes, Antonio Anglés habría acudido al hospital Peset Alexandre, utilizando sus datos, a causa de un accidente de trabajo el primero de diciembre, es decir, con posterioridad a la desaparición de las niñas. Sin embargo, los investigadores nunca sintieron la menor curiosidad por conocer qué "accidente de trabajo" había sufrido Antonio Anglés, 18 días después de supuestamente haber violado y asesinado a Miriam, Toñi y Desirée, ya que nunca comprobaron este detalle. Como tampoco se molestaron en comprobar quién y para qué había acudido a urgencias del hospital General Universitario bajo el nombre de Francisco Partera, ni mucho menos en averiguar cuántas multas de tráfico tenían el Opel Corsa y el Seat Ronda a nombre, no solo de Francisco Partera, sino del propio Antonio Anglés o Miguel Ricart y en qué carreteras y fechas se les impusieron. Todos estos detalles, de haber sido investigados, podrían haber aportado datos esclarecedores, pero...

Antes de terminar el mes de febrero, la Guardia Civil iba a tomar declaración, esta vez por iniciativa suya, a la única persona a la que consideraban "mínimamente" sospechosa de haber acompañado a Antonio Anglés y Miguel Ricart, el día que supuestamente secuestraron a las tres niñas.

Se trataba de uno de los hermanos Anglés, un niño de 14 años, cuyo apodo se iba a hacer tremendamente popular, "El Mauri".

Sin embargo, y de forma totalmente inexplicable, el sargento Pizarro no le preguntó nada acerca de las violaciones y los asesinatos.

MANIFESTACIÓN DEL MENOR JOAQUÍN MAURICIO ANGLÉS MARTINS.

En Valencia, dependencias de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la 311ª Comandancia de la Guardia Civil, a las once de la mañana del día 23 de Febrero de 1.993, ante el Instructor del presente atestado comparece el menor Joaquín Mauricio Anglés Martins, nacido en Valencia el día 1º de Mayo de 1.978, hijo de Enrique y Neusa, vecino de Catarroja (Valencia), con domicilio en la calle Camí Real número 101, 4ª, quién a presencia de su madre doña Neusa Martins Dias y de la abogada designada de oficio doña María Petra Armero Benítez, a las preguntas que se le hacen manifiesta:

Que solamente ha ido a la localidad de BUÑOL con motivo de estar internado en un centro de menores por motivos de familia. Que el día 5 de Noviembre de 1.992 no se acuerda si estaba o no estaba en la localidad de BUÑOL.

Que no ha estado nunca en Villar del Arzobispo, que en esa zona lo más lejos que ha estado ha sido en un chalet de un amigo suyo llamado MIGUEL, ubicado en Liria y por el pueblo de Benaguacil.

PREGUNTADO para que diga si no es más cierto que el 5 de Noviembre de 1.992 en unión de su hermano Antonio Anglés Martins y Miguel Ricart Tárrega, con el Opel Corsa color blanco de Miguel Ricart, se trasladaron a Buñol, y entrando él y Miguel Ricart en la Caja de Ahorros de la población, Miguel empuñando una pistola de 9 milímetros corto, se apoderaron de 1.588.000 pesetas, huyendo a continuación en el Opel Corsa blanco donde esperaba su hermano Antonio, dice que EL NO HA ENTRADO NUNCA EN NINGÚN BANCO.

PREGUNTADO para que diga si no es más cierto que el día 1º de Septiembre de 1.992, él en unión de su hermano Antonio Anglés Martins, en una motocicleta Honda matrícula V-2996-DT, se trasladaron a la localidad de VILLAR DEL ARZOBISPO y penetrando en la Caja de Ahorros, intimidando con una pistola a empleados y clientes se apoderaron de 1.500.000 pesetas, manifiesta que NO.

Que quiere rectificar en el sentido que SI ES CIERTO QUE ENTRÓ EN EL BANCO DE BUÑOL, que ese día iban él, su hermano Antonio y Miguel Ricart, que fueron a BUÑOL en el coche blanco de Miguel Ricart Tárrega, que entró en el banco Miguel Ricart con el manifestante mientras que su hermano Antonio esperaba lejos del banco; que Miguel Ricart llevaba la pistola y él un cuchillo pequeño, que intimidaron a los que había en el Banco y después de ello, el manifestante cogió varios tacos de billetes de la caja fuerte, pero que no se acuerda de la cantidad que se apoderó, que después de repartir a él le dieron unas doscientas o trescientas mil y el resto se quedó en poder de su hermano Antonio Anglés y su amigo Miguel Ricart.

Que cuando salieron del banco se marcharon en un ciclomotor de 49 centímetros hasta donde estaba el coche y que una vez con el coche blanco de Miguel conduciendo ANTONIO, huyeron por una carretera, por varios pueblos hasta que llegaron a Catarroja le dejaron a él para marcharse su hermano Antonio con Miguel.

Que en lo referente a la motocicleta marca Honda de 600 centímetros con la que se le dice se trasladó a VILLAR DEL ARZOBISPO, manifiesta que esta moto no la conoce, que la que tenía su hermano es una motocicleta grande color negra y roja, que esta motocicleta la dejó su hermano en un taller de Masanassa, en el que está a mano derecha antes de pasar el puente de Catarroja, según se va de Valencia a Catarroja, pero que no se acuerda como se llama ese taller.

PREGUNTADO para que diga si sabe donde puede encontrarse su hermano Antonio, dice que NO, que después de ir a detenerle al domicilio recibió una llamada telefónica en su casa diciendo "SOY FRANCÉS VEN A VERME A CASA DE LOS GITANOS A VILLAMARCHANTE", que se fue a Villamarchante pero que cuando llega allí ya había estado la Guardia Civil y su hermano se había ido o no se presentó.

Que no tiene nada más que decir...

Sorprendentemente, la Guardia Civil sabía, o por lo menos sospechaba, que "El Mauri" había cometido varios atracos a entidades bancarias, acompañado de Miguel Ricart y de Antonio Anglés, y durante más de dos meses no habían intentado detener a ninguno de los tres.

Pero, la gran sorpresa la dio el propio "Mauri" cuando, de pronto, sin ningún motivo aparente, decide declararse autor de dos atracos a mano armada e implicar a Ricart y a su hermano Antonio en los mismos. Algo nada fácil de entender, sobre todo teniendo en cuenta que Mauricio tenía dos profundos sentimientos hacia su hermano mayor: admiración y miedo. Y sabiendo que no había sido detenido no era lógico que le traicionara de esa manera. A no ser que "El Mauri" supiera que Antonio Anglés nunca iba a volver para ajustarle las cuentas porque... estaba muerto.

Con el interrogatorio de Mauricio Anglés, al que no hicieron una sola pregunta sobre el triple crimen, la Guardia Civil dio por terminada la búsqueda del "tercer asesino". Oficialmente, la investigación había concluido. "Solo falta la detención de Antonio Anglés para que caso pueda darse por cerrado en lo que a investigación policial se refiere".

¿QUIERES SALIR AQUI?, ENLAZAME

.