.

.

.

.

..

.

miércoles, enero 27, 2010

ALCACER , EL JUICIO ---- LA ESPAÑA NEGRA

EL JUICIO


Tras el cierre definitivo del Sumario, se volvió a producir un nuevo cambio en el Juzgado de Alcira. La jueza Alicia Valverde cesó en su cargo y fue sustituida por una nueva jueza, Angeles Fons Cualladó. Una vez más, las milagrosas casualidades que rodeaban el "caso Alcácer" iban a ponerse de manifiesto con este nombramiento, puesto que Angeles Fons había sido durante años la secretaria de este Juzgado, la misma que asistió al desenterramiento de los cuerpos y redactó de su propio puño y letra el Acta de levantamiento de cadáveres. Parecía claro que existía un gran interés en que ningún juez ajeno al caso se acercara por el Juzgado de Alcira.

El 6 de mayo de 1.997, a menos de una semana de iniciarse el juicio contra Miguel Ricart, la nueva jueza iba a recibir un Informe de 31 folios, firmado por el profesor Frontela. Eran los resultados del estudio que había realizado sobre la alfombra que envolvía los cadáveres y que resumía en las siguientes conclusiones:

Primera.- La muestra referencia M-8, que nos fue enviada por el Instituto Nacional de Toxicología, es un trozo de moqueta de aproximadamente 307,5 cm. de longitud y 150 cm. de anchura, de urdimbre realizada a máquina, hilos de color verde, con extremos teñidos de color marrón oscuro negruzco.

Segunda.- La moqueta presenta diversos cortes y pérdidas de materia, que no están situadas en las áreas aparentemente manchadas de fluidos orgánicos.

Tercera.- En la moqueta hay una zona, que denominamos "zona A", que ocupa casi el tercio de su longitud, en la que además de restos de putrílago -producido por los cadáveres en putrefacción-, hay manchas de sangre y, posiblemente, esperma.

Cuarta.- Parte de la sangre existente en la moqueta tiene forma de gotas, otra morfología de pequeños charcos. Faltan pruebas por realizar para confirmar que se trata de sangre de las víctimas; en este caso los cadáveres fueron depositados sobre la moqueta cuando aun podía fluir o desprenderse sangre de sus heridas, es decir que permanecieron en dicha moqueta ya en las primeras horas de su muerte y desde luego antes de que los cuerpos estuviesen en avanzado estado de putrefacción.

Quinta.- Se detectó en la "zona A" tres manchas con elevada actividad de fosfatasa ácida, por lo que podría tratarse de manchas de esperma, que hay que confirmar con pruebas complementarias.

Sexta.- En el anverso de la moqueta se han encontrado dos clases de fibras, unas pueden proceder de contaminaciones; otras, constituidas en dos grupos, con más de 31 fibras, no proceden de contaminación sino que verosímilmente ya se hallaban en la moqueta cuando fueron inhumadas las víctimas, por lo que no se puede descartar que dichas fibras procedan incluso de los autores.

Séptima.- Se ha encontrado una extraña sustancia térrea, de intensa fluorescencia amarilla entre 400 y 570 nanómetros, que también se halló salpicando o manchando las botas de los cadáveres, además de tierra, muestras que es de interés comparar con tierra del lugar donde fueron hallados los cadáveres y de las diferentes zonas donde pudieron haber permanecido las víctimas.

La cercanía del inicio del juicio y los problemas que planteaba el hallazgo de nuevas pruebas, llevaron a los magistrados del Tribunal que iba a juzgar a "El Rubio" a preguntar al profesor Frontela, quién le había ordenado analizar la alfombra.

Esta fue la contestación del catedrático de la universidad de Sevilla:

Luis Frontela Carreras, Catedrático de Medicina Legal de la Universidad de Sevilla, en contestación al fax recibido del Excelentísimo Sr. Presidente de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Valencia, con fecha 9 de mayo, en el que se me pide manifieste que autoridad judicial me ha ordenado la práctica del análisis de la moqueta con posterioridad al 29-11-96, fecha en que por esa Sala se confirmó el auto de conclusión del Sumario, y si se hizo advertencia en anteriores informes practicados de las posibilidades de esta pericia, manifiesta:

1º.- Con fecha 17 de septiembre de 1993 recibí la moqueta y otras muestras, acompañadas del oficio adjunto, del Instituto Nacional de Toxicología, indicando: ...según lo ordenado por el Juzgado de Instrucción nº 6 de Alcira... No recuerdo haya recibido ningún escrito ni oficio en relación a la moqueta.

2º.- Al recibir las muestras de un Organismo Oficial del Ministerio de Justicia, acompañadas del oficio de referencia, estimábamos lógico que el destino de dichas muestras era estudiarlas.

3º.- Las muestras que recibimos, directamente relacionadas con las autopsias efectuadas fueron las primeras en ser estudiadas, con el fin de evacuar el informe de las mismas; el resto de las muestras se examinaron a continuación. Cuando llegamos a la moqueta nos llamó poderosamente la atención la discrepancia entre la zona más manchada a simple vista y los lugares donde fue cortada y tomadas las muestras; no obstante en los informes que leímos del Instituto Nacional de Toxicología se decía que en dicha moqueta no había sangre ni esperma, por lo que, dando por válidos dichos resultados, no procedían más estudios ni informes.

Dábamos por válidos los resultados porque, las manchas de sangre pueden ser detectadas aunque no sean visibles a simple vista, al menos en nuestro laboratorio es costumbre buscarlas por medios químicos mediante la denominada "huella de Taylor" es decir frotando con un papel de filtro especialmente humedecido en toda la superficie del objeto a estudiar y empleando el reactivo de Kastle Meyer o el de Adler, de la Bencidina, que indica el Instituto Nacional de Toxicología que les dio resultados negativos (ignoramos si este Centro lo realizó únicamente en los trozos cortados o en toda la moqueta).

4º.- En el mes de abril de 1997 nos fue entregado por la casa "Cencri" un aparato luz láser Argon de alta potencia para estudios forenses. El manejo y aplicaciones de dichos láseres, aplicados a la criminalística ya lo hacíamos hace más de diez años en los laboratorios de la policía Metropolitana de Londres (Scotland Yard), aunque hasta estos últimos años no se han fabricado aparatos portátiles.

Con dicho láser examinamos de nuevo las muestras que obraban en nuestro poder, entonces descubrimos la confirmación de nuestra extrañeza inicial, en la moqueta había manchas y elementos de interés criminalístico que inmediatamente estudiamos, sin pérdida de tiempo.

5º.- Llegado este punto actuó mi moralidad, mi conciencia profesional y mi espíritu de colaboración con la justicia. En ese momento, y no antes, disponía de nuevos elementos de juicio, que no creía oportuno callar, debía transmitírselos a los jueces, quienes son al fin y al cabo, quienes tienen la potestad de valorarlos; por muchos formalismos que existan no podía asumir, de ninguna manera, que la postura correcta hubiese sido el silencio. Si bien a título científico y dada la naturaleza del Sumario dos peritos efectuamos las observaciones y estudios, yo, como director del Instituto de Medicina Legal, asumí plenamente la responsabilidad de profundizar en el estudio de las muestras, únicamente por una razón: ser útil a la justicia.

6º.- Todos los estudios realizados han sido llevados a cabo de forma desinteresada, no habiéndose cobrado honorarios alguno, sin que ni siquiera se nos haya compensado gran parte de los gastos originados y que han sido abonados de nuestro peculio personal.

7º.- Por el contrario, en este caso "Alcácer" sufrimos y estamos sufriendo un verdadero calvario, salpicado de lamentables inconvenientes, que soportamos gracias a nuestra profesionalidad:

Tuvimos que afrontar como uno de los médicos forenses, el día que efectuamos las autopsias, en vez de respetar la libertad e imparcialidad pericial, nos llamaba la atención porque las estábamos haciendo minuciosamente, dado que considerábamos que no eran completas las que se habían realizado previamente. Cuando comenzamos las segundas autopsias, comprobamos atónitos, que se habían amputado o no disponíamos de las cabezas, genitales, manos y otras lesiones de los cadáveres, en un incomprensible acto, en contra de toda ética y actuación profesional, de quienes sabían que a continuación de ellos íbamos a efectuar nosotros otras segundas autopsias y cuando no corría tanta prisa la toma y ocultación a nuestros ojos de dichas muestras.

La ropa de las víctimas estaba mojada, introducidas en bolsas, en contra de los correctos dictados de la ciencia que obliga a secar las prendas (no a mojarlas) con el fin de que no se deterioren las manchas de interés criminalístico que pudiera haber.

Trajimos a Sevilla las ropas de las víctimas para su estudio con el pleno conocimiento y autorización del Juez de Instrucción, inmediatamente comenzamos a secarlas y, sin terminar esta operación, recibimos un telegrama del Juez ordenándonos que las devolviéramos inmediatamente ¿por qué?. Cuando meses más tarde nos envían de nuevo las ropas, comprobamos que entre el barro y las prendas se hallaban pelos de gran interés criminalístico, que por la circunstancia de su localización se encontraban en la ropa desde que fueron enterrados los cadáveres, y que no habían sido "vistos" ni estudiados en otros laboratorios donde habían permanecido dichas prendas. Comunicada la existencia de dichos pelos y realizado un primer informe de los mismos, sin ultimar su estudio, se nos ordenó los devolviésemos al Instituto Nacional de Toxicología; allí, al parecer efectúan estudios del ADN y, por tal motivo amputan los bulbos, no obteniendo resultados. Dichos pelos nos son enviados de nuevo y, posteriormente, parte de los mismos, nos ordenan sean enviados a otro laboratorio. Y así, podría ir recorriendo toda una serie de "peculiaridades", poco comprensibles, hasta llegar al hallazgo de manchas de interés criminalístico en a moqueta, manchas que no habían sido visto antes por otros investigadores.

Y es cuanto manifiesta en el escrito, que consta de tres folios, firmados en Sevilla a 11 de mayo de 1.997.

Desgraciadamente, de nada sirvió el anterior escrito del profesor Frontela. El Tribunal le ordenó que suspendiera las investigaciones y se negó a admitir como prueba los resultados.

Como tampoco sirvió de nada la manifestación que convocaron un grupo de mujeres de Alcácer para pedir la suspensión del juicio. Prácticamente todo los habitantes del pueblo se concentraron la tarde del viernes 9 de mayo en la plaza del Castell, al grito unánime de: "¡No pruebas, no juicio!

Tal y como estaba previsto, el lunes 12 de mayo de 1.997 comenzó el juicio.

Antes de declarar la vista pública, los abogados inspeccionaron las piezas de convicción, las pruebas que había tenido en depósito la Guardia Civil y comprobaron que habían desaparecido 14, entre ellas un cuchillo incautado en el registro de la casa de la calle Colón, el antiguo domicilio de los Anglés.

Inexplicablemente, la desaparición de 14 pruebas lo único que provocó fue el siguiente comentario del fiscal jefe, Enrique Beltrán: "Por esa regla de tres tendríamos que traer toda la cocina de los Anglés". Un comentario del fiscal que ponía en entredicho la profesionalidad de los hombres de la Guardia Civil, ya que consideraba que dicho objeto no tenía ninguna importancia, pese a que los investigadores lo habían requisado en un registro.

También ese mismo día, el primer día del juicio, el ex ministro de Justicia e Interior, Juan Alberto Belloch, iba a poner de manifiesto públicamente lo que ya era una opinión generalizada entre los españoles: "Se trata de un tema donde se debe hablar con verdadero conocimiento, pero mi opinión global es que las cosas se pudieron hacer mejor".

Aquel primer día únicamente se escuchó a Miguel Ricart pronunciar una sola palabra. Fue a la una y tres minutos de la tarde, cuando el presidente del Tribunal, el magistrado Mariano Tomás expuso los cargos que pesaban sobre él: rapto, violación, asesinato, y acto seguido le formuló la pregunta de rigor: "¿Usted reconoce estos delitos que se le imputan"? "No", contestó tajante "El Rubio".

Durante los días siguientes, Miguel Ricart, quién se dirigía al fiscal jefe llamándole don Enrique, repitió una y otra vez que sus declaraciones anteriores se las dictó la Guardia Civil después de haber sido torturado.

Los interrogatorios de Ricart no aportaron ningún dato nuevo, salvo uno: "Tengo muy claro que a Antonio lo mataron y sólo Dios y sus asesinos saben dónde está".

Los testigos tampoco iban a clarificar mucho más los hechos. Los primeros en declarar fueron los componentes de la familia Anglés.

Neusa Martins, la madre, reconoció la camiseta que envolvía las piedras como de Ricart. "La llevaba puesta muchas veces. Yo se la he lavado a mano". También identificó como de "El Rubio" la cazadora de pana verde militar, recogida dentro de la fosa y un cinturón con remaches hallado en sus proximidades. Sin embargo, cuando se puso las gafas y examinó las prendas por segunda vez, su opinión ya no era tan segura.

Kelly Anglés, a la que incomprensiblemente el Tribunal autorizó a declarar con peluca y gafas oscuras, pese a la oposición de los abogados, tampoco aportó nada nuevo, salvo su confianza en la inocencia de "El Rubio": "No creo que Miguel Ricart esté implicado en el crimen".

Enrique Anglés confirmó a los magistrados que fue torturado por los guardias civiles en el cuartel de Patraix.

El Mauri reveló que su hermano Antonio se puso en contacto con él tres días después de fugarse, para que acudiera a la vieja estación de Villamarchante. "Los guardias civiles me utilizaron como escudo. Me cogieron y gritaron: 'Antonio, tenemos a tu hermano y, como dispares, te lo cargas'. Si mi hermano llega a estar allí, me pega un tiro, porque a ese le da igual. Eso lo hicieron muy mal".

Cuando le preguntaron dónde estaba el 13 de noviembre de 1.992, su respuesta fue contundente: "Estaría por ahí drogándome o robando, no me puedo acordar. ¿usted se acuerda?"

De todas maneras, el Mauri no parecía tener ningún problema, salvo la opinión pública: "Cara usted, señor Beltrán, yo sé que no tengo nada que ver, que lo tengo bien, pero cara al público..."

Roberto Anglés, sufrió un ataque de amnesia y no recordaba absolutamente nada de la declaración que realizó estando en la cárcel. Lo único que se le ocurrió contestar es que "estaría bajo coacción".

Y el pequeño de los Anglés, Carlos, reconoció el videojuego que apareció junto a la fosa, como uno muy parecido a los que había en su casa.

El resto de las personas que pasaron por el estrado de la Sección Segunda de la Audiencia de Valencia, tampoco arrojaron ningún rayo de luz sobre la oscuridad del triple crimen.

Miguel Ribera Gallardo, que fue conducido esposado a la Sala, al igual que Roberto Anglés, ya que estaba cumpliendo condena en prisión, fue el único que aportó una coartada a Miguel Ricart: "El 13 de noviembre comí con Antonio y Miguel en el piso. Se fueron a las diez de la noche y volvieron a las cuatro de la madrugada".

Eduardo Bueno, el vecino de Alborache que vio a Antonio Anglés paseando tranquilamente al día siguiente a la detención de Ricart, manifestó ante el Tribunal haber visto al grupo en muchas ocasiones. "Les vi muchas veces y siempre eran muy educados. Una vez pude ver al grupo con un hombre de pelo canoso, de unos 40 a 45 años".

María Dolores Badal, la mujer que vio desde la ventana de su casa como Miriam, Toñi y Desirée, tuvo que padecer un brutal interrogatorio por parte del fiscal, que intentó a toda costa desacreditar su testimonio. Sin embargo, la señora Badal se mantuvo absolutamente firme: "Las niñas subieron a un coche blanco en el que iban 4 personas. Yo las vi y sé que eran ellas".

Para terminar, los dos colmeneros y el funerario, las únicas personas ajenas al sistema judicial que estuvieron en el desenterramiento, volvieron a ratificar que "la alfombra era azul".

Terminada la prueba testifical, ya en el mes de junio comenzaron las pruebas periciales. Durante semanas, expertos en biología, criminalística, histopatología, antropología, pelos, ADN, balística, etc. depusieron ante el Tribunal. El resultado de todos sus estudios y análisis se podía resumir en estos dos titulares aparecidos en los diarios "El País" y "Levante":

"Los análisis biológicos no incriman a Ricart en los asesinatos de Alcácer".

"Los expertos no han hallado ninguna prueba biológica contra el único inculpado que está en manos de la Justicia".

No había nada que demostrara que Miguel Ricart había tenido ningún contacto con las tres víctimas.

Sin embargo, quedaban los informes de autopsia. Por un lado los forenses valencianos que realizaron la primera autopsia: los doctores Villalaín, Verdú, Ros y Fenollosa (ya que el doctor Vicent falleció antes del juicio y el doctor Font de Mora justificó su ausencia al ser diputado de las Cortes Valencianas). Por el otro, el profesor Frontela y el profesor Montes, quiénes practicaron las segundas autopsias.

El primer acto de esta prueba pericial fue el visionado de los vídeos grabados por miembros de la Guardia Civil durante las necropsias, unos vídeos que los distintos jueces de Alcira habían prohibido al profesor Frontela durante años que viera.

Tras ver estas películas, el profesor Frontela manifestó al Tribunal algunas de las "irregularidades" que había detectado durante la realización de la primera autopsia:

En primer lugar vamos hablar de las muestras remitidas al Instituto Nacional de Toxicología, y voy hablar de algo que para mi ha sido algo verdaderamente escalofríante. En el vídeo se observa perfectamente, como después de haber lavado y extirpado el periné (zona genital y anal) de una de las víctimas, se introduce lo que parece ser un escoplo a través del recto, se toma una muestra y se supone que lo toman para enviarlo al Instituto Nacional de Toxicología, entonces verá primero lo que se ha enviado de ese periné ya es lavado, con el lavado es posible que se hayan arrastrado larvas y todos los elementos, es decir, que esas larvas y esos elementos es posible que no hayan ido al Instituto Nacional de Toxicología por lavado.

No se ha detectado semen, bien, yo he dicho que no puedo opinar respecto a la primera autopsia porque el vídeo era muy incompleto, me llama la atención de que durante muchos, muchos minutos no hubiesen imágenes, luego no se trata de que se para el vídeo y se vuelve a poner en marcha, yo no puedo saber ni opinar que es lo que ha pasado con el vídeo original, como es tan incompleto yo no puedo pronunciarme respecto a la primera autopsia.

Sin embargo hay un detalle que es el siguiente. Si se extrae el aparato genital después del lavado, después se toma una muestra del aparato genital y se envía el aparato genital, y además supongo que las muestras obtenidas, pues mal puede haber espermatozoide aunque hubiese existido en el principio. Me voy a explicar.

Mire en una agresión sexual fallece la persona, supongamos que hay eyaculación vaginal, vamos a suponer que hay eyaculación vaginal o eyaculación rectal como era este el caso de las muestras. Es que ese semen, por su fluidez muchas veces es el primero que sale a través del recto y que queda manchando los márgenes del recto. Eso muchas veces lo saben las propias, bueno, personas que mancha. Luego viene la muerte, viene el comienzo de la putrefacción y por la muerte y por el comienzo de la putrefacción, y por la muerte hay una relajación de los esfínteres, se relaja el esfínter del ano, al relajarse el esfínter del ano, con más facilidad sale ese semen al exterior, y sobre todo en virtud de la posición lógicamente que tenga el cadáver, si esta bocaarriba, bueno sale ese semen al exterior, ese semen se halla en los márgenes del ano. Si se limpia el cadáver ese semen desaparece, luego es importantísimo que se tomen las muestras con el cadáver sin limpiar. Y ese semen queda en la ropa y nosotros la ropa la recibimos mojada, adecentada según dicen los médicos forenses. Yo jamás adecentaría una ropa para exhibírsela a los familiares, porque prioritario es la identificación de los autores, y todo indicio que haya sobre la ropa desaparece si se hace cualquier tipo de manipulación. Luego viene la muerte y sobre esa relajación se forman gases, esos gases hacen expulsar las heces y otros contenidos rectales, y por lo tanto es sumamente importante que tomar las muestras de dentro del recto, tomarlas de afuera, repito, como no he visto el vídeo no se si eso ese ha realizado y desde luego si la pieza entera va al estudio al Instituto Nacional de Toxicología pues no procede tomarla de dentro, ya que sea el Instituto Nacional de Toxicología el que tome las muestras correspondientes. Entonces eso me ha llamado la atención y que puede ser una explicación de porque no hay esperma debido a la metódica de la toma de muestras, no porque no la hubiese habido.

Increíblemente, los forenses valencianos habían lavado las zonas genitales y anales antes de tomar las muestras y, además, les parecía correcto.

Abogado: Y previamente a ese lavado, le pregunto, ¿es aconsejable haber tomado muestras de lo que, aun siendo dubitado podía ser de interés criminalístico, o no necesariamente?

Dr. Verdú: Nosotros no lo consideramos necesario. .

Abogado: Y yo también observé, a lo mejor no se si he utilizado la expresión incorrectamente, que es el lavado, ahora me refiero a la limpieza, la limpieza de los cráneos. ¿Eso también es una forma habitual, o no es tan habitual el lavado de los cráneos?

Dr. Verdú: Nosotros lo tenemos como una técnica que la podemos utilizar, puede utilizarse otra técnica. El objetivo que nosotros hacemos para la limpieza es observar las características, si existe algún tipo de reacción, posteriormente lo mandamos para que se pueda determinar la existencia de algunos restos. Si se hubiera limpiado de otra manera, o si no se hubiera limpiado tanto, a lo mejor podríamos haber encontrado algún resto mas de pólvora. Entonces podríamos haber acercado la distancia, y en vez de decir a muy corta distancia, podríamos haber dicho a una corta distancia media, si se me permite esa expresión.

El profesor Frontela, pese a que no quería entrar en confrontación con sus colegas valencianos, a petición del propio Tribunal tuvo que hacer públicas algunas otras "críticas":

Bueno yo ya indique antes que no quería manifestarme. Primera consideración, el vídeo fue muy incompleto, contiene muchos cortes, parece ser que muchas omisiones, muchos metros de cinta sin contenido, entonces ignoro si será todo o no. En el informe de los médicos forenses dicen que la ropa fue retirada sin manipular o íntegramente. Sin embargo se ve en el vídeo cortando la ropa. ¿Entonces en qué quedamos?, ¿la ropa estaba íntegra o no estaba íntegra? Claro eso para el perito tiene importancia porque yo entonces me desoriento a la hora de considerar unos cortes que yo creí que no habían sido producidos por los médicos forenses.

Después como se trata de fragmentos de vídeo pues yo no puedo pronunciarme respecto a eso porque yo no se lo que ha venido antes o lo que ha venido después. Por ejemplo yo he visto que se raspaba la tierra de un zapato con bisturí. Yo he visto que en la cabeza, en los cráneos se limpiaban minuciosamente, pero tan minuciosamente que se arrastraban también materias orgánicas, partes orgánicas, yo eso nunca lo hubiese hecho porque en esa materias orgánicas son preciosas para analizar por si hay restos de tatuaje que pueda identificar, la distancias u otros elementos.

Pero aun iba a ir más lejos en sus apreciaciones el profesor Frontela:

Aquí hay digamos tres grupos de aspectos. Uno, lesiones que tenían los cadáveres y sus mecanismos de producción. En ellas somos categóricos, se han definido todas y en sus grupos porque han sido halladas y hemos tenido oportunidad de hallarlas en los cadáveres. Segundo grupo, lo sucedido con anterioridad a ser hallados los cadáveres o levantamiento de cadáveres, ese segundo grupo solo se pueden establecer o formular hipótesis en base a determinados aspectos científicos como son las larvas o la existencia de tierra, ese segundo aspecto mientras que el primero es afirmativo con certeza y desde luego no hay duda en lo que sucedió lesivamente a las víctimas, en el segundo se necesita reintegro los elementos que hemos pedido para poderlo reconstruir y mientras no desenvolvernos en el terreno de la probabilidad y de las hipótesis, y tercer aspecto, la identidad de los autores. La identidad de los autores podemos decir cuántos desde nuestro punto de vista han podido intervenir, pero la identidad se ve viciada porque ha habido una clase, una cantidad de indicios que desde nuestro punto de vista por incorrecto procedimiento en la realización de las autopsias y en el levantamiento de cadáveres, no existen.

El catedrático de Medicina Legal de la universidad de Sevilla, lo podía decir más alto, pero no más claro: No se conoce la identidad de los autores del triple crimen de Alcácer por "incorrecto procedimiento en la realización de las autopsias y en el levantamiento de cadáveres". Era una gravísima acusación dirigida al doctor Ros, que participó en el levantamiento, y al equipo de forenses que dirigió el doctor Verdú. Un equipo de forenses que mantuvo erre que erre, cuestiones como la no necesidad de haber hecho radiografías a los cadáveres.

Abogado: ¿Efectuaron ustedes algún tipo de radiografía en la practica de sus autopsias?

Dr. Verdú: No, no realizamos ningún tipo de radiografía, no lo consideramos necesario.

Abogado: Saben ustedes cual es el primer examen que ha de hacerse, o que se debe hacer según la práctica forense en un cadáver que presenta disparo de arma de fuego.

Dr. Verdú: La imperfección es una de las cosas que tenemos nosotros asumida.

Abogado: ¿Y aun así no hicieron las radiografías?

Dr. Verdú: Aun así no hicimos las radiografías. Nos manifestamos absolutamente seguros de que no eran en absoluto necesarias la práctica de radiografías. En absoluto.

Y la última cosa que yo quisiera decir respecto a esto es que estoy absolutamente de acuerdo con mi colega de Sevilla en cuanto a que donde no hay cosas no se pueden ver cosas. Indudablemente. El otro día hacía referencia para las decapitaciones a que si hubiéramos tenido el cuello podríamos haber visto, las vísceras del cuello y la piel, podríamos haber visto las lesiones. Totalmente de acuerdo. Si hubiéramos tenido todos los fragmentos de cadáver que faltan podíamos haber visto cosas, pero la triste realidad es que nosotros nos dedicamos a mirar, el termino autopsia, como bien es sabido, es "yo veo". Y esta absolutamente reñido con el de yo imagino. Las posibilidades de que existan lesiones en zonas donde no existen jamás será rebatidas por mí, pero asegurar su existencia desde luego, en ningún caso.

Pese a que los forenses valencianos mantenían la inutilidad de haber hecho radiografías, el profesor Frontela explicó al Tribunal algunos detalles que obligaban a su realización.

Bueno vamos a ver, aquí hay tres aspectos que se va a ver claramente como la realización de las radiografías hubiesen aclarado una serie de puntos que están oscuros, la realización de esas radiografías desde el primer momento. Vamos a ver, un proyectil estaba alojado en la órbita, en el cráneo de una de las víctimas, luego hay una perfecta correlación entre los orificios de entrada y salida y ese proyectil. Un segundo proyectil fue hallado al parecer, yo no hice la autopsia, pero en relación con lo que se describe, en relación con el cráneo. Pero caramba ha habido un tercer proyectil volandero. Un tercer proyectil que según la Guardia Civil se halló entre las manos de una de las víctimas al realizar la primera autopsia. Según los compañeros fue hallado en el magma del sudario. En qué quedamos, ¿en uno o en otro lugar?. Pero es que voy a decir algo muy importante, ¿qué pinta un proyectil entre las manos de la víctima?, ¿y qué pinta un proyectil por ahí perdido en el sudario?, nada. Ese proyectil no puede ser un proyectil perdido porque entonces estaría en el campo, o en la casa o en el lugar donde hubiese sucedido el suceso. El hallazgo de este tercer proyectil es de momento un misterio... Pero observemos algo importante. A los cadáveres les faltaban partes del cuerpo. ¿Quién nos dice que alguna de estas partes del cuerpo que les faltaba no ha podido haber la entrada de un proyectil? ¿Qué ese proyectil haya quedado incluido en el interior del cuerpo, es decir en el trayecto sin salir, y en el transcurso de la realización de la autopsia y de las, digamos maniobras a efectuar, ese proyectil inadvertidamente haya quedado entre las manos o en el sudario? Si se hubiesen hecho radiografías, incluso sin extraer los cadáveres de los sudarios, o una vez extraídos los cadáveres de los sudarios, se podían haber visto o se podía haber aclarado el misterio del tercer proyectil. Ahí tienen un ejemplo de su importancia.

Pero, según el profesor Frontela, la localización de proyectiles no es la única función de la realización de radiografías.

Segunda misión. Ahí en el transcurso de la realización de la segunda autopsia, se halló una cadena con una cruz, claro, nosotros la hemos hallado en la columna vertebral. ¿Que pinta una cadena con una cruz en la cadena vertebral?, posiblemente nada. ¿Cómo se ha introducido? ¿Por dónde se ha introducido? Antes ha habido una primera autopsia, ha habido las técnicas y las manipulaciones o las ejecuciones propias de la primera autopsia. Esta cadena envuelta en sangre, en magma, ha podido desplazarse de un lado a otro. ¿Quién garantiza que esa cruz y esa cadena no estaba en otro lugar? Si se hubiesen hecho radiografías desde el primer momento se hubiese sabido cual era la localización exacta de ese elemento. Que pudiera o no pudiera ser de interés criminalístico, eso es otra cuestión.

Tercero. Se trata de unos cadáveres a los que hay que identificar. Bien la identificación se realiza a través del estudio de las piezas dentarias, por la edad que tenían, pero es que también los estudios se realizan a través del estado de fusión de epifisis y diafisis de los huesos largos. Al realizar radiografías se tiene un mapa óseo claro que permite facilitar la determinación de la edad y otros aspectos de interés criminalístico.

Y por último o se deshuesa todo el cadáver, lo cual no se hizo en el transcurso de la primera autopsia, o no sabemos si pueda haber fisuras, fracturas que pueden pasar desapercibidos a la simple inspección externa, incluso a la movilización del cadáver, pero si se pueden localizar por la realización de radiografías. Vamos a ver. Si los huesos no se exponen y no se examinan... ¿cómo demonios se va a saber si existen fracturas o fisuras? A través de radiografías. Luego vemos otra utilidad de las radiografías.

Además, los forenses valencianos no sólo se "olvidaron" de realizar radiografías.

Abogado: Dice, y eso si que me llama muchísimo la atención, que observan algunas larvas de insectos de escasa cantidad. ¿Eso es lo que se llama profesionalmente fauna cadavérica?

Dr. Verdú: No, es la fauna cadavérica que se utiliza habitualmente para el diagnostico de la data de la muerte, hay posibilidades de establecer el diagnostico de la muerte por el estudio de algunas especies muy concretas, y que tienen un extraordinario interés cuando los cadáveres han permanecido al aire libre. No quiero decir que esto no sea fauna que aparece en los cadáveres, es indudable que aparece en los cadáveres pero no es la fauna que se debe utilizar.

Abogado: profesor, la pregunta es mucho mas concreta, ¿es fauna cadavérica?

Dr. Verdú: ¿Médico legalmente hablando o vulgarmente hablando?

Abogado: cualquiera de las dos acepciones.

Dr. Verdú: En el término medico legal no es fauna cadavérica, en el término vulgar es fauna cadavérica dado que aparece en los cadáveres.

Abogado: Entonces según ustedes, ¿no las consideraron de especial relevancia para tomar muestras?

Dr. Verdú: Precisamente por ello.

Abogado: En cualquier caso, aunque sea como complemento si se contara con estas larvas y estos insectos muertos, aunque sea por aproximación, serviría para ahondar en el tema de la putrefacción con todo lo que eso significa en este caso que es muy importante. ¿O tampoco tendrían ni siquiera un valor de aproximación?.

Profesor Villalaín: Le garantizo que lo único que organizaría sería mucha mayor confusión que la que existe en el momento actual porque serían datos contradictorios.

Los forenses valencianos no habían recogido ni una sola muestra de la fauna cadavérica existente en los cuerpos, porque "su estudio no serviría para nada". Algo en lo que no estaba de acuerdo el profesor Frontela.

Bien, se ha dicho que la existencia de larvas es poco útil e improcedente. Bueno yo me maravillo por una razón, vamos a ver. Nosotros como médico legistas encontramos unas larvas, no somos quién para decir si son poco útiles o improcedentes, será quien analice, quien estudie esas larvas el que tomará y el que deducirá las conclusiones pertinentes. Hombre lo que nosotros tenemos que interpretar es porqué la fauna es escasa, porqué las larvas tienen determinado tamaño, e identificar las larvas. Vamos a ver, sin estudiar con la lupa una larva, ¿cómo vamos a saber si es de un insecto, de un..., de donde, de que especie animal? ¿Cómo vamos a poder interpretar cuando han sido depositados los huevos? Vamos, se han dicho cosas como que hasta personas vivas tienen larvas en los oídos en algunos casos. Claro que si, y en las heridas, pero a mi no se me puede hacer creer es que las víctimas ya iban al lugar, que ya cuando fueron recogidas llevaban larvas estando vivas. Pero hombre por Dios, eso es poco serio. Estudiemos las larvas, interpretemos las larvas, y luego solamente el laboratorio y el técnico especialista en la interpretación de esas larvas es el que dirá si son poco útiles o muy útiles.

No obstante, el gran debate entre los médicos forenses iba a ser un tema de gran trascendencia para el caso y que nunca, hasta el juicio, había sido formulado: que las niñas no hubieran estado siempre enterradas en la fosa de "La Romana".

Para los forenses valencianos, esta posibilidad era increíble.

Profesor Villalaín: Cuando se plantea la tesis o la hipótesis del doble enterramiento lo consideramos extremadamente difícil por no decir imposible.

Sin embargo, el profesor Frontela mantenía firmemente esta posibilidad con varios argumentos. Uno de ellos, la ausencia de livideces cadavéricas en los cuerpos.

Las livideces cadavéricas son las denominadas manchas de posición, porque pueden fijar y fijan la posición que tenía el cadáver en las primeras horas de su muerte. Muy bien. Todo científico sabe que las livideces cadavéricas son unas manchas de color violáceo, aunque pueden ser de otros colores, rojo, rosáceo, etc., manchas de color violáceo que se depositan en las partes mas declives, mas inferiores del cadáver debido a la acción de gravedad. Muy bien. Estas manchas si se observa un cadáver en las seis, ocho primeras horas, y ese cadáver se movilizase en el transcurso de las seis, ocho primeras horas, esas manchas cambiarían de serie, si se movilizan de ocho a diez horas parte de las manchas quedarían donde están, y otra parte de las manchas se depositaria en nueva serie.. y si se moviliza el cadáver pasado doce horas, desde luego las manchas no se movilizan. Luego ya atenemos un indicio muy interesante para ver si el cadáver fue o no movilizado.

Y ahora yo pregunto y me pregunto, mejor dicho me pregunto. Yo no he visto que los médicos forenses hayan hecho mención a las livideces cadavéricas, nosotros tampoco, ¿por qué?, porque no las hemos encontrado. Ay, pero es que aquí tenemos ya un misterio, ¿porqué no hay livideces cadavéricas cuando las livideces cadavéricas se encuentran en los cadáveres después de la muerte?. Bueno pues claro una lividez cadavérica puede efectivamente no ser observada. Por que?, porque puede ser muy escasa, puede ser una lividez cadavérica muy escasa, por ejemplo en hemorragias. Pero es que también hay otras circunstancias en que las livideces cadavéricas son difícilmente observadas, por ejemplo en la muerte por sumersión, en el cual las livideces cadavéricas son claras y además el cadáver se mueve y digamos que las livideces cadavéricas con los movimientos del agua se van quedando fijadas en diferentes partes del cuerpo. Ni los médicos forenses que hicieron la primera autopsia, ni nosotros hemos visto esas livideces cadavéricas. Entonces tenemos que interrogarnos el porque no hay esas livideces cadavéricas.

¿Por qué?, porque ha habido una hemorragia importante. Bueno evidentemente pensemos ha habido unos disparos por arma de fuego, la muerte ha sido relativamente rápida después de los disparos por arma de fuego, luego no ha podido haber suficientemente hemorragia para que no se hallen livideces cadavéricas. Luego sino hay livideces cadavéricas y si lo justificamos en base a la muerte, a la causa de la muerte, hay que retrotraerse a tiempos anteriores. Una de las víctimas tenía, digamos una vulgarmente puñaladas en la espalda. Ha podido tener una gran hemorragia y en esa víctima consideremos que puede estar justificado que haya escasas livideces cadavéricas. ¿Pero en las tres?, ¿en las tres ha habido una gran hemorragia?. Si, han podido sangrar por la boca o por la nariz, pero ¿porqué no hay livideces cadavéricas?.

Para podernos preguntar, se dice, es que hay hipótesis, hay el puede, y el por qué, porque faltan eslabones intermedios que hay que aclarar. Si una persona muere y el cadáver es depositado y luego ese cadáver se va movilizando y por ejemplo, y esto es una hipótesis, por ejemplo, si un cadáver se le lava, se le tiene en agua, se le van efectuando diversos movimientos esas livideces cadavéricas no se fijan en una posición determinada, sino que queda esas livideces distribuidas por diferentes partes del cadáver.

Por que no preguntarnos si en la no observación de las livideces cadavéricas se debe a la unión de dos fenómenos, la hemorragia tenida y la permanencia por ejemplo en agua en las primeras horas. Claro, se me dirá, es que tenía que haber habido maceración. Es decir, las manos, la piel en las manos, y de las plantas de los pies se arrugan y se quedan blanquecinas. Si, estoy de acuerdo, pero eso sucede, según, y será evidente según el tiempo de horas en que haya permanecido en el agua. Luego ya tenemos una serie de interrogantes en relación a por que hay o no hay livideces cadavéricas, que desde luego no podemos concretar, repito porque faltan muchos estudios por realizar, y por lo tanto a través de ellas no vamos a deducir ningún resultado.

Ahora lo que no se puede desde luego, de ninguna forma, asumir desde el punto de vista científico es que se justifique la putrefacción de unas partes del cadáver como son las cabezas, las vértebras o los hombros en base a la posición del cadáver. Y se dijo algo que en fin, para mi por lo menos es gracioso, es que un cadáver en posición de cuclillas, yo he entendido eso por lo menos. La sangre se va hacia la cabeza. Pero por Dios, las livideces cadavéricas es un fenómeno que se produce después de muerto, y la sangre se va a la cabeza si el cadáver aparece con la cabeza boca abajo. Bien es verdad porque lo mencionaron, que hay livideces antigravitacionales. Si, es verdad, que hay livideces que se forman en sitios, en contra de la gravedad, también existen livideces en sitio declive, sería como ahora renegar de los conceptos de la aceleración de la gravedad y de la gravedad. Todo cuerpo esta sometido, a la acción de la gravedad y por esa acción de la gravedad la sangre va hacia abajo. ¿Qué habría que suceder para que esa sangre no fuese hacia abajo?, que haya obstáculos. ¿Qué obstáculos y dónde no hay livideces cadavéricas?, cuando hay una presión.

Todo sabemos que las zonas de la piel que están comprimidas contra una superficie, las arrugas o elementos u objetos que compriman una superficie no hay livideces cadavéricas, si un cadáver esta de cuclillas y esta con las nalgas depositadas en el suelo no habrá livideces cadavéricas en las nalgas, pero en el resto de las extremidades inferiores y en el resto de la cintura para abajo si se puede haber livideces cadavéricas.

Es decir en resumidas cuentas, el caso es decir que desde mi punto de vista, y desde el punto de vista de la ciencia no se puede admitir que se justifique el distinto estado de putrefacción en base a la posición, genuflexión, o digamos fetal que hubiese tenido las víctimas, para indicar que estuvieron en ese lugar del enterramiento desde el primer momento.

Lo primero que había que aclarar era cuándo y cómo había penetrado en los cadáveres la fauna cadáverica.

Dr. Verdú: las vías de entrada en los cadáveres que estaban en la fosa fueron los orificios de entrada y salida del disparo por arma de fuego, probablemente los párpados, probablemente los orificios nasales, probablemente las comisuras labiales, probablemente aunque de forma menos segura las heridas que presentaba el cadáver número dos en la espalda y el mismo cadáver numero dos en la zona del pezón, insisto que modificado fundamentalmente por la presencia de la ropa que podía llevar, y en último extremo la penetración después de que por los efectos de la movilización, del intento de destrucción del cadáver por los animales auxiliares de la putrefacción se produjo la puesta al ambiente de una porción putrefacta que también atraería probablemente a un escaso número de insectos y que probablemente podrían haber penetrado por ahí.

Eso sería en condiciones normales si los cadáveres hubieran estado expuestos el tiempo suficiente como para que se hubieran producido los primeros efluvios que hace que se acerquen los insectos, y entonces si que se produce esa llegada. Pero dado que se produce un sepultamiento el aporte de las larvas es muchísimo mejor, como quedó después constatado en el examen de los cadáveres.

Profesor Frontela: nos llama la atención que no son depositadas en el momento de la muerte y la prueba esta en que parece ser que según usted dice de que hay unas mudas luego ya hay otras que fueron depositadas en el momento de la muerte, luego hay algo importante, entonces todo lo que usted me esta diciendo apunta mas en mi hipótesis de un doble enterramiento porque tenemos unas larvas en las que hay pupas, en las que hay mudas, que suponen una data cronológica anterior y una segunda posterior, por donde entra esa segunda oleada si esta enterrado el cadáver y rodeado de tierra?

Otro de los elementos que el profesor Frontela consideraba fundamental para demostrar el doble enterramiento, era la escasa cantidad de larvas encontradas.

Profesor Frontela: En relación a la fauna cadavérica también ha dicho algo el profesor Verdu acertado. Porque claro, el ha diferenciado la fauna cadavérica desde el punto de vista legal y el medico-vulgar y el medico-legal. Y hay algo importante en esto en orden a algo sustancias como es la data de la muerte, y para reconstruir que ha podido pasar con los cadáveres, y es lo siguiente. Al profesor Verdu le extraño y ha dicho, que no había fauna cadavérica. Claro, miren ustedes cuando una persona muere los insectos por ejemplo inmediatamente depositan los huevos en el cadáver, al cabo de unos días sale la larva, fauna cadavérica, inherente al cadáver, luego ese cadáver en un momento posterior se desentierra, es anidado por nueva fauna y eso es fauna en el cadáver, claro, ya es algo un poco ajeno a aquella fauna cadavérica.

Entonces claro, al profesor Verdu por su experiencia quizá le extrañó la poca abundancia de larvas, el poco tamaño de las larvas, es decir, que no correspondían cronológicamente con unos cadáveres en el estado de putrefacción hallaban. En su momento la autoridad judicial me concedió el permiso de examinar las fotografías obrantes en las diligencias. Alguna fotografía, por ejemplo en la numero ocho del folio 1341 vuelto, y en el folio 1333 vuelto, se ven algunas larvas. Coincido que claro, esas larvas son demasiado pequeñas, hay un testigo métrico que permite apreciar la longitud de esas larvas.

Entonces dos cuestiones, primero esas larvas en referencia al testigo métrico miden aproximadamente un l centímetro. Son larvas demasiado pequeñas para el estado de putrefacción de los cadáveres, discordante con ello, evidentemente discordante, y además en su numero muy escaso. Es algo que me llama poderosamente la atención. Además se puede ver en la fotografía que hay dos tipos de larvas. El estudio de la data de la muerte a través de la fauna cadavérica, lógicamente se realiza a través del ciclo de desarrollo de estos animales de estas larvas. No podemos pronunciarnos con exactitud o con la precisión que desearíamos, porque lógicamente depende del tipo de insecto, no crece con la misma rapidez la larva de una mosca común, que la de una mosca verde, etc., luego eso ya crea una gran deformación en cuanto a la apreciación del tiempo. Si nosotros tomásemos como unas medias de larvas de insectos que normalmente pueden habitar en cualquier parte de España, por ejemplo una mosca, y esto depende incluso de circunstancias meteorológicas, del calor, del frío, etc. Una larva por ejemplo se deposita el huevo, a los quince días nace la larva, esa larva mide un mm. luego va creciendo de 0,75 mm., a 1 mm. diario, eso trasponiéndolo a estas larvas que se aprecian en las fotografías, repito, con la deformación propia de que estamos hablando de una fotografia, que luego aquí a se ha hablado que a veces en cuanto tamaño no corresponde a la realidad, entonces seria unos quince días en el desarrollo del huevo, unos nueve días de crecimiento, bien, estaríamos con las variaciones climatológicas de 25 días, 30 días, lo cual es bastante discordante con lo que los propios compañeros aportan o aportamos en cuanto a la cronología de la data de la muerte de estos cadáveres. Hay una enorme discordancia, al profesor Verdu le ha llamado la atención en cuanto no considera esto... una enorme discordancia entre el tamaño de esas larvas y las que debería tener de haber estado en el cadáver desde el primer momento de su fallecimiento. Esto por una parte.

Luego en la poca abundancia, porque claro, cuando en un cadáver, porque si un cadáver es inhumado en un ataud, en el ataud queda una cámara de aire quiera que no, para nosotros insuficiente para vivir, pero en los insectos suele haber suficiente oxigeno para desarrollar su actividad y de hecho esta que todos los profesionales en la medicina legal, hemos comprobado que se suman y que tienen miles, millones de larvas después de un mes, una serie de espacio de tiempo suficientemente prudencial. Aquí hay muy pocas larvas, pero las había. Estas larvas por otro lado no han podido o no han debido ir al cadáver después de su inhumación, del levantamiento del cadáver, porque ya tienen un cm. de largo, y no ha habido tiempo de que el insecto acuda, deposite sus huevos, y luego salga la 1arva, luego eso quiere decir que esas larvas ya estaban en el cadáver, ya estaban en los cadáveres aunque en muy poca cantidad. Muy poca cantidad es desde luego justificable porque si esta en tierra lógicamente no hay condiciones optimas para el desarrollo de las larvas con las condiciones de oxigenacion que necesitan esas larvas, pero si que hay pocas, pero las hay. Las hay porque esas larvas pueden tener camaras de aire entre la tierra o pueden haber condiciones de su desarollo.

Esto ahora nosotros lo completamos con el estado que han sido hallados los cadáveres. Si un cadáver se entierra integro, con cabeza, manos, integro, y luego se deposita tierra encima, lógicamente el cadáver se pudre, se puede pudrir, lógicamente también puede pudrirse muy rápidamente la cabeza, efectivamente hay partes del cadáver que se esqueletizan, desaparecen las partes blandas con mucha mas rapidez que otras partes del cuerpo. Muy bien. Pero la tierra forma una especie de protección alrededor y normalmente no es habitual grandes desplazamientos o grandes separaciones de las partes que quedan esqueletizadas. Desde luego los animales, la fauna, los animales que pueda haber en el interior de la tierra, lombrices, escarabajos, y otra serie, topos, etc., no pueden desplazar a grandes distancias ni la cabeza ni los huesos. Eso es obvio. Hombre, puede desplazarse si hubiese un terremoto y desplazamiento de tierra o hubiese abundantes lluvias, y hubiesen diferentes estados de impactación de la tierra o desplazamientos, anómalos, o alguien echase mas tierra encima, la apretase y ahí hubiese desplazamiento.

Esto quiere decir que si la cabeza de alguno de los cadáveres estaban alejadas bastantes centímetros del lugar donde estaban los cuerpos, si a esto unimos que las larvas tenían una medida que no correspondía con la data de la muerte, si a esto también añadimos que como se observa en las fotografías de las autopsias hay partes de los cadáveres, de las nalgas por ejemplo, de los muslos, que se conservan no solo perfectamente casi, sino casi como apergaminados, como de consistencia, pues no es ninguna gran aventura decir que es muy probable que hubiese habido una doble situación de los cadáveres. Una que podría remontarse a un mes mas o menos en el lugar donde fueron hallados, y otra anterior en circunstancias lógicamente todavía desconocidas. Pero claro en esas circunstancias todavía desconocidas hay que añadir un nuevo factor que complica bastante las cosas, si esos cadáveres estuviesen en unas circunstancias optimas ya deberían de haber habido ahí fauna cadavérica que debía haber intervenido, ¿qué pasó con esa fauna cadavérica inicial?

Es decir, todo esto llega a la consideración que no es muy aventurado estimar que ha podido haber un doble traslado, o un doble enterramiento, o una doble permanencia de los cadáveres.

También, para corroborar el doble enterramiento había un detalle incuestionable: ¿dónde estaban los huesos que les faltaban a las niñas, las manos, los dientes, las uñas...?

Además, estaban las mordeduras de los animales.

Profesor Frontela: Lo de la ropa si, sin embargo nos llamaba mucho la atención en la chamarreta o en la cazadora las enormes perdidas de tejido que hay en esa prenda, y además una prenda mas resistente que en la víctima anterior si cabe. ¿Esto que quiere decir? Bueno es tan extraordinaria esa falta de tejido que eso ya para nosotros tiene un significado diferente, ya no estamos hablando de una fauna pequeña o de un roedor, se me hace difícil, posiblemente es algo mayor.

Fiscal: Al examinar la ropa de Antonia, en lo referente a la parte superior izquierda mas posterior que anterior, dicen ustedes que presenta soluciones de continuidad, llegan a contar hasta casi veinte, algunas muy pequeñas que parecen puntitos salteados, que no tienen perdida de sustancia, y acaban ustedes diciendo que sugieren que esto es debido a mordedura de animales. Mi pregunta es, ¿mordedura de animales se refieren ustedes a los roedores propios de la región?

Profesor Frontela: si, esas soluciones de continuidad tan pequeñas se corresponden a roedores propios de la región. Ahora bien había ahí, había en la ropa, por ejemplo en la camiseta otras soluciones de continuidad bastante más grandes, esas soluciones de continuidad mas grandes nosotros dudamos que se deban exclusivamente a esos roedores. Compatiblemente se trata de otro tipo de animal mas grandes.

Para los forenses valencianos se trataba básicamente de roedores.

Dr. Verdú: Hemos dejado constancia si no recuerdo mal, la existencia de unas lesiones festoneadas que son las características de los animales roedores con dientes mas pequeños y que van comiendo poco a poco, eso es lo que tuvimos claro. No obstante si me permite, cuando he hablado de la intervención de los pájaros en ningún caso descarto que haya sido la intervención de pájaros únicamente. El desenterramiento o la fragmentación, la afloración de ese fragmento del cuerpo, puede haberse producido por la tracción de un animal que encuentra alimento enterrado a una profundidad no muy grande, en los intentos por alimentarse o por llevárselo saca ese fragmento quedando los dos elementos óseos al aire, y entonces ahí si que podría producirse la participación conjunta del roedor y luego de los animales que pudiera haber contribuido a hacer desaparecer la masa muscular.

Abogado: Se está refiriendo al brazo.

Dr. Verdú: Si.

Abogado: Es importante, si no le importa al profesor Ros coger el micrófono, también porque le voy a hacer una pregunta. Cuando ustedes encuentran, porque eso si que es del levantamiento de cadáver exclusivamente, cuando encuentran ustedes ese brazo, cuando retiran y ven por lo menos el cúbito y el radio, es correcto lo que estoy diciendo que ven ustedes ? Cuando ustedes ven eso, ¿ven que la tierra estuviera especialmente removida o arañada?

Dr. Ros: No le puedo contestar. En principio no se aprecia nada que llame la atención.

Abogado: Podría ser porque normalmente cuando un animal tira arranca todo y hubiera sacado eso. ¿Pudiera ser que hubiera quedado solo la mitad fuera?, con lo que usted vio.

Dr. Ros: En el momento, en este primer cadáver en los alrededores no había absolutamente nada.

Estaba claro que la explicación del doctor Verdú, acerca de porqué apareció el brazo del cadáver número 1 fuera de la fosa, no era ciertamente esa y, hasta ahora, continúa siendo un misterio. En lo que sí acertaba el doctor Verdú era que no sólo los roedores habían devorado parte de los cuerpos, como puso de manifiesto el profesor Frontela.

En relación a la mordedura de animales, voy a aclarar algo. En la ropa hay una serie de rotos que llaman mucho la atención, hay una serie de rotos que desde luego son producidos por sujeción, por tracción, etc., pero si nosotros observamos la chamarreta, es que la chamarreta tiene unos agujeros, unas perdidas de sustancia muy importante y la camiseta de otra de las víctimas. Esta pérdida de sustancias en una chamarreta de esa dureza y de esa consistencia difícilmente es por tracción, eso no puede ser por tracción. Bueno por arma blanca, esas, en una de las cazadoras había por arma blanca pero en la otra no. Bueno, además fuera del arma blanca había otras perdidas de sustancia que pueden producirse por animales, pero que por la acción de algo que ha desde luego ha prendido, desgarrado y tirado pero en la piel, propiamente en la piel.

Desgraciadamente, el estado en que se encontraban los cuerpos y la toma de muestras que realizaron los forenses en la primera autopsia, impidieron que el profesor Frontela pudiera haber estudiado detenidamente esas lesiones y haber averiguado de qué animal se trataba.

Tampoco quedó nada claro la fecha de la muerte de las tres niñas.

Profesor Frontela: bueno yo la fijo probablemente en días próximos. Yo voy a aclarar una cosa en relación con la data de la muerte. La data de la muerte no está determinada, y desde luego es difícil de determinar en un cadáver que se halla en este estado de putrefacción, pero vamos a ver, la data de la muerte en un cadáver en putrefacción como es este, solamente se puede hacer, o fundamentalmente se puede hacer a través del estudio de la fauna cadavérica. Por lo tanto es imprescindible si queremos saber o tener una orientación de la data de la muerte, que estudiemos las larvas que fueron halladas.

Los forenses valencianos tenían claro que había sido aproximadamente en la misma fecha de la desaparición, pero no pudieron aclarar porqué.

Abogado: Sobre la data de la muerte nos hablan ustedes de que es al menos de dos meses. Quiero primero saber que tipo de base tienen para que sea esa data y porque al menos dos meses, que significa que podría ser mas, podría ser menos, un poco nos aclarara ese extremo.

Dr. Verdú: Una de las características que tiene el trabajar en equipo es que oímos absolutamente todas las opiniones y yo en este momento no puedo precisar cuales fueron los argumentos que se utilizaron 4 años atrás para llegar a esa conclusión. Lo que si está claro, es que como en el caso de otros datos que obran en las actuaciones esta puesto de esa forma, y probablemente el conjunto del estado de putrefacción de los cadáveres, la orografía, climatología que pudiera haber habido en ese momento, pero si he de responder con la verdad y con un dato absolutamente cierto en este momento no recuerdo cuales fueron los argumentos que se utilizaron por el equipo.

Abogado: Y en este momento puede asegurar que fueran dos meses, que fueran mas que fueran menos, o eso es una cuestión bastante inconcreta que no se pueda concretar científicamente ?

Dr. Verdú: Es absolutamente imposible concretarlo científicamente

En lo que tampoco se pusieron de acuerdo los forenses fue en el número de autores que había participado en los trágicos hechos.

Para los forenses valencianos, ayudados por la sibilina pregunta de Enrique Beltrán, habían sido dos.

Fiscal: ¿Es imposible que hayan intervenido dos personas y es necesario que hayan intervenido más?

Dr. Verdú: Es posible que hayan intervenido dos personas, y no es en absoluto necesario que hayan intervenido más de dos personas.

Sin embargo, para el profesor Frontela, necesariamente tenían que haber intervenido tres o más personas.

Profesor Frontela: Repito que hay una serie de afirmaciones rotundas que son la dinámica de las lesiones y las lesiones que tienen los cadáveres. Pero yo creo que la medicina legal debe ir al mas allá para ayudar a la Justicia y a la Policía que directamente ayuda a la Justicia para la identificación de los autores. Verán. En medicina todos sabemos que lesiones que tiene un cadáver a veces deja la impronta del sello de su autor, máxime si se hace una investigación y son crímenes inmotivados. Entonces en medicina legal se sabe por ejemplo que determinadas lesiones, determinado ensañamiento, determinada metódica de actuación del autor, pues tiene digamos la correspondencia muy probable a un enfermo mental, por ejemplo. Entonces ¿que pasa?, que porque no tenga la certeza absoluta de cual es su autor ¿se tiene que callar?. No, entonces aporta este dato para que sea útil a la Justicia ya que ello facilitaria la investigación de la Policía.

Bueno pues en este caso concreto nosotros vemos o nosotros, y esto repito en el terreno de nuestras consideraciones que pueden ser diferentes y muy respetuosas por otros peritos vemos las siguientes manos. Vemos desde luego la mano de la persona que realiza una agresión sexual, separando los muslos de las víctimas, eso quede claro la mano de una persona. Luego tenemos la mano del que obedece y del que manda, digámoslo así, a grandes rasgos, del que obedece separando las extremidades de la víctima y del que manda separárselas. Del desalmado, digámoslo así en el sentido del agresor, que puede ser cualquiera por supuesto, y la del sádico que efectúa determinados actos.

Es que normalmente el sadismo mayor su agresividad se centra en la producción de determinadas lesiones a fin de obtener la satisfacción sexual. Ya sabemos que a través de las lesiones no podemos intuir que satisfacción o que grado de satisfacción sexual ha tenido determinadas personas, pero si tenemos que colaborar y sabemos que determinadas lesiones tienen un tinte que muy probablemente es sádico.

El sadismo mayor se manifiesta en la edad adulta, se empieza a manifestar en la edad adulta el sadismo, y luego aunque pueda haber excepciones por supuesto como se ha dicho anteriormente, y luego pasa a formas de sadismo mayor ya muy adentrado en los 40 años, muy adentrado, 40 o 50 años etc. Por eso si las dos personas de las que se tiene sospecha son mucho mas jóvenes, es por lo que creemos que por lo menos ha la impronta de 3, por lo menos, y es mas, yo diría que no necesariamente de 3, puede haber algo mas, puede haber incluso alguien más que estuviese presenciando el espectáculo por lo siguiente, y me refiero a lo siguiente, nos encontramos, y esto vamos a decir refiriéndonos a una de las víctimas, los pechos al aire, cortada la camiseta, anudada la camisa en la parte delantera, vamos. Hay una especie, como si fuera de puesta en escena, lógicamente con el fin de que sea vista, no sabemos ni en que contexto, ni en que entorno, pueden ser los mismos, lógicamente en el entorno mas cerrado de los propios autores, pero nosotros no podemos nunca saber, ni intuir ni sospechar si había alguien mas.

Por supuesto no niego que hay peritos que consideran que con dos personas es suficiente. Desde mi punto de vista no es suficiente, debe haber como repetidamente vengo diciendo 3 o más, entre los que hay un sádico.

Después de 49 sesiones, a las diez y cuarto de la mañana del 30 de julio de 1.997, el magistrado presidente, Mariano Tomás, pronunció la frase de ritual mientras hacía sonar la campanilla: "Queda el juicio visto para sentencia".

¿QUIERES SALIR AQUI?, ENLAZAME

.