.

.

.

.

..

.

miércoles, enero 27, 2010

ALCACER , LOS GRITOS ---- LA ESPAÑA NEGRA

LOS GRITOS


Tal y como había ordenado la Audiencia de Valencia, al denegar la conclusión del Sumario, el juez Bort decidió que se tomara declaración a Ricardo Anglés.

Nombre y apellidos: RICARDO ANGLÉS MARTINS

Naturaleza: SAO PAULO (BRASIL)

Fecha de nacimiento: 31 de Marzo de 1961.

Hijo de: ENRIQUE y NEUSA

Domicilio: Pozo de agua situado cerca de la Urbanización Venta Cabrera, en el término municipal de Picassent.

En la ciudad de Catarroja (Valencia), a 5 de Abril de 1995, ante la Iltma. Sra. Juez de Primera Instancia e Instrucción número dos de los de Catarroja (Valencia), comparece la persona arriba identificada, quién manifiesta lo siguiente:

Manifiesta que estuvo en el paraje de la Romana, en concreto en la caseta sobre unos quince días con su hermano Antonio cuando éste estaba en busca y captura. Que su hermano Antonio había robado una motocicleta KAWASAKI, y procedió a enterrarla estando presente el declarante. Que después de esta ocasión el declarante ya no volvió al lugar. Que Mauricio puede saber esto porque el declarante se lo dijo. Que el declarante y su hermano Antonio enterraron la moto y la taparon totalmente. Que después de esto el declarante ya no sabe nada. Que Miguel Ricart, no estaba presente cuando enterraron la motocicleta. Que la motocicleta una vez robada fue escondida en el mencionado paraje, siendo camuflada con los matorrales. Que posteriormente su hermano Antonio le dijo ante el temor de que fuera descubierta, que le acompañara para enterrar la moto. Que oyó decir a Antonio que fue a desenterrar la motocicleta.

Con todo lo cual se da por terminada la presente que leída y hallada conforme firma con S.Sª demás asistentes y conmigo doy fe.

La nueva revelación resultaba sorprendente. Ahora, tres años después, resultaba que la fosa donde habían aparecido los cuerpos de las tres niñas, ya estaba hecha con anterioridad y Antonio Anglés la utilizaba para enterrar una motocicleta. La verdad es que parecía increíble.

Sin embargo, el juez Bort y el fiscal Beltrán debieron dar credibilidad a la declaración de Ricardo Anglés, y se decidió que subirían todos hasta la fosa para ver si el testigo la reconocía.

DILIGENCIA DE INSPECCIÓN OCULAR

En Tous, a 25 de Mayo de 1.995, se constituyó la Comisión del Juzgado, compuesta por el Ilmo. Sr. Juez del Juzgado de Instrucción número 6 de Alcira, con los abogados D. Gregorio De Frutos Yuste, D. Virgilio Latorre Latorre, Vicente Quilis Veintimilla, y el Ilmo. Sr. Fiscal D. Enrique Beltrán.

Compareciendo el testigo Ricardo Anglés Martins, y ante mi el Oficial habilitado al efecto, para llevar a efecto la diligencia de inspección ocular que viene acordada en esta causa.

(A mano) A preguntas del Letrado D. Virgilio Latorre, sobre la fosa u hoyo ante el que se ha detenido el testigo, identificándola como el lugar donde se entierra la motocicleta la cual una vez dentro del hoyo la cubrió con unas maderas. Que el hueco ya estaba hecho y el testigo ayudó a su hermano Antonio a dejar la moto en la fosa, tapándola con unas maderas. Que posteriormente, ya no ha vuelto el testigo a este lugar. Que el hueco o fosa fue cavado por su hermano Antonio con una azada. Que estuvo amenazado por su hermano Antonio secuestrado por él en una casa que hay en las proximidades de este mismo lugar durante 10 días ello porque su hermano Antonio le dijo que se había chivado de él. Que durante todo este tiempo estuvieron los 2 solos.

Y dando por terminada la presente diligencia, la firman los asistentes previamente firmando Su Señoría.

Curiosamente, además de Ricardo había subido hasta la fosa otro de los hermanos Anglés, Roberto. Al menos, así lo manifestaban al día siguiente numerosos medios de comunicación, entre ellos el Periódico de Cataluña:

Ayer, Roberto y Ricardo, acudieron custodiados por la Guardia Civil, al lugar donde se encuentra la fosa. Los dos jóvenes iban encapuchados, porque no querían que los fotógrafos les tomasen imágenes. El propio juez hizo mantener a los periodistas a unos 150 metros de la zona. Los dos hermanos siguieron las indicaciones de los abogados y del fiscal durante una inspección ocular que duró 20 minutos.

El propio Roberto Anglés señaló después, en unas declaraciones realizadas a la cadena Cope, que el juez quería saber si esa fosa la habían utilizado ellos con anterioridad para ocultar una moto de gran cilindrada robada antes del triple crimen.

Roberto aseguró que no se trata de la misma fosa. "¿Cómo va a subir arriba de una montaña una seis y medio?, -se preguntó-. "No hay carretera. Es imposible". El joven aludió al hecho de que la pendiente del terreno "de casi 80 grados", dijo, hace imposible arrastrar una moto.

Ni Roberto Anglés se creía que la fosa hubiera servido para enterrar una moto. Además, para que iba a enterrar alguien una moto en un paraje "al que no llegan ni los lobos".

Desde luego, de lo que no había ninguna duda, era totalmente imposible que una motocicleta de carretera, de seiscientos cincuenta centímetros cúbicos, pudiera subir por el infernal camino de tierra que conduce hasta "La Romana".

Pero, lo que más llamaba poderosamente la atención, es que el juez y el fiscal no hubieran querido subir nunca con Miguel Ricart hasta el paraje de "La Romana", para reconstruir los hechos en la caseta y la fosa, y ahora, por primera vez, hicieran subir a una persona con las facultades mentales mermadas, para que les ratificase algo que resultaba totalmente increíble.

Entretanto, Miguel Ricart, desde la prisión de máxima seguridad de Herrera de la Mancha, no dejaba de "gritar" clamando su inocencia. Quería volver a declarar ante el juez Bort y así se lo pedía por escrito.

INSTANCIA DIRIGIDA AL ILMO. SR. MAGISTRADO JUEZ JUZGADO DE INSTRUCCIÓN NÚMERO SEIS ALCIRA

Centro Penitenciario de Herrera de la Mancha

El interno Miguel Ricart Tárrega destinado en el Centro Penitenciario de referencia

EXPONE:

Desearía comparecer ante usted y las demás partes acusadoras para demostrarle a usted, y a los demás que yo no me encontraba o estaba en el lugar de los hechos, aunque quedó demostrado en las pruebas médicas. También quiero comunicarle lo siguiente:

1.- Que Mauricio Anglés estaba con su hermano.

2.- Que Kelly Anglés está ayudando a su hermano para que no sea descubierto.

Lo cual quiero comunicarle se mantenga esto en secreto para que no pueda evadirse nadie de la JUSTICIA, por l cual quiero estar ante usted en la mayor brevedad posible, para demostrar todo lo que he dicho. También comunicarle que las pruebas que tengo son convincentes y claras. También decirle que en caso de que usted se niegue a que yo le demuestre lo que le estoy diciendo o mi inocencia, la cual tengo derecho a demostrarla, presentaré una denuncia contra usted, la cual ya está escrita, solo hay que darla curso y quiero estar ante usted antes que nadie, para presentarle las pruebas mencionadas. ¡Ah! se me olvidaba, cuando vaya tenga una pizarra y tiza para que usted y los demás lo vean claro. ADIOS.

P.D. ¡No crea usted que voy a pagar por algo que ni hice y ni siquiera sabía que había sucedido! ¿No cree usted lo mismo que yo? Ala arreando que es GERUNDIO LISTO.

En Herrera de la Mancha a 23 de Julio de 1995.

Miguel Ricart se permitía en sus escritos algo más que "confianzas" con el juez Bort. Sin embargo, la única respuesta que recibió fue el silencio.

Cuando se cansó de esperar, Ricart decidió escribir otra instancia, esta vez al magistrado que presidía la Sala donde sería juzgado.

INSTANCIA DIRIGIDA AL ILMO. SR. D. FRANCISCO MONTERDE FERRER

AUDIENCIA PROVINCIAL SECCIÓN SEGUNDA (VALENCIA).

El interno Miguel Ricart Tárrega destinado en el Centro Penitenciario de referencia

EXPONE:

Desearía comunicarle a Su Señoría mi interés por demostrar al Juez Instructor de el caso Alcácer que soy inocente y parece ser que el Juez no esta nada interesado en que yo lo demuestre. Lo que quisiera es comparecer ante el JUEZ instructor para demostrárselo y quisiera que Su Señoría se lo comunicase porque yo ya lo he hecho, y parece ser que no quiere, porque se lo comuniqué en Julio y no hace ni caso o porque no quiere por el escándalo que se iba ha formar. Sin más ruego a su Señoría realice dicha petición, deseando para finalizar salud y larga vida a Usted y los suyos.

ATENTAMENTE Miguel Ricart Tárrega

En Herrera de la Mancha, a 10 de Septiembre de 1995

Esta vez, "El Rubio" ni siquiera esperó respuesta. Sabía que no la iba a tener. Y una semana más tarde volvió a escribir al juez Bort.

INSTANCIA DIRIGIDA AL ILMO. SR. Don Jose Miguel Bort Ruiz

Juzgado de Instruccion Nº 6 de Alcira.

Juez Instructor Caso Alcasser.

El interno Miguel Ricart Tárrega destinado en el Centro Penitenciario de referencia

EXPONE:

Desearía comunicar por segunda vez consecutiva que puedo demostrar que yo Miguel Ricart, no estaba en el lugar de los hechos y que no conocía lo sucedido comunicandole que la Audiencia esta al corriente de lo que usted esta haciendo conmigo constitucionalmente hablando por las leyes tengo derecho ha demostrar mi inocencia de la cual usted se esta tomando la Justicia por su mano como ya lo he demostrado por las pruebas Medicas quiero dejar claro que yo no estaba allí sin mas deseo comparecer ante usted en la mayor brevedad posible porque si no lo hago ante usted lo hare en el Juicio y el escandalo sera Mayor y sera usted expulsado de el cargo que desempeña.

En H. de la Mancha, a 18 de Septiembre de 1995

Parecía increíble, pero Miguel Ricart se atreví a amenazar al juez Bort. Pero mucho más increíble es que el juez no tomara ninguna medida al respecto. Bueno, una sí tomó. Esta vez hizo caso la petición de "El Rubio" y decidió que se le tomara declaración, aunque no en su presencia ni en el Juzgado de Alcira, sino en el Juzgado de Manzanares, el más cercano a la prisión donde Ricart estaba recluido.

DECLARACIÓN

Nombre y apellidos: MIGUEL RICART TÄRREGA

D.N.I./Pasaporte: 52.638.150

Naturaleza: CATARROJA VALENCIA

Fecha de nacimiento: 12-9-1969

Hijo de MIGUEL y ENCARNACION

Domicilio: C/ ALICANTE, 11 - 5 (CATARROJA)

En MANZANARES, a VEINTICINCO DE OCTUBRE DE MIL NOVECIENTOS NOVENTA Y CINCO.

Ante el JUEZ DE INSTRUCCIÓN y de mi, el Secretario Judicial, comparece la persona arriba identificada a quién se le hace saber que en este Juzgado de Instrucción núm. 1 de Manzanares, se tramita el presente procedimiento penal pudiendo estar implicado en el mismo el compareciente como imputado. Se le informa de su derecho a nombrar Abogado o en su caso le será nombrado de oficio por este Juzgado. Se le informa de que no está obligado a declarar en su contra, ni a contestar a todas las preguntas que se le formulen. Se le requiere para que designe domicilio...

Encontrándose presente el Letrado DE OFICIO D. VICENTE QUILIS VEINTIMILLA manifiesta lo siguiente:

Se encuentra presente el Letrado de la Acusación particular D. GREGORIO DE FRUTOS YUSTE en sustitución de D. LUIS MIGUEL ROMERO VILLAFRANCA.

Que ha pedido comparecer ante el Juez Instructor que lleva la causa, no por exhorto. Insiste en que quiere realizar la declaración ante el Sr. Juez que lleva la causa, ya que ha llevado el caso desde el primer día.

El Letrado de la acusación pregunta si la razón por lo que quiere declarar ante el Juez que lleva la causa es por una razón especial, manifestando que no.

Por parte del Letrado de la Defensa se manifiesta que respeta la decisión de su cliente.

Leída la presente declaración, la firma el declarante por estar de acuerdo con su contenido, en unión de las demás personas presentes en este acto, de lo que yo, el Secretario Judicial, doy fe.

Después de tanto pedirlo, Miguel Ricart se negaba a declarar. Estaba claro que por alguna desconocida razón, quería encontrarse cara a cara con el juez Bort, y dos semanas después de su negativa, el 12 de noviembre, El Rubio" iba a enviarle un nuevo escrito:

El interno Miguel Ricart Tarrega destinado en el Centro Penitenciario de Herrera de la Mancha

EXPONE:

Por 3 vez quiero comunicarle mi interés por demostrar mi exculpacion parece ser que usted se toma la vida de las personas muy a la ligera. ¡Pues bien! Como usted sabra la Audiencia Provincial de Valencia esta al corriente de su injusticia, bien; la Audiencia Nacional va a estar tambien al corriente de lo que usted esta haciendo. Bueno, espero que para finales de este mes este yo ante su presencia de lo contrario la Audiencia Nacional quedara al corriente de lo que usted ha hecho en el Caso Alcácer y tambien de lo que usted ha hecho conmigo solo pretendo ayudarle porque solo yo puedo hacerlo ATENTAMENTE.

Resultaba difícil entender los mensajes que Miguel Ricart enviaba por escrito al juez Bort. Además, después de casi 3 años de silencio y de no escribir ni una sola carta a nadie, ni siquiera a un familiar o a un amigo, al único encarcelado por el triple crimen le había entrado una extraña "fiebre" de mandar escritos.

En los primeros días de enero de 1.996, Miguel Ricart volvió a enviar una nueva carta, esta vez al presidente de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Valencia, D. Francisco Monterde.

Deseo ser conducido ante su presencia, para hablarle de cómo se está llevando el caso Alcácer. Parece ser que alguien interesado en ello no desea hacer Justicia. Suplicando, rogándole a Su Señoría una Audiencia ante Usted, comunicándole que he sido víctima de 3 atentados contra mi vida. Señoría yo le suplico a que me atienda esta llamada de SOCORRO, por parte de un ser INOCENTE, comunicándole a Su Señoría que basándome en textos bíblicos JESUS el Nazareno fue juzgado y condenado injustamente. Yo pido a Dios y a Usted que esto no suceda conmigo.

Yo puedo demostrar con total Seguridad de que yo ni siquiera sabía que este delito había sucedido. Quiero comparecer ante Usted a la mayor brevedad o urgencia posible, puesto que estoy siendo la justificación de la Sociedad.

Quiero ser conducido en Conducción Especial puesto que la última que tuve de prisión, resulté herido de diversa consideración, ingresando en la enfermería de Ocaña I.

También comunicarle las diferentes torturas o discriminaciones que están practicando conmigo. Al mismo tiempo que sale esta instancia dirigida a usted, sale otra dirigida a la Señora Directora General de Asuntos Penitenciarios, puesto que me tienen en total marginación y discriminación, basándose en el delito del que se me acusa injustamente.

Sin más, ruego y suplico que me sea concedida esta Audiencia, así como también que se mantenga en secreto.

Sin más, deseándole un próspero año nuevo y salud y larga vida a Usted y los Suyos.

Quien también iba a remitir un escrito al presidente de la Sección Segunda iba a ser el juez Bort, pero no para quejarse, sino para comunicar el 3 de enero de 1.996, que había decidido dar nuevamente por concluido el Sumario.

Esta vez ni el fiscal, ni el abogado de las familias se opusieron al cierre sumarial. Quien si lo hizo fue la acusación popular argumentando, entre otros motivos, el siguiente:

Existe un dato, a nuestro juicio de mayor revelancia, que había pasado desapercibido y que requiere una detenida valoración. En el informe de autopsia practicado por el profesor Frontela, se informaba del hallazgo de un pelo en el cinturón del pantalón de Desirée Hernández, de unos 4 centímetros, perteneciente a la cabeza, y de color 0/5 cana. Sin embargo, en el informe de cotejo de pelos éste no se cataloga porque "ignoramos si entre los sospechosos puede haber algunos canosos o albinos".

Pues bien, en el entorno conocido de Antonio Anglés y Miguel Ricart, todos son jóvenes y morenos o castaños, a excepción de uno que ha declarado en las actuaciones y sobre el que no se ha practicado ninguna prueba complementaria. Se trata de Miguel Nicolás Cortona, nacido en Valencia el 4 de abril de 1.942, (en el momento de los hechos tenía por tanto 51 años), conocido como "Miguel el de Liria", que estuvo viviendo una temporada en casa de los Anglés en Catarroja, una temporada, y Antonio Anglés en una caseta de su propiedad sita entre Liria y Pedralba, y que conoció a Miguel Ricart en la cárcel compartiendo celda.

Estas circunstancias aconsejan una investigación ampliatoria con respecto al sospechoso, porque reúne las características que le hacen merecedor de ser objeto de investigación. Y, aunque declara que salió de la cárcel el 14 de diciembre de 1.992, se desconoce si ello corresponde a la realidad.

Los magistrados de la Sala de la Sección Segunda, decidieron enviar un escrito al Director General de Instituciones Penitenciarias, con el fin de que les informara si Miguel Nicolás Cortona, durante el año 1.992 estuvo ingresado en algún centro penitenciario, en qué concepto, y si disfrutó de algún permiso, así como fecha de comienzo y cese del mismo.

La respuesta fue la siguiente:

Consultados nuestros archivos informáticos, Miguel Nicolás Cortona, actualmente en libertad, estuvo preso en el año 1.992 exclusivamente entre el 27 de noviembre de 1.992 al 14 de diciembre de 1.992, en que fue excarcelado por libertad provisional. Durante dicho periodo, como preso preventivo, no disfrutó de ningún permiso.

Este dato demostraba que Miguel Nicolás no estaba en prisión el día 13 de noviembre, día que desaparecieron las niñas. En base a ello, el 16 de febrero de 1.996, los magistrados de la Sección Segunda decidieron que el Sumario 1/93 debía reabrirse nuevamente, para que:

Sea citado a declarar en concepto de imputado Miguel Nicolás Cortona, solicitándose la extracción de pelos de su cabeza y pubis, para la práctica de la pericial consistente en la comparación del ADN y características microscópicas y pecualiares, con el pelo hallado por el profesor Frontela en el cinturón de Desirée Hernández, de unos 4 centímetros de longitud y cano.

La Audiencia de Valencia, por segunda vez, ordenaba al juez Bort que continuara las investigaciones. Ahora, con un nuevo sospechoso.

El que parecía permanecer ajeno a todos estos cambios era Miguel Ricart, quién desde su celda, continuaba "gritando" su inocencia.

Cinco días después de reabrirse el Sumario, "El Rubio" iba a enviar un último escrito, dirigido al mismo juez que había ordenado que las investigaciones sobre el triple crimen de Alcácer continuaran.

ESCRITO DIRIGIDO AL ILMO. SR. PRESIDENTE SECCIÓN 2ª AUDIENCIA PROVINCIAL VALENCIA.

Entregado al Juez de Vigilancia de Ciudad Real para que se de curso el 21 de febrero de 1.996.

El día 5 de noviembre robamos un banco en Buñol: Antonio, Mauricio y yo, despues de el robo nos dirigimos a una casa que viviamos en Alborache por la tarde noche nos fuimos a Catarroja, y esa misma noche nos fuimos a Valencia a cenar Mauricio Carlos y yo pero antes de hirnos le entregue un dinero a Kelly Anglés, uando volvimos a casa despues de la cena nos acostamos a dormir.

El dia 6 de Noviembre nos levantamos y nos fuimos Kelly, Mauricio, el novio de Kelly y yo a Benetusse de compras, compramos ropa y mas tarde nos metimos en un Mercadona y compramos comida, y despues volvimos a Catarroja a casa para comer. Sobre las 4,30 salimos de casa Kelly, Mauricio y yo y cogimos un taxi destino ha Alfafar para entrar a una discoteca que hay junto a el Continente, y estaba cerrada así es que nos metimos en una farmacia que hay detras de la discoteca y compramos calcio y un espray para el mal aliento, despues nos metimos en un bar nos tomamos un cubata yo y el Mauricio y Kelly un cholet tras consumir estas bebidas nos metimos en la discoteca y estuvimos 2 horas aproximadamente y nos fuimos anadando a Benetusser a cenar en un Restaurante chino Kelly, Mauricio, Loli y yo tras la cena, Kelly y Mauricio se marcharon a Catarroja, yo me quede en Benetusser con Loli de las cuales era mi compañera sentimental, despues de la cena la deje en casa "ella vive en Benetusser" y yo me fui a casa de un amigo que se llama Anton y estuve en casa de este chico unos 10 a 15 dias.

El dia 9 de Noviembre fui a casa de los Anglés para recoger el dinero que le deje a Kelly para que me lo guardase y me lo entrego recogi mi ropa y le dije que me iba a casa de ese Anton.

Señoria he ahi la verdad que el Juez instructor no ha querido escuchar.

Señoria todo lo declarado ha sido contra mi voluntad empleando torturas fisicas y amenazas, de las cuales lo dige al Juez instructor y se hecho a reir de las cuales me hace sospechar que fue el quien ordeno las torturas fisicas de las cuales y para finalizar, puedo demostrar.

1) Mi inocencia de lo que me acusan.

2) Las torturas fisicas.

3) Que me decian lo sucedido "Aproximadamente" y los sintomas de Violencia que presentaban las Víctimas.

¿QUIERES SALIR AQUI?, ENLAZAME

.