.

.

.

.

..

.

miércoles, enero 27, 2010

ALCACER , EL CAMBIO ---- LA ESPAÑA NEGRA

EL CAMBIO


El 11 de marzo de 1.993, el juez Bort, basándose en las "confesiones" de "El Rubio", decidió procesar a Antonio Anglés y a Miguel Ricart.

Según el auto de procesamiento:

Los hechos revisten, por ahora y salvo ulterior calificación, los caracteres de tres delitos de rapto, tres delitos de violación, tres delitos de asesinato, un delito de inhumación ilegal y un delito de tenencia ilícita de armas, apareciendo en las actuaciones indicios racionales de criminalidad contra Antonio Anglés Martins y Miguel Ricart Tárrega.

Se decreta prisión provisional comunicada y sin fianza del procesado Antonio Anglés Martins.

Se ratifica la prisión ya acordada, también provisional, comunicada e incondicional, de Miguel Ricart Tárrega. Así mismo recíbasele a este procesado declaración indagatoria.

Para asegurar las responsabilidades pecuniarias que en definitiva puedan imponerse, requiérase a los procesados para que presten fianza por la cantidad de 45 millones de pesetas, y no verificándolo en las 24 horas siguientes, embárgueseles bienes de su propiedad bastantes para cubrir dicha suma o acredítese su insolvencia.

Dos semanas después, el 29 de marzo de 1.993, el juez de la localidad manchega de Manzanares, se desplazó hasta la cárcel de máxima seguridad de Herrera de la Mancha, para comunicar a Miguel Ricart el auto de procesamiento y tomarle declaración.

DECLARACIÓN INDAGATORIA

Nombre y apellidos: Miguel Ricart Tárrega

D.N.I.: No presenta

Naturaleza: Catarroja, Valencia.

Fecha de nacimiento: 12 de Septiembre de 1969

Estado: Soltero

Profesión: Jornalero

Domicilio: C/ Alicante 11 - 5 Catarroja - Valencia.

Seguidamente, el Juez de Instrucción 2, en mi presencia, procedió a tomar declaración indagatoria al procesado arriba indicado, previa exhortación a decir verdad e información de sus derechos constitucionales y del hecho por el que se le procesa, manifestando lo siguiente:

Que ha estado procesado por un delito de Utilización ilegítima de vehículo de motor de la que salió absuelto.

Preguntado por si conoce o presume el motivo por el cual ha sido procesado y se le recibe esta declaración indagatoria dijo: que supone que sea por el auto de procesamiento que se le ha notificado.

Preguntado para que manifieste si ratifica las declaraciones prestadas con anterioridad dice que NO se ratifica.

Que manifiesta que desconoce totalmente los hechos y que no tuvo participación en ellos.

Que el día 13 de noviembre de 1992 sobre las 9 de la mañana se levantó y se marchó con los hermanos Anglés y el novio de Kelly. Se fueron a comprar ropa a Benetúser.

Que compraron ropa en una tienda llamada "Tabaco" y posteriormente se marcharon a almorzar.

Que sobre las 5 de la tarde del mismo día, junto con Kelly y los hermanos Anglés, se fueron a la discoteca Amadeus en un taxi que cogieron en Catarroja, sin que pueda identificar al taxista.

Que sobre las 8,30 o las 9 de la tarde salieron de la discoteca. Salieron todos de la discoteca, dirigiéndose a un bar que no puede identificar, para llamar a María Dolores Cuadrado Badía con la cual estuvo hablando, quedando con ella para cenar.

Que sobre las 9,30 se marcharon los cuatro a un restaurante chino que hay en Benetúser, que no puede identificar el nombre del restaurante, ni en que calle estaba, pero que es el único que existe en dicha localidad.

Que después de la cena se quedaron María Dolores y él, marchándose del restaurante el resto de sus amigos, sin que sepa adonde se dirigieron éstos.

Que en el restaurante permanecieron una hora o tres cuartos, marchándose posteriormente a Valencia, junto con María Dolores.

Que se marcharon en un taxi que cogieron en la carretera, sin que puede identificar el vehículo ni su conductor.

Que por dicho servicio el taxi les cobró algo más de mil pesetas, que pagó el declarante.

Que en Valencia estuvieron en un pub cerca de la Plaza de España, sin que sepa su nombre.

Que sobre las doce y media o una de la madrugada regresaron a Catarroja, donde se encuentra su domicilio, haciéndolo junto con María Dolores si bien María Dolores tiene su domicilio en Benetúser.

Y que iban a Catarroja a tomarse alguna consumición.

Que volvieron desde Valencia a Catarroja también en taxi, sin que pueda identificar el vehículo ni su conductor.

Que sobre las una horas llegaron a Catarroja, donde encontraron a un amigo llamado Antón Partera Zafra, con el que fueron a tomar unas consumiciones al bar que hay en la plaza, que se llama dicho bar tío Pepe.

Que no puede identificar al camarero que le sirvió las consumiciones.

Que a la media hora mas o menos, se fueron a Benetúser andando el declarante, María Dolores y Antón, dejando en esa localidad a María Dolores, volviéndose a Catarroja junto con Antón, quedándose en casa de Antón a dormir.

Que la hora de llegada al domicilio de Antón sería algo más de las dos.

Que en el día de los hechos no tenía trabajo.

Que tenía dinero porque había efectuado un robo en un banco el día 10 de Noviembre de 1992.

Que dicho banco está en Buñol sin que recuerde el nombre de la entidad.

Que por estos sucesos no ha sido detenido.

Que robaron unas novecientas mil pesetas.

Que en dicho robo le acompañaba Antonio Anglés y su hermano Mauricio.

Que el declarante portaba una pistola Star del nueve corto.

Que en el interior del banco no había gente (clientes), pero si un empleado.

Que la pistola que utilizaron era propiedad de Antonio Anglés.

Que el declarante no tuvo intervención respecto a los hechos de Alcácer y de las tres jóvenes que se le imputan, pero sospecha que si lo tuvieran los hermanos Anglés; ya que un día que no puede concretar de enero, Antonio Anglés le dijo que no podían subir al monte, donde después se encontraron los cuerpos de las jóvenes y en una ocasión Antonio ya le había comentado que tenían intención de hacer alguna violación, y que también tenía intención de desenterrar a una muerta y hacer el amor con ella.

Que sospecha también que interviniese Mauricio Anglés ya que el calibre del arma, es igual al de la que este poseía.

Que el día 31 de Noviembre fueron al monte el declarante y Mauricio a recoger la pistola, que estaba enterrada en el camino que sube a donde estaban las chicas enterradas.

Que una vez cogida la pistola, el declarante pudo ver como había una bala en la recámara y ninguna en el peine y con anterioridad la pistola tenía cinco balas.

Que Mauricio le comentó que habían estado pegando unos tiros y de ahí la falta de las otras balas.

Que el declarante nunca había visto con anterioridad a las tres jóvenes y solo las conoce por imágenes de televisión.

Que en una ocasión estando presenciando dichas imágenes Antonio Anglés le comentó que a esas las habrían violado y después matado o que estarían de prostitutas en algún lugar.

Que la noche que durmió en la casa de Antón fue el día 13 de Noviembre, haciéndolo cuatro o cinco días después también, estando presentes en dicha casa la familia de Antón.

Leída la presente indagatoria, que ha durado 45 minutos la firma el procesado por estar de acuerdo con su contenido, juntamente con el Letrado que le asiste D. José Luis Arias Muñoz y S.Sª de todo lo cual. Doy fe.-

Ampliación de declaración.-

Que sobre los hechos relatados del robo del banco ya se hicieron constar en la declaración que realizó en el Juzgado de Alcira.

Leída la presente indagatoria con su ampliación la firma el procesado estando de acuerdo con su contenido así como los presentes. doy fe.-

Sorprendentemente, cuatro semanas después de haberse declarado culpable, Miguel Ricart manifestaba ante el juez que no había tenido nada que ver en los hechos, y que era inocente.

Lo más curioso es que lo había hecho ante un juez distinto y la primera vez que declaraba sin la presencia de miembros del cuartel de Patraix.

Sin embargo, esta declaración de inocencia no supuso cambio alguno en la situación de "El Rubio", ni tampoco el juez Bort tomó resolución alguna. Ni siquiera ordenó que le trasladaran al Juzgado de Alcira para tomarle nuevamente declaración.

Como tampoco provocó ningún "movimiento" judicial ni policial, las dos cartas que desde la prisión de Herrera de la Mancha, Miguel Ricart envió a la familia Anglés pidiéndoles dinero.

DOS CARTAS MANUSCRITAS REMITIDAS DESDE LA CÁRCEL A NEUSA MARTINS DIAZ

22 de Junio de 1993.

Neusa mándame 200.000 pesetas con toda urgencia para el abogado.

Mándamelo aquí a la prisión.

El viernes habréis recibido esta carta . Si el martes día 29 de Junio no tenga el dinero vosotros mismos.

Ya sabéis lo que hay, a si que no tengo nada que deciros.

Y si no pregúntale al Mauricio y pregúntate a tí misma, me refiero a el delito o me mandas el dinero o empiezo a ha hablar y ya sabéis donde vais ha ir p... todos.

GIRO TELEGRAFICO URGENTE.

En verdad me dais pena por eso os doy esta única oportunidad os lo digo por segunda y última vez o me mandáis 100.000 pesetas o vosotros mismos como el día 21 de Junio no tenga el dinero vais todos para la cárcel, vosotros mismos sin mas al deciros que me despido.

El dinero que me lo mande alguien que no tenga el apellido Anglés.

ADIOS SUERTE.

Se pasa mal por este caso, os lo aseguro y lo pasareis peor que yo, de verdad.

Los Anglés no enviaron ni una peseta a Miguel Ricart. Lo que si hicieron, fue entregar las dos cartas a la Guardia Civil.

"El Rubio" esperó pacientemente en prisión a que le llegara el dinero. Al darse cuenta que nunca lo recibiría, decidió llevar a cabo la venganza que había anunciado en las dos cartas. Y lo hizo remitiendo el siguiente escrito al juez Bort.

INSTANCIA DIRIGIDA AL ILMO. SR. JUEZ DE INSTRUCCIÓN DE ALCIRA

El interno Miguel Ricart Tárrega destinado en el Centro Penitenciario de referencia

EXPONE:

ILMO. SR. Juez de Alzira he tomado la decisión de declarar voluntariamente los autores materiales de el caso Alcácer le redactara nombres y apellidos de los autores de este delito si he de declarar desearía que fuese en la misma prisión por seguridad.

Miguel Ricart: testigo de lo ocurrido y cooperé en la inhumación de los cadáveres.

Antonio Anglés: conductor de el vehículo, mantuvo relación sexual con una chica, agredió a las tres chicas y mató a dos.

El amigo de Antonio tuvo relación con una chica y se ayudaban mucho entre ellos. También abofeteaba a las chicas.

Mauricio Angles: tuvo relación con una chica, creo que la chica fue TOÑI. Mató a una.

La pistola era propiedad de Mauricio se la compro a un drogadicto hará dos años aproximadamente por dos gramos de heroína, a un tal LOSA de Catarroja.

Neusa Martins Diaz: Conocedora de el delito, por mediación de sus dos hijos, sacó los dos millones de pesetas para poder marcharse del país los autores del delito.

Estos son los verdaderos autores y culpables de esta causa.

Mauricio se pondrá en negativa realícenle las pruebas que a mi me hicieron y verán ustedes que digo la verdad.

Señoría si me llevan a Manzanares a declarar quiero que me lleven solo por favor.

Señoría quiero que me realicen unas pruebas para que vean que yo no participé ni en las muertes ni en las violaciones, ni rapté a nadie, porque si la ciencia está tan avanzada como dijo el señor Fiscal verán que no hay participación mía.

Señoría esta declaración es voluntaria después de mucho pensar y recapacitar he decidido decir la verdad y que se haga JUSTICIA y si he pecado que Dios me perdone sin mas que decirle: Dios guarde salud y larga vida a usted y los suyos.

Por todo ello

SOLICITA:

Le sea concedida dicha petición.

En Herrera de la Mancha, a 2 de Agosto de 1993.

Según Miguel Ricart, el motivo de esta nueva "confesión" no era vengarse de los Anglés, sino conseguir estar "cara a cara" con Mauricio Anglés.

Que dije que colaboré y ayudé en la inhumación de los niñas cavando una fosa...

Que dijo eso a raíz de que apareciera Mauricio Anglés por televisión y era la única forma que podía buscar un careo.

Que esta declaración la hice con el fin de estar cara a cara, con Mauricio ante la autoridad judicial para provocar un careo. Que estuve en la inhumación y ayudé a cavar la fosa, esto es una invención que hice.

Que es falso que presencié como mataron a una de las niñas.

Esta vez, el escrito enviado por Miguel Ricart al Juzgado de Alcira surtió efecto. Había que volverle a tomar declaración. Sin embargo, el juez Bort y el fiscal jefe Beltrán no le dieron mayor importancia a las nuevas "revelaciones". De hecho, ni siquiera consideraron necesario que la declaración de Ricart fuera en Alcira, ni que ellos tuvieran que estar presentes.

DECLARACIÓN

Nombre y apellidos: MIGUEL RICART TÁRREGA

D.N.I./Pasaporte: 72.638.150

Naturaleza: VALENCIA

Fecha de nacimiento: 12-9-1.969

Hijo de MIGUEL y ENCARNACION

Estado:

Profesión:

Domicilio: C/ ALICANTE, PATIO 11 - PUERTA 5 CATARROJA (VALENCIA)

En Manzanares, a 3 de Septiembre de 1.993.

Ante el Juez de Instrucción y de mi, el Secretario Judicial, comparece la persona arriba identificada a quien se le hace saber que en este Juzgado de Instrucción núm. 1 de manzanares, se tramita el presente procedimiento penal pudiendo estar implicado en el mismo el compareciente como imputado. Se le informa de su derecho a nombrar Abogado o en su caso le será nombrado de oficio por este Juzgado. Se le informa de que no está obligado a declarar en su contra, ni a contestar a todas las preguntas que se le formulen. Se le requiere para que designe domicilio...

Encontrándose presente el Letrado del turno de oficio D. Lucas Garcés Rincón manifiesta lo siguiente:

Que no trabajaba antes de los hechos ocurridos en la localidad de Alcácer. Que con anterioridad había trabajado de transportista y en la Opel, de mantenimiento. Que llevaba unos seis meses en situación de parado cuando ocurrieron los hechos.

Que según manifestó en su escrito de 2 de agosto quiere declarar voluntariamente sobre los hechos ocurridos en Alcácer, dando cuenta de cómo ocurrieron, de quiénes fueron los autores materiales de la muerte de las niñas y demás circunstancias relacionadas.

Que colaboró y ayudó a la inhumación de los cadáveres de las niñas, que cavaron una fosa el declarante, Antonio Anglés y Mauricio Anglés, en la noche del 13 de noviembre de 1,992, no recordando exactamente el punto donde se realizó.

Que no participó en la muerte de las niñas.

Que presenció como se mataba a una de las niñas, que como era de noche no puede precisar de quien se trataba. Que vio como Antonio Anglés tenía una pistola y vio como disparó sobre el cuerpo de la niña, viendo también como ésta caía al suelo, en ese momento no quiso ver más.

Que llevaron a las tres niñas, de noche sin precisar la hora, desde Alcácer hasta el lugar de los hechos, que las llevaron en un coche comprado por Antonio Anglés a nombre del declarante.

Que las niñas estaban en la carretera haciendo autostop y fueron recogidas por ellos, que en el coche iban Antonio y Mauricio Anglés, un chaval que no conocía de nada, y el declarante, que al chaval lo llamaban Nano. Que el dicente no había visto nunca a las niñas.

Que las chicas le dijeron que las llevasen a la discoteca, en la carretera general pasando Picassent. Que en lugar de trasladarlas a la discoteca las trasladó al lugar de los hechos. Que conducía Antonio Anglés.

Que una vez en el lugar, bajaron a las niñas del coche, el dicente indicó que pasaba de historias. Que los otros se las llevaron a unos cien metros de donde estaba el coche, que quedó estacionado en un camino forestal. Que entonces empezaron a pegarle a las chicas, puesto que les dijeron que las violarían por las buenas o las malas, que quien más pegaba era Antonio, a puñetazos.

Que después las tiraron al suelo y supone que las violaron.

Que no intentó separar ni disuadir a los otros, porque estaba asustado.

Que oyó como lloraban y pedían socorro las chicas.

Que después Antonio se cegó, volviéndose loco, y no hacía más que pegar a las chicas, después de haberlas forzado, que también Mauricio y el otro pegaban a las chicas, a base de golpes y patadas.

Que después Antonio cogió una pistola, que el mismo llevaba siempre consigo, disparando sobre una de las chicas, sin poder precisar contra quien.

Que no puede decir quien o quienes mataron a las otras muchachas por que no quiso mirar lo que ocurría. Pero se percató de la muerte de las tres niñas al oír los disparos.

Que después de muertas Antonio Anglés le dijo que le echase una mano para enterrarlas, que utilizaron un pico y una azada que llevaban en el coche, para hacer una fosa donde las metieron y las cubrieron de tierra.

Que después se marcharon a una casa donde vivía Antonio Anglés, situada en Alborache. Donde dejaron el pico y la azada u escondió el arma, la cual siempre solía esconderla detrás de la casa. Decidieron acostarse y el declarante no podía dormir, por todo lo pasado, y además Antonio le amenazaba diciendo que si se chivaba a la Guardia Civil le iba a matar, que los otros no le decían nada, si bien Mauricio le indicó a su hermano que le dejase tranquilo, que no hablaría.

Que el declarante conocía a los Anglés, a los 18 años, y en concreto a través de un hermano llamado Roberto. Que Antonio se dedicaba a vender droga.

Que Antonio puso el coche a nombre del declarante porque se conocían, yendo a discotecas juntos, y además por no tener un carnet de identidad legal, al estar en busca y captura por quebrantar condena.

Que Antonio Anglés estaba ya predispuesto, puesto que en otra ocasión cuando el declarante conducía en compañía de Antonio y Mauricio, ya quisieron hacerlo, que no pensaba que en realidad quisieran hacerlo, pues incluso hablaron de matarlas.

Que respecto a la participación del tal Nano, este se echó encima de una de las chicas.

Que la pistola era de Mauricio, que se la compró a un drogadicto, conocido por el Losa, conocido por la Guardia Civil de Catarroja.

Que cuando ocurrieron los hechos vivía en casa de Roberto Anglés, dándole comida y alojamiento, sin pagar nada.

Que después de ocurrir los hechos, el declarante hizo una vida casi normal, no dejando a Antonio ni el mismo acercarse a ninguna chica, tomando solo consumiciones y bailando, pues tenía remordimiento, por ser cobarde y no impedirlo.

Que su hermana le notó extraño después de los hechos.

Que al tal Nano, no volvió a verle, siguiendo relacionándose con los Anglés por no tener más remedio.

Que la madre de Antonio se llama Neusa Martins Díaz, y que tenía conocimiento de los hechos. Que le entregó a Antonio dos millones de pesetas para que se marchara a Brasil, que los obtuvo mediante un préstamo del Banco. Que dicha señora trabaja en una empresa de matarife.

Que hasta que se descubrió todo los hermanos Anglés le hablaron de marcharse del País, primero hasta Portugal y luego en barco hasta Brasil. Que le dijeron que tenía que acompañarle por cojones, negándose el declarante.

Que dejó de ver a los hermanos Anglés el día que le detuvo la Guardia Civil, en casa de la madre de Antonio. Que Mauricio se encontraba también en la casa, no deteniéndolo por ser este un crío, tiene 15 años, y sin embargo ya traficaba con droga.

Que cuando lo detuvo la Guardia Civil, en principio negó conocer los hechos, después declaró la verdad.

Que presenció la entrega del dinero por parte de la madre a su hijo Antonio.

Que vio Antonio Anglés dos horas antes de que llegara la Guardia Civil, yendo a la casa de Alborache, a un km. más o menos del pueblo, en una urbanización de chalets; que la casa era de un labrador de Turis, dueño de todos los alrededores de la casa. Que se la había dejado de forma gratuita, sin saber por que motivo, que simplemente Antonio le pidió permiso, estando presente el declarante. Que la Guardia Civil ya conoce la casa de referencia.

Que para agosto de este año Antonio Anglés tenía previsto marcharse a Portugal y luego a Brasil, por ser el mes que más movimiento hay mas trasiego de personas a aquel país, y el control es menor en la aduana, según piensa el declarante.

Que con respecto al chico que les acompañaba le fue presentado la noche de los hechos, que sabe que hablaba como un chico de la calle. Que supone que sería amigo de Antonio y Mauricio.

Que en los días transcurridos desde que ocurrieron los hechos hasta que fue detenido, observó que la madre de Antonio estaba nerviosa, aunque no habló con ella de lo ocurrido, ni lo comentó con nadie, aunque la hermana del dicente le notó algo extraño y le preguntó que le pasaba, contestándole éste que no le pasaba nada, que también le extrañó que no comiera apenas nada y que tuviera vómitos, cuando normalmente tiene buen apetito.

Quiere manifestar que con toda seguridad, Mauricio negará abiertamente su participación en los hechos que acaba de narrar, pero que declara que es la verdad y que quisiera que le practicasen en la persona de Mauricio las pruebas a las que ha sido sometido el dicente. Que piensa también que con toda seguridad Mauricio identificará al otro individuo, que tuvo una participación activa en los hechos delictivos.

Que insiste en que el se considera inocente, puesto que ni ha pegado, ni ha violado ni nada... Que a pregunta del Sr. sobre quien era la persona que conducía el coche manifiesta que Antonio.

Que insiste en que desearía en ser sometido a las pruebas que fueran necesarias para demostrar su no participación en los hechos que acaba de relatar.

Leída la presente declaración, la firma el declarante por estar de acuerdo con su contenido, en unión de las demás personas presentes en este acto, de lo que yo, el Secretario Judicial, doy fe.

Según la nueva versión, los autores habían sido cuatro: Antonio Anglés, Miguel Ricart, Mauricio Anglés y un desconocido apodado "El Nano".

¿QUIERES SALIR AQUI?, ENLAZAME

.